¿Y QUE ES LO QUE PASA?

 

En el año 2005 el entonces presidente Leonel Fernández dio el primer picazo, y pronunció un discurso, para iniciar la construcción de una torre de apartamentos de lujo en el sector La Esperilla, uno de los mejor valorados de la ciudad capital. Días antes había recibido en su despacho del Palacio Nacional a los señores Arturo del Tiempo Marques y su hijo, empresarios españoles que según Fernández “le habían presentado al español como un inversionista…” Una pareja de padre e hijo que daban la impresión de ser dos miembros de la corte de Felipe VI. Y como tales fueron convertidos en Coroneles de la Policía Nacional, y los trató el Banco de Reservas de la República Dominicana, adjudicándoles un jugoso préstamo.

Pasado el tiempo la torre de 19 pisos y 36 apartamentos de 450 metros cuadrados c/u, fue vendida parcialmente, no obstante los precios de RD$45 millones. En diciembre de 2009 fue inaugurada con bombos y platillos sin la asistencia del primer magistrado  de la Nación.

No se había dejado de comentar lo del acontecimiento social cuando explotó una inesperada bomba. ¡Qué artefacto tan grande que conmocionó la comunidad dominicana y la extranjera¡ El Juzgado de Instrucción número 3 de Gaba, Barcelona, dejó en prisión al empresario español Arturo del Tiempo y otro hombre de apellido Núñez Cebria en torno a un cargamento de 1,200 kilos de cocaína incautado en ese país procedente de República Dominicana. La información le fue suministrada al fiscal del Distrito Nacional, Alejandro Moscoso Segarra, por su homólogo español en conversación telefónica, donde éste le dijo que ambos hombres fueron enviados a prisión con relación a alijo de cocaína.

La Fiscalía del Distrito Nacional designó al Banco de Reservas como secuestrario judicial de la Torre. A seguidas el fiscal Alejandro Moscoso Segarra informó que dictó el auto dando la atribución a la entidad bancaria, porque es el primer acreedor de la edificación.

Y, a correr fanáticos. Varios nombres importantes salieron a relucir en los medios como adquirientes de los apartamentos, entre los cuales se mencionaba al entonces Jefe de la Policía Nacional. A partir de aquellos momentos los mismos medios se dieron banquete con el sancocho.

Años después del escandaloso suceso la torre ha quedado desierta e ignorada con excepción de dos apartamentos, que de noche pueden verse luces encendidas. Lo que me es posible advertir dada la vista que tengo desde la localización en la que resido. Y que hace preguntarme, que es lo que pasa. Casi ninguno de los medios que tanto disfrutaron del banquete aquel ha vuelto a decir esta boca es mía. Lo que nos hace pensar que algo huele mal en la Primada.

Ayer quise complacer mi curiosidad y me dirigí a la Torre. Al encontrar cerrado el portón de acceso principal en la Ave. México decidí dar la vuelta a la manzana y fui del lado de la Pedro Henríquez Ureña, donde se encuentra la entrada secundaria (de servicio) por donde me fue posible entrar, dar una vuelta por dentro, y conocer el apartamento modelo, amueblado y todo climatizado, al igual que las áreas comunes. A lo que me volví a preguntar, ¿qué es lo que ha pasado? Y sin otra respuesta que encontrar, me contesté, Na´.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s