URANIA

Se afirma que los persas ofrecían sacrificios a: “el sol y la luna, la tierra, el fuego, al agua, y a los vientos. Estos son los únicos dioses cuya veneración les llegó desde los tiempos antiguos. En una época posterior comenzaron a venerar a Urania, que ellos tomaron prestada de los asirios.

En la mitología griega, Urania (en griego Ουρανία, ‘celestial’) es la musa de la Astronomía y la Astrología. La genealogía más común la considera hija de Zeus y Mnemósine[]​ aunque otras versiones la mencionan como hija de Urano y Gea. Urania es la madre de Lino[][] cuyo padre era Apolo.[ ]Es la menor de todas las musas.

Con Gea tuvo Urano a todos sus hijos excepto las que nacieron al arrojar al mar (Talasa) Crono los genitales que le había extirpado: en algunas tradiciones, Afrodita Urania.

Gea, literalmente: «Tierra» es la diosa primigenia que personifica la Tierra en la mitología griega. Es una deidad primordial y ctónica en el antiguo panteón griego, considerada la Tierra Madre.

Lino es un personaje de la mitología griega, cuya filiación es diferente según las fuentes: normalmente se le considera hijo de la musa Urania y de Apolo, aunque es posible también hacerlo hijo de Terpsícore o Calíope. Otros dicen que en lugar de hijo sería el esposo de Urania, hijo entonces de Hermes y Medusa.

Comúnmente se la representa vestida de azul, color que simboliza la bóveda celeste, teniendo cerca de sí un globo terráqueo, en el cual mide posiciones con un compás que lleva en una de sus manos. Tiene una corona o diadema formada por un grupo de estrellas, de las que también su manto va repleto. A sus pies, se encuentran esparcidos algunos instrumentos de matemáticas, razón por la cual algunos la consideran, de forma tácita, como musa de las matemáticas y de todas las ciencias exactas.

La representación clásica de Urania procede principalmente del cuadro del pintor francés Simon Vouet (1590–1649) Las musas Urania y Calliope (1634) actualmente en la National Gallery of Art de Washington, DC.

Origen del nombre Urania: Grecia. Significado del nombre Urania: “Del Cielo” Historia del nombre Urania: Es la forma femenina de Urano. Proviene del griego. Uno de los nombres por los que se conoce a Afrodita.

“La Afrodita Urania tenía sus templos en Atenas, en Argos, en Sición, y en Sicilia tenía su más célebre templo en la cima del monte Erice. Lugar privilegiado donde el horizonte oeste se hunde en lo profundo del horizonte marino. En Sición se veneraba una estatua crisoelefantina de Cánaco, en la que la diosa aparecía tocada con el “polos”. La nobleza y la decencia eran las características principales de esta imagen que representaba a Afrodita Urania.”

Urania, musa de la astronomía.

Un día sin fecha, Urania, “la celestial”, se hallaba pensativa y desocupada observando los objetos que iban por el cielo, los que aparecían y los que desaparecían, unos de manera regular, otros de modo irregular

Estos hechos le llamaron la atención y decidió clasificar los tipos de itinerarios que veía, desde los que siguen cuerpos gigantones hasta los que trazan los más diminutos y raros objetos, como cometas, asteroides, y cachivaches que se hallan en el espacio. Y también miró más allá y vio choques de galaxias, algunos objetos que brillan enormemente como los quásares, púlsares… en fin muchos cuerpos  y cúmulos de cuerpos alejados.

Según se cuenta, la menor de las musas, pero no la menos sabia, también se divirtió mucho observando la construcción de naves humanas para viajar por el espacio y ver más de cerca lo que hay más allá de lo que alcanzan a vislumbrar a simple vista las personas o con sus aparatos terrestres.

Quizá pensaba en otros lugares para encontrar un buen sitio y un bonito paisaje para vivir, que a veces la Tierra se les hacía pequeña y aburrida. Pero, hay que decirlo, se divirtió contemplando el ingenio que desplegaban para conseguir sus objetivos, ¡estos humanos son tan sorprendentes a veces!…

Envuelta en su hermoso y majestuoso manto azul celeste, contempló complacida, y un poco asombrada en ocasiones, la actividad que despliegan los hombres y su enorme voluntad de conocer, predecir y fabricar sorprendentes trastos espaciales. ¡Quizá debería promocionar una academia espacial para enseñar a sus amigos del Olimpo!”

 

En inmóvil paroxismo (IX)  15 Feb, 2016 por nihilnovum

“Y llegamos ya al poema Urania; podemos decir que Urania para el poeta representa la calma y el sosiego, frente al dolor informe de la vida. Es curioso que Urania esté en un bosque de plátanos. Casualidad, o no, en el diálogo platónico Fedro (229 a-b), Fedro y Sócrates se dirigen a un alto plátano para sentarse, o tumbarse, y dialogar.”

La Musa Urania

El tema Urania es tan fascinante que inspira hasta los modistos.

Desfiles de moda en la pasarela Cibeles.

El martes comienza con Francis Montesinos y su colección ‘Urania’ que “rinde tributo a la magia que transforma en segundo la luz del cielo y sus estrellas”. Utiliza para ello gasas y organzas con bordados y pedrerías de oro y plata.

Finalmente no puedo dejar de narrar la siguiente anécdota. Estábamos en un recorrido por Europa, y al pasar por Zurich, Suiza, fuimos sorprendidos al ver la proliferación de letreros con el nombre Urania que aparecían por doquier. Preguntando nos enteramos que en esa ciudad hay un centro famoso dedicado a la astronomía, que lleva su nombre. Mi esposa Urania, sorprendida y fascinada de ver el suyo en todas partes, y por último en ese centro, quiso llegar hasta allí. Y de ahí la foto.

“El Observatorio Urania Zurich (nombre oficial) es un observatorio público en el Quartier Lindenhof ( distrito 1 ) de la ciudad suiza de Zurich. Su nombre Urania se debe a la musa de la astronomía y de la mitología griega , especialmente derivada de Uranos , el cielo en forma de dioses.”

Y finalmente, les dejo con dos imágenes de las tantas que se pueden encontra representando a la Diosa Urania.

Urania con su túnica azul celeste y las estellas brilando sobre su cabeza, junto a Clio y Calíope, tres de las musas favoritas del Parnaso.

Advertisements

LA GLORIETA DEL PARQUE INDEPENDENCIA

Arquitecto Antonin Nechodoma

Aprovechando mi actual condición anímica para sopesar las cosas que me han rodeado desde pequeño. Como son por ejemplo los cambios, necesarios o caprichosos, que se han producido en el centro histórico más antiguo de América (1502), pero que cuenta con muy pocas presencia modernista, algunos de los cuales no pueden dejar de considerarse imperdonables, en esta ocasión me referiré a los ejecutados en el Parque Independencia. Área recreativa creada a principios del Siglo XX, después de demolida una porción de la muralla que rodeaba la antigua ciudad de Santo Domingo, consistente en una manzana tomada de la entonces llamada  Sabana del Estado, comprendida entre la calles Arzobispo Nouel, Palo Hincado, Mercedes, posteriormente, Avenida Bolívar, y Mariano Cestero, que fuera diseñada, conjuntamente con la glorieta elevada en su centro por el arquitecto checo Antonin Nechodoma, iniciada en 1903, e inaugurada el 9 de Diciembre de 1911.

Esta vez me conformaré con mostrar algunas fotografías extraídas de diferentes fuentes, a las que he añadido unos comentarios.

  

Fotografías sin fecha en la que vemos la construcción de la glorieta y al Arquitecto Nechodoma recorriendo su obra. 

Esta fotografía, las más antigua que he podido encontrar, muestra la glorieta terminada, y unos cuantos arbolitos recién plantados, dos de los cuales aparecen en primer plano presidiendo el sendero de entrada al parque desde la que fuera la calle Pina, que serán señalados más adelante. Al fondo vemos una edificación desconocida por mí, a cuyo lado fue construido el Teatro Independencia. Siguiendo esa misma dirección vemos unas edificaciones de madera techadas a dos aguas con planchas metálicas. Y detrás se observa el área boscosa que daría paso a las primeras extensiones hacia occidente de la ciudad capital.

Hay que imaginarse lo que representó esta obra para los dominicanos, acostumbrados a lo mismo, o a las modificaciones de fachadas de las edificaciones coloniales. Sin que fuera conocida la nueva arquitectura, ya en boga en casi todo el Mundo, incluyendo ciudades como La Habana, que habían empezado a despuntar entre sus similares caribeñas.

Esta postal a colores posterior a la fotografía anterior, muestra la glorieta rodeada de una jardinería algo fomentada en la que se encuentran los dos arbolitos algo crecidos junto a uno de los accesos al parque desde el lindero oriental (calle Pina), que mencionara en la foto anterior. El césped muy bien cuidado, y la presencia del agua en el estanque que bordeaba la glorieta. Al fondo el Teatro Independencia, el Cetro Libanes-Sirio-Palestino, y la casa que pertenece a la familia del señor José Luis Corripio, ubicados en la calle Mariano Cesteros. Esta última, única de las tres que se conservan, aunque vacías.

Del otro lado del teatro un espacio desocupado que más adelante sería la intersección de la calle Mariano Cesteros con la Enrique Henríquez, y uno de los ranchos a su lado. Detrás el área boscosa ocupada por fincas particulares. A mano derecha de la foto unas edificaciones modestas, ubicadas en la prolongación de la calle Mercedes, más adelante Ave. Bolívar, algunas de las cuales permanecieron hasta no hace mucho tiempo. 

En esta vista tomada algún tiempo después de la anterior desde el sureste se puede apreciar la profusión de árboles de diferentes especies aparentemente plantados sin orden alguno, y los dos arbolitos creciditos ubicados en una de las entradas al parque desde la calle Pina. Aunque algo borroso se puede apreciar el estanque de agua cruzado por dos de los seis puentes curvos de acceso a la glorieta, y al fondo una edificación moderna que perteneciera a la empresa gasolinera Esso Standard Oil.

Devastación es la palabra con la que he podido describir esta fotografía. La glorieta, primera estructura construida de hormigón armado en la ciudad capital, erguida como un centinela, contemplando la destrucción de que fuera objeto su entorno, y la ciudad de Santo Domingo en general, por el paso del ciclón San Zenón (Sep./1930).

Fotografía tomada desde el lindero norte del parque con la calle Mercedes, en el que se pueden apreciar varias edificaciones a ambos lados de la calle Estrelleta. A la derecha se encontraba (no sé si existe todavía), colindando con el cementerio de la Ave. Independencia, una edificación construida por los norteamericanos (1916-1922) para servir de escuela primaria de niños de ambos sexos. Hoy cubierto lo que existe con una pared tan alta que nada se alcanza a ver detrás. Y más a la izquierda en la esquina occidental de la calle Pina una edificación de dos pisos, construida a principios del Siglo XX, digna de conservarse.

Esta es otra de las escuelas constridas por los norteamericanos, en la hoy calle 30 de marzo, que está cubierta por una señora verja.Esta imaen es de las dos escuelas construidas por los norteamericanos en la ciudad de  Santo Domingo, durante su intervención (1916-1922) en nuesto pais.

En esta edificación de principios del Siglo XX, ubicada en la calle Pina a esquina Arz. Nouel, funcionaron las oficinas de los norteamericanos cuando invadieron nuestro país en el año 1916. 

 

Al lado del parque la todavía continuación de la calle Pina, borrada del mapa algún tiempo después (1944) para anexársela al parque. Y los dos árboles que he referido antes, que soportaron los embates del meteoro. No así de las ganas de los “entendidos” por modificarlo todo.

La esquina noreste del parque comprendida por las calles Mercedes y Pina antes de su desaparición, que expresa su modesta configuración para permanecer junto a la gente que transitaba por aquellos lugares tan tradicionales. Aunque para esos tiempos no era más que un párvulo escolar que recorría aquellos ambientes en busca de solaz distracción, sin darme cuenta de muchas de las decisiones tomadas por el gobierno, no me opuse a la extensión del parque, teniendo que sacrificar un tramo de calle Pina. Como lo debí hacer cuando lo encerraron. Entendiendo que en 1976 me encontraba en mis mejores tiempos de poder plasmar mi obra, respaldado por el mismo gobernante que autorizó todo aquel desmadre. Al fondo de la gráfica yergue cual mudo testigo el entonces flamante Hotel Presidente, hoy disminuido. 

Lo que más llama la atención no es el cambio producido por el tramo de la calle Pina sino, más bien, por el orden y la impecable limpieza del lugar. Al igual que la Puerta del Conde, convertida en Panteón Nacional, forrada de una hiedra que lo hacía parecer un bombón de chocolate, en este caso de menta. Ni que decir del entorno, bordeado de sencillas edificaciones impecablemente conservadas.

Fotografía sin fecha en la que aparece el Parque Independencia tal cual fue en su época gloriosa. A unos cuantos pasos del camino por donde vienen las dos mujeres caminando es donde se encontraban los dos árboles para mí tan significativos, por el hecho de haber sido de ilán ilán, plata original del sudeste de Asia, que produce  una flor que emana una fragancia tan exquisita, que a nuestro Oscar de la Renta le llamaba la atención, y que supuestamente utilizó para crear su perfume “Pour Lui”. Hoy, todo cambiado medalaganariamente, ni ese recuerdo a los dominicanos que disfrutamos otra época, y que en el caso del perfume debería hacernos sentir orgullosos de poder decirle a los turistas: “De ahí surgió el Pour Lui”.    

 

Con estos comentarios no trato de denostar el trabajo de nadie, ni imponer mi criterio. Que puede o no ser válido. Lo que trato es de poner al tanto a los que tienen algún interés en lo que se ha hecho o deshecho en nuestra ciudad. En este caso sobre algo importante para la historia de la arquitectura y el urbanismo de la Santo Domingo y de nuestro país.

Lo que sí no puedo ocultar es mi criterio  sobre el enverjado, que por supuesto entiendo que le ha quitado al parque, entre otros atributos, el romanticismo y el respeto.

Para que lo sepan quienes nunca lo supieron, les diré que durante los momentos en que se iniciaban los trabajos de demolición de la glorieta tuve que ausentarme de la oficina por unos días. Los periodistas me asediaban en procura de obtener la opinión del Director de la OPC, lo que para mí no era posible, dadas mis excelentes relaciones con el Presidente Balaguer, su respaldo al proyecto, y mi rechazo al mismo. Además de su autor ser hijo del Director de la Oficina Supervisora de Obras del Estado, de la que dependían los trabajos que dirigíamos. Además de ser una persona con quien sosteníamos mutuos afectos personales, y conceptos profesionales.

 

   

 

 

 

 

 

TRES EDIFICIOS AL INICIO DEL SIGLO XX

Inicio el 2018 con un tema que tenía guardado desde hace algún tiempo, y decidiera sacarlo a la luz con el propósito de no dejar pasar mucho tiempo alejado de algo que me ha llevado a comunicarle a quienes tienen algún interés por visitar mi página web. (manueldelmonte.wordpress.com). Para poder publicarlo tuve que acudir a mi archivo, cuyo texto y fotografías mantenía reservados, y editarlo con fines de actualizarlo.

Actualmente estoy vacacionando durante los días finales del 2017, e iniciales del 2018, en Calabasas, una encantadora ciudad ubicada en el condado de Los Ángeles en el estado de California, donde viven mi hija Gricel con su esposo, Mehran, y sus dos hijos, Keanu y Leila.

En esta oportunidad voy a referirme, muy sucintamente, a lo ocurrido en términos arquitectónicos a principios del Siglo XX en la ciudad de Santo Domingo, la más antigua (1502) de las fundadas por los conquistadores españoles en el Nuevo Mundo, y poseedora de un envidiable legado arquitectónico que había permanecido casi intacto hasta los inicios de dicha centuria.

Razones de índole social, política, económica y cultural, ocurridas al través de su convulsionada historia de abandonos, destrucciones y cesiones. De invasiones, confrontaciones intestinas, incapacidad gubernamental, desinterés ciudadana, y cuantos motivos más pueda imaginarse el lector, la mantuvieron atrasada hasta la llegada de un fallido intento por sacudirse, a partir de la segunda década del mencionado siglo.

Para darse una idea de lo que estoy tratando de darme a entender solo tenemos que mirar hacia la vecina isla de Cuba, la que no obstante sus inevitables contratiempos, comunes en todos los territorios conquistados por España, se mantuvo como su colonia exclusiva hasta lograr su independencia a principios del Siglo XX. Cuya relativa estabilidad le permitiera alcanzar un incomparable desarrollo regional.

Siempre he oído decir que las casas cubanas fueron más amplias que las de sus contemporáneas en Santo Domingo y Cartagena de Indias. Por otro lado los códigos barrocos se conjugan con los de otros estilos y surge lo que se ha dado en llamar el barroco cubano. El Neoclásico en La Habana del Siglo XIX es testigo de un notable crecimiento y transformación. Se produce una alta concentración de edificaciones y se intensifica el proceso de otras nuevas. Por otro lado el Art Nouveau y el Art Decó, y más adelante el Modernismo y el Racionalismo, le conceden a la pujante ciudad  un estilo más europeo, que es frenado a partir del estallido de la Revolución Castrista, todavía imperante.BARROCO CUBANO

Capitolio Nacional, Centro Gallego, Parque Central

En términos de las continuas situaciones deplorables que ocurrían en nuestro país, en gran medida  debido a la situación política y a la constante indiferencia ciudadana que no tuvieron la entereza de hacer lo que procedía continúa la destrucción a que estaba siendo sometido el valioso patrimonio arquitectónico de su antigua capital, del que aún personalidades dotadas de cierta cultura, y hasta algunos ciudadanos titulados de ingenieros y arquitectos, contribuyeron a su desaparición. Legando a las futuras generaciones una pobreza arquitectónica digna de que se haga algo con ella.

Mientras se destruía una gran parte de las ruinas del Hospital de San Nicolás de Bari para edificar un templo católico en su lugar, se desfiguraba el que llegara a ser primer palacio consistorial del Nuevo Mundo, y se demolían infinidad de casas particulares, se procedía a edificar cantidad de mediocres edificaciones, ignorándose o desestimándose el valor de lo que desaparecía, la ciudadanía no se hacía sentir para tratar de frenarlo.

Continuando tan deplorables acciones hasta finales de la década de los años setenta del pasado Siglo XX, cuando fue desmantelada una hermosa glorieta, construida a principios de dicha centuria, para levantar algo poco agraciado al que se le ha otorgado la designación de Altar de la Patria.

GLORIETA

MAUSOLEO

Para las fechas a las que voy a referirme a continuación, todo parecía que empezaban a soplar aires nuevos traídos de otros lugares del Mundo, que comienzan con la llegada de unos planos desde los Estados Unidos, encargados por la firma Cerame & Company de Puerto Rico. Convirtiéndose en uno de los  primeros hitos arquitectónicos de la calle El Conde, que tratan de cambiar su perfil urbanístico integrado por modestas edificaciones de carater civil no tan antiguas.

EL CONDE PRINCIPIOS DELSIGLO XX

Calle El Conde, 1910

Aparentemente de tres niveles ocultando, parcialmente, un cuarto detrás de una gran cornisa, surgió el Edificio Cerame, construido en al año 1923 por el ingeniero español, Benigno Trueba Soares. Actualmente sumido en un total abandono, como casi todo lo que existe de algún valor en la antigua arteria. Es de esperarse el surgimiento de una nueva clase empresarial, que aunque no le atraigan las inversiones en bienes raíces, al menos sirva para contribuir con el mejoramiento de la imagen de la importante arteria del centro histórico, que hasta estos momentos a ningún gobierno o sector privado le ha interesado enfrascarse.

edificio-cerame-1

Edificio Cerame

thumbnail_thumbnail_edif. cerame

CARAME

Cinco años más tarde, en 1928, otra firma extranjera, esta vez española, levanta el más alto e imponente edificio existente hasta mucho tiempo después en la Ciudad Primada. Se trata del Edificio Baquero, propiedad de la familia del mismo nombre, que fuera comisionado al ingeniero Trueba Soares, el mismo del Cerame. Al igual que el Edificio Diez, propiedad de la familia Diez, construido un año después. Es decir en 1929.

thumbnail_BAQUERO

Edificio Baquero

thumbnail_thumbnail_EDIFICIO BAQUERO

thumbnail_EDIF. DIEZ

Edificio Diez

thumbnail_DIEZ

Tanto el Baquero como el Diez, lo mejor que tenemos en términos del Neoclasicismo español, permanecen abandonados  desde hace años, mostrando un penoso deterioro en sus hermosas fachadas, únicas en su estilo existentes en Santo Domingo, al igual que de sus deprimentes interiores.

Suerte corrida, igualmente, por otras dos edificaciones, pertenecientes a años posteriores. Tales como la Casa Plavime, diseño Art Decó de los arquitectos Leo Pou Ricart y José A. Caro Álvarez, construido en el año 1936, y seguido tres años después por el Edificio Copello, diseñado por el arquitecto Guillermo González Sánchez, e inaugurado el 16 de agosto de 1939, que incluye en su historial el haber sido el primer edificio con características racionalistas, además de objeto de la leyenda de las botijuelas, para mí una ficción.

Al igual que los tres edificios antes mencionados, y la mayoría de los existentes en la importante arteria, no hay rezón para que el Casa Plavime y el Edificio Copello, permanezcan en las condiciones en que se encuentran desde hace tiempo.

EDFICIO PLAVIME

Casa Plavime

COPELO

Edificio Copello

RACIONALISMO EN BS. AS.

Ejemplar del Racionaliso en Buenos Aires, Argentina.

Últimamente he estado leyendo, no sin el descreimiento con el que nos han acostumbrado los últimos gobiernos, informaciones relativas a un nuevo proyecto tendente a rescatar la histórica vía, esperando que no vuelvan a sorprendernos con el “paño con pasta” aplicado a una cantidad de edificaciones coloniales, que he comparado con “sepulcros blanqueados”, en cuyos trabajos se han invertido importantes sumas de dinero prestado.

Con todo el respeto que me merece el recuerdo de lo ocurrido en el 1965, al igual que la ocupación del Copello por las fuerzas nacionalistas, que con tanto ardor es clamado por una mayoría del pueblo dominicano, no obstante disiento de la idea de que este sea aprovechado para instalar un museo de aquella gesta. El presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, garantizó ayer que ese organismo aprobará en los próximos días un proyecto de ley que busca convertir el edificio Copello en la sede del Museo de la Gesta Patria de Abril. Listín Diario, 19 de marzo de 2010.”  

La que fuera durante mucho tiempo el centro comercial, en el que se encontraban las principales tiendas y otras dependencias de Santo Domingo, actualmente, convertido en lo que nunca debió haber sucedido, debería dársele una nueva oportunidad de volver a ser, si no lo que fue, en algo especial donde residentes y turistas puedan ir a pasear, y obtener mercancías especiales, de la misma manera que lo pueden hacer los ciudadanos que disponen de centros históricos de categoría similar al nuestro.