EL ART DÉCO

El Art Déco (también art decó o incluso art deco) fue un movimiento de diseño que se hizo popular a partir de 1920 hasta los finales de los años treinta (cuya influencia se extiende hasta la década de los cincuenta en algunos países) que influyó las artes decorativas tales como arquitectura, diseño interior, y diseño gráfico e industrial, también las artes visuales como pintura, grabado, escultura, la moda, y la cinematografía. Aunque solo duró algo más de dos décadas, marcó un nuevo estilo de vida que se ha prolongado hasta nuestros días.

El Art Déco es un estilo que impregnó la forma de vivir del período de entre guerras. Frente a las formas complicadas y abigarradas del Art Nouveau aparece la línea sobria y elegante, pura y limpia del Art Déco. Su funcionalidad lo hace muy atractivo para la decoración de casas de su época con un toque retro y a la vez vanguardista.

Este movimiento es, en un sentido, una amalgama de diversos estilos de principios del siglo XX y, a diferencia del Art Nouveau, se inspira en las Primeras Vanguardias. Las influencias provienen del constructivismo, del cubismo, y del futurismo, del propio Art Nouveau, del que evoluciona, y también del  racionalismo arquitectónico que surge en Europa tras la I Guerra Mundial. El Art Nouveau, que rompió con la contradicción y señaló el primer paso hacia la plasticidad de las líneas constructivas, derivó en ornamentalismo vacuo, por lo que a principios del siglo XX se originó una corriente que rechazaba dicho ornamento, y aprovechaba los descubrimientos de la llamada Segunda Revolución Industrial, cuyo objetivo era encontrar un camino intermedio entre la renuncia a la imitación de lo antiguo y a un excesivo tecnicismo uniformador.

Conjugando todos los propósitos racionalistas y funcionalistas de la arquitectura de la Revolución industrial, que habían encontrado su campo de experimentación entre 1890 y 1914, se formulan en la primera posguerra distintas opciones arquitectónicas de objetivos y métodos cercanos, con un repertorio formal con constantes relaciones hasta condicionar casi un estilo internacional que presenta similitudes con las vanguardias pictóricas, especialmente con el cubismo.

Los progresivos descubrimientos arqueológicos en el legendario Egipto marcaron asimismo su impronta en ciertas líneas duras y la solidez de las formas del Art Déco. Ciertos patrones de ornamento se han visto en aplicaciones bien disímiles: desde el diseño de interiores para teatros hasta de rascacielos como el Edificio Chrysler.

  

El Art Déco fue un estilo opulento, y su exageración se atribuye a una reacción contra la austeridad forzada producto de la Primera Guerra Mundial. De manera simultánea a una creciente depresión económica y al fantasma del acercamiento de la Segunda Guerra Mundial, había un deseo intenso por el escapismo. La gente gozó de los placeres de la vida y del Art Déco durante la era del jazz.

El Art Déco invadió todo el mundo de aquel complicado principio del Siglo XX, que acababa de dominar el Art Nouveau, gestándose, por lo menos parcialmente, como una reacción. Analizar los países en que más se desarrolló sería para los propósitos de esta simple lucubración una tarea tan difícil como fueron las anteriores. De ahí que me permitiré mencionar algunos de los más importantes.

En Francia, el gran estilo parisino “Art Déco”, que dominó los Salones anuales de las Artes Decorativas desde el fin de la primera guerra mundial hasta pasada la Exposición Internacional de 1925, se aplicó muy poco a la construcción de edificios.

  

Gran Bretaña puede reclamar para sí la condición de pionera del Art Déco aplicado a la arquitectura, gracias al estilo tardío de Charles Rennie Mackintosh. Sus diseños de 1916 para Derngate, una firma de Northampton, son una sólida combinación de motivos típicos Art Déco: líneas en zigzag, flechas, cuadrados superpuestos y formas geométricas planas. Durante los años veinte, en Gran Bretaña como en otras partes, el nuevo estilo fue el preferido para los edificios que no tenían ninguna tradición: garajes, centrales eléctricas, aeropuertos, cines, clubes sociales y piscinas, entre otros.

  

El Art Déco madrileño presenta algunas peculiaridades. Es, para empezar, de materiales humildes: ladrillo y revoco, salvo excepciones (el antiguo Banco de Vizcaya en la calle Alcalá o el Edificio Carrión). Otro de los rasgos que lo distinguen es la supremacía del recubrimiento pintado con varios colores, tendencia que venía tanto del fauvismo como del neoplasticismo. La solución del empañetado venía a disimular la pobre fábrica de ladrillo pero a cambio nos dejó una ciudad de fachadas coloridas y luminosas.

  

  

Los que permanezcan en Barcelona durante las vacaciones no se aburrirán. Podemos visitar de nuevo el Barrio Gótico, repetir rutas del modernismo; pero también admirar sus edificios Art Nouveau. Barcelona es conocida por ser una de las capitales del Modernismo, y creo que este eclipsa otro estilo, que a mi entender es magnífico, y que está representado en todas las artes de la ciudad. Me refiero al Art Déco, un arte que fue la contraposición al primero y que en su manifiesto estaba la reivindicación de las líneas geométricas.

 

  

El Art Déco fue fuente de inspiración para muchos de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Nueva York. Los EEUU se convierten en la locomotora mundial de la economía y, con el tiempo, exportará su recién creado “American Way of Life” al mundo entero. Su ciudad más representativa, Nueva York, se transforma al ritmo trepidante del jazz, convirtiéndose en la ciudad símbolo de la modernidad. La construcción de edificios se dispara, ganando estos en altura: había nacido en Chicago un nuevo concepto urbano, el rascacielos. El estilo de estas nuevas construcciones, el Art Déco, llega a Nueva York vía París en la década de los años veinte, y casi de la noche a la mañana se convierte en el estilo de moda. En Nueva York el Rockefeller Center y el edificio de la Chrysler son apenas dos muestras.

  

 

  

Influencias del estilo Art Deco en el Diseño de Chicago en las décadas de 1920 al 1940  (Núñez, Silvia; Simbron, Tania)

Alrededor de las cuatro primeras décadas del Siglo XX, los Estados Unidos, recibieron un valiosísimo caudal migratorio de todo el territorio europeo.

Con la ola de inmigrantes, llegó también la diversidad cultural y artística más interesante de su historia. Obreros, artesanos, profesionales, entre los que se destacaron los ingenieros, científicos y arquitectos, se instalaron a lo largo del territorio norteamericano, poblando y transformando sus ciudades y pueblos.

El Art Déco irrumpió con su belleza, quebrando la mediocridad de las ciudades como Chicago, por ejemplo.

La ciudad de Chicago sufrió un incendio (1871) que la devastó. Como consecuencia de ello nació en las personas un espíritu fuerte que los impulsó a recrear una ciudad más dinámica y funcional. En la misma época comienza a desarrollarse un crecimiento demográfico significativo, consecuencia de las migraciones, lo que generó un aumento en los precios de los terrenos y una fuerte demanda de infraestructura.

Gracias al desarrollo industrial y tecnológico del momento, los arquitectos empiezan a utilizar materiales diferentes a los acostumbrados hasta ese entonces, permitiéndoles diseñar una nueva ciudad de rascacielos. Las formas de estos edificios fueron influenciadas por las tendencias europeas de esos años, siendo el Art Déco el estilo más aceptado y utilizado.

No obstante, Chicago desarrolla su propia visión del Art Déco conocido como el Stream Line. La elegancia y el glamour característico del Art Déco, instalado en el paisaje urbano de la ciudad es asimilado por la masa social y trasladado a su estilo de vida.

Los edificios y la arquitectura de Chicago han influido y reflejado la historia de la arquitectura  americana . El entorno construido de Chicago es un reflejo de la historia de la ciudad y el patrimonio multicultural, con edificios prominentes en una variedad de estilos por muchos arquitectos importantes. Debido a que la mayoría de las estructuras dentro del área del centro fueron destruidas por el Gran Incendio de Chicago en 1871 (la excepción más famosa es la Torre del Agua) Los edificios de Chicago se destacan por su originalidad en lugar de su antigüedad.

  

 

  

https://es.viator.com/es/7380/tours/Chicago/Chicago-Walking-Tour-Art-Deco-Architecture/d673-3173DECO?pref=02

Miami Beach (Estados Unidos) tiene una vasta colección de edificios Art Déco, con alrededor de una treintena de manzanas de hoteles y edificios residenciales de los años 20 a los 40. Que solo pudo lograrse gracias a un boom económico. En 1979, el distrito histórico Art Déco de Miami Beach fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Casi todos los edificios fueron restaurados y pintados nuevamente en sus tonos pastel, originales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s