BODA DE ESMERALDA

Hoy, día 30 de junio de 2017, se cumplen 55 años (Boda de Esmeralda) de haberme unido en el sagrado vínculo del matrimonio con Ana Urania Álvarez Cruz.

La ceremonia nupcial se llevó a cabo en la Iglesia de la Ascensión, ubicada en la calle 107 Oeste de la ciudad de New York, y la recepción en la residencia de los esposos Rafael Del Villar y Señora, ubicada en la calle 108 de la misma ciudad.

Fueron los padrinos del enlace el Sr. George Franklyn Riley, esposo de mi hermana Teresa, quienes se trasladaron desde Santo Domingo, y la Sra. Clara de Herrera, esposa del Dr. Nilo Herrera, residentes en la ciudad de Ansonia, Estado de Connecticut. Y los pajes, mi sobrina Patricia Jean y la hija de mi prima Diamela, Sandra  Wetzel.

Estuvieron presentes, entre otros, mi madre Da. Mercedes Urraca Vda. Del Monte, mis sobrinos, Patricia Jean y George F. Riley Del Monte, y Maruja Álvarez Cruz, hermana de Urania, quienes viajaron desde Santo Domingo, así como otros familiares y amigos residentes en los EEUU.  

Son nuestros descendientes, nuestras hijas Carolina María y Gricel Marie, nuestros nietos Alysa y Amanda Berusch Del Monte, y Keanu y Leila Moarefi Del Monte, al igual que nuestros yernos, Jeffrey Berusch Nicolás, y Mehran Moarefi, MD.

30 de junio de 1962

30 de junio de 2012

   

El mes pasado tuvimos la dicha de reunirnos con nuestras hijas.    

Advertisements

ARQUITECTURA ART NOUVEAU EN AMERICA

“Arquitectura moderna (no confundir con arquitectura modernista) es un término muy amplio que designa el conjunto de corrientes o estilos de arquitectura que se han desarrollado a lo largo del siglo XX en todo el mundo.

Esta verdadera revolución en el campo de la arquitectura y el mundo del arte, tuvo su germen en la Escuela de la Bauhaus y su principal desarrollo en el Movimiento Moderno vinculado al Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (1928-1959)”

Lamento no haber insertado esta acotación en mi anterior artículo. Han sido tantos los vericuetos por los que he tenido que meterme a estas alturas de mi vida, solo por sacar a mucha gente común de la ignorancia del tema tratado, que a veces meto gatos por liebre, o dejo de meterlos, sin darme cuenta.

Después de un breve recorrido por Europa en la mayoría de cuyas ciudades estuvo presente el Art Nouveau, he querido dar una vuelta por las ciudades latino americanas en las que hizo galas. De todas ellas encontré que solo dos tuvieron una presencia considerable, digna de tomar en cuenta.

El universo modernista de Buenos Aires, acompañado en menor escala por otras ciudades de Latinoamérica, es de un valor incalculable para la cultura argentina. El Art Nouveau, movimiento artístico de la era *Beaux Arts que se expandió por casi todo el Mundo, coincidió en Argentina con el alud inmigratorio y la consecuente explosión urbana de su ciudad más importante, muestrario de toda la variedad de las expresiones artísticas que se sucedieron durante la vuelta de los siglos XIX y XX.

*El concepto de la belleza se origina en la antigua Grecia con Platón.

Visité la Argentina por vez primera en el otoño de 1989, cuyo clima, de un buen aire, refrescante, de hermosa luz natural, acompañada del ritmo sincopado del tango, y con olor a “bife”, me provocó andar sin parar por las calles de su ciudad capital, tan hermosa como ese aire, esa luz, y esa pegajosa música que a cualquiera enloquece.

Aunque ya había oído hablar de sobra, y visto en distintas publicaciones, cuanto era posible, no puedo negar que Buenos Aires me enloqueció, hasta llegar a enamorarme como nunca antes al llegar por vez primera a una ciudad. En aquella ocasión nos alojamos en una casa de una familia amiga, ubicada en la calle Moreno, de la barriada de Balvanera, a unas tres cuadras del Palacio del Congreso, y de la emblemática Confitería del Molino, todavía abierta al público, aunque ya no era ni sombra lo que había sido. Esta localización me permitía caminar en su entorno, en los que habían proliferado los nuevos estilos traídos por los refugiados europeos, muchos de los cuales eran arquitectos, maestro de obra, y obreros de la construcción, responsables de construir los primeros ejemplares del Art Nouveau en Sur América. El Arte Nuevo empezó a llegar a los porteños, originalmente, en barriadas como Balvanera, Congreso y Once, y luego en su casi totalidad, convirtiéndose en una Marca Argentina, específicamente, de Buenos Aires.

La famosa Confitería al otro lado de la calle del Palacio del Congreso la Confitería del Molino.

Vitral de la Confitería del Molino

La arquitectura Art Nouveau creció en la década de 1910 en barrios cercanos al Centro porteño. En Congreso y en Once -San Nicolás- y Balvanera formalmente, donde los grupos sociales acomodados encontraron espacio para mandar a construir sus residencias, y casas (edificios) de alquiler que no dejaran de maravillar.

  

Y es, precisamente, en Balvanera donde se encuentra la Casa de los Lirios en la que se puede leer más la admiración por Antoni Gaudí, autor de la inconclusa Sagrada Familia de Barcelona, donde trabajó el ingeniero civil argentino Eduardo Rodríguez Ortega (1871-1938).

La Casa de los Lirios es uno de los edificios más representativos del Art Nouveau en la ciudad de Buenos Aires. Se encuentra en Avenida Rivadavia 2027 y 2031, y fue construido hacia 1903 o 1905 para Miguel Capurro. El proyectista fue el ingeniero Eduardo S. Rodríguez Ortega, que ha sido catalogado como un admirador del arquitecto Antonio Gaudí (máximo exponente del modernismo catalán en Barcelona), y quien también construyó otro edificio notable en la esquina de Rivadavia y Ayacucho, a metros de la Casa de los Lirios.

   

En la misma cuadra, en Rivadavia 2009, a esquina Ayacucho, hay otro edificio proyectado por el mismo arquitecto, con pinceladas gaudianas. La huella del genial arquitecto catalán se advierte fácilmente al observar su cúpula, con 952 piezas de vidrio espejado. Debajo de ella hay un obvio homenaje a Gaudí: la inscripción en lengua catalana “NO HI HA SOMNIS IMPOSSIBLES”, que en castellano significa “No hay sueños imposibles”, agregada por el arquitecto Fernando Lorenzi quien remodeló la parte superior del edificio en 1999.

 

La fachada de la Casa Calise, en Once, está cubierta de esculturas de la Ecole Parisina: “amorcitos”, querubines, rodeados de vid (los Calise, sus primeros dueños, tenían viñedos), desde alegres hasta exhaustos ¿por la bebida? Y una enigmática pareja arrasada por un remolino. Algunos vieron en ella a Adán y Eva y otros, ¡una crucifixión!

Es así como el amante de esa arquitectura del Nuevo Mundo se podrá dar banquetes revoloteándose por los aires de la ciudad, donde podrá admirar hermosos ejemplares de todo tipo de edificación, entre los que se encuentran algunos de los panteones jamás visto en el Cementerio de la Recoleta, ubicado en uno de los más empaquetados sectores residenciales de la urbe.

Después de buscar fotografías de importantes ejemplares arquitectónicos, representativos del Art Nouveau de Buenos Aires encontré el video que podrán ver a continuación, relatado por un profesor experto en el tema, que me ha evitado continuar con mis improvisaciones.

https://www.youtube.com/watch?v=E2Lhxyjkp0M

Llegó un momento durante el cual mis amigos dominicanos no entendían los elevados conceptos que externaba en los comentarios que hacía del conjunto arquitectónico de Buenos Aires, del que favorecía el del estilo Art Nouveau. Lo que provocó que aquellos que conocí en esa durante mis asiduos viajes contribuyeran a que conociera lo más posible lo que existía de ese estilo. Uno de esos amigos, Oscar Suescun, a quien conocí en la Embajada argentina en Santo Domingo, antes de aquel primer viaje, y con quien he mantenido una estrecha amistad, me obsequió un ejemplar de Buenos Aires Art Nouveau, que empecé a devorar durante las horas de ocio que disponía durante aquel mismo viajes. Lo que me ayudó, considerablemente, a conocer lo que me faltaba, con el agravante de que me permitía saber algo de sus interesantes historias, y leyedas.

Como no tuve la oportunidad de conocer el contenido arquitectónico de las ciudades madrinas del Art Nouveau europeo, exceptuando a París y Barcelona, para poder disfrutarlo, hube de conformarme admirándolo en fotografías y documentales. De ahí que siempre pensara que esa mala fortuna me había provocado a palpar la porteña.

Al concluir mi periplo viajero al “fin del mundo”, ya que por motivos de la “eda”  me han impedido volver, deseo expresar que dichas visitas, además de darme a conocer algo que no tenía la menor idea, y cuyo recuerdo habré de llevar hasta mi última morada, de algo que me impresionó de tal manera, que de no haber existido circunstancias imponderables que me lo impidieran, me hubiera ido a Buenos Aires a esperar lo inevitable.

A continuación otros videos que recomiendo verlos si, verdaderamente, les interesa el tema. Aconsejo dedicarles un momento después de terminar con el presente artículo.

https://www.youtube.com/watch?v=KuWYdFkj98E

https://www.youtube.com/watch?v=ehAdpFPjQUY

Dos países donde el Art Nouveau pasó de largo fueron, inexplicablemente,  Uruguay y Chile, que de manera sobresaliente se detuvo en al país que está en medio de los dos. No obstante existen un par de ejemplares, uno en Montevideo y otro enSantiago, que se mantienen en magnífico estado de conservación.

  

Dispensario médico de la Liga Antituberculosa (Monevideo) y

Colegio de Arquitecstos (Santiago de Chile)

   

De igual manera me pareció inexplicable que dos países como Brasil y México no se encontraran  entre los privilegiados por haber entrado de lleno a la arquitectura Art Nouveau, a la que dedicaron solo algunos ejemplos en Curitiva, Brasil, y ciudad de México, México.

LA HABANA

A la vuelta del siglo 20, junto con Buenos Aires, La Habana era una de las ciudades más llamativas de América Latina. Este período de auge cubano conocido como de las vacas gordas muestra ejemplos de importancia en algunos edificios de las influencias internacionales, Art Nouveu, Art Deco, y Racionalismo. (Arquitectura Habana.Org)

El catálogo de una exposición señala que el Art Nouveau, o el Modernismo Catalán, llega a La Habana de la mano de los arquitectos que se formaban en París y Bruselas, y mayoritariamente de la fuerte comunidad de emigrantes catalanes; aunque no viene acompañado del desarrollo y progreso tecnológico que existía en Europa. Lo que sí resulta evidente es que trae consigo un fuerte referente simbólico y, en ocasiones, un marcado carácter nacionalista, que se pone de manifiesto en muchas de las edificaciones.

Algo que me he preguntado muchas veces ha sido el por qué ningún otro país del concierto de los que conforman la región del Caribe, incluyendo los situados en territorio continental, no llegaron a competir con Cuba, particularmente, en La Habana. Y después de estudiar algunos documentos históricos he llegado a la conclusión, de que ninguno de esos países había alcanzado las condiciones económicas como Cuba. Ni a ninguno de estos había llegado en aquellos momentos la pléyade de inmigrantes europeos, mayoritariamente, españoles (catalanes), que contribuyeron a forjar el desarrollo arquitectónico y cultural de la Isla.

“En 1902 se instaura en la mayor de las Antillas la última de las repúblicas americanas, y con ello surge la intención de los arquitectos en Cuba de renovar la imagen y estética de sus construcciones. Principalmente en La Habana. Y con ello marcar el surgimiento de la nueva nación y el rechazo a los cánones establecidos por el gobierno colonial. Era hora de evidenciar que ya no eran españoles. Esto coincide con la llegada a Cuba de un importante número de emigrantes catalanes, que trajeron con ellos la influencia de la arquitectura europea de aquellos tiempos. El Art Nouveau estaba de moda y comienzan a aparecer en La Habana, con mayores o menores valores arquitectónicos, muchas edificaciones de este estilo.

En 1905, con el pedido de licencia constructiva de Arturo Marqués, maestro de obra cubano, para el Palacio Cueto, se da inicio formalmente la década en que el Art Nouveau gozó de auge en la ciudad. Y aunque hacia 1914 comenzó a perder vigencia, algunos maestros y arquitectos culminaron proyectos del estilo con posterioridad a esa fecha, incluso algunos valiosos, que datan de 1919.

En el Palacio de Cueto, en restauración, los cambios que se le introdujeron al edificio ocultan sólo parcialmente la carga decorativa neo barroca de sus fachadas, en las que se destaca, particularmente, la puerta principal, custodiada por dos faunos y coronada por un tupido follaje.

Con el edificio El Cetro de Oro, el arquitecto cubano Eugenio Dediot, logró quizás la pieza más acabada del estilo que saliera del talento de un profesional insular. Las plantas superiores, desde la inauguración del edificio, se dedicaron a viviendas y poseen una elaborada y vistosa decoración pictórica en los techos. Pero son las fachadas los elementos que mayor realce le dan al bloque. Aunque con múltiples influencias, se cruzan en sus muros las vertientes catalana, vienesa y franco-belga.

Otras edificaciones del Art Nouveau se encuentran en casi todo el centro de La Habana. Para dar una idea de las misas se pueden admirar las siguientes.

   

  

De otros países de Latino América no he encontrado referencias de alguna importancia del Art Nouveau. De República Dominicana solo aparecen algunos componentes tardíos del Art Decó, del que hablaré en una próxima oportunidad. Tampoco hay gran cosa en Puerto Rico, que se encontraba en medio de los cambios coloniales de España a EEUU. Sobre el caso venezolano me ha hecho pensar que a principios del Siglo XX la situación económica y social imperante, al igual que en Centro América es que no se comparaba con la de Cuba. Ni mucho menos con la de Argentina.

  

Casa Font-Ubides , igualmente conocida como Residencia Monsanto, es una construcción localzada en Ponce, Puerto Rico, que data de 1913.  

Castillo Serrallés, Ponce, Puerto Rico. Construida en los años treinta del pasado Siglo XX.

 

 

 

 

ARQUITECURA MODERNA

Clásico
“850 a.C. a 476 AC. Desde el surgimiento de la antigua Grecia hasta la caída del Imperio Romano, grandes edificaciones fueron construidas de acuerdo a reglas precisas. Los órdenes clásicos, que definen estilos de columna y diseños de entablamento, siguen influyendo en el diseño de edificios en los tiempos modernos.”

Con esta introducción me he permitido dar un salto desde la arquitectura Clásica a la Moderna, que es lo mismo que decir, desde la antigüedad a la actualidad. He lamentado tener que hacerlo, dado lo escaso del tiempo de que dispongo combinado con las dificultades propias de la edad. Me resulta sumamente complicado embarcarme en la nave  del Románico, Gótico, Renacimiento, así como del Barroco y el Neoclásico. Después de todo, mi atrevimiento en abordar la nave de los dos períodos más importantes de la arquitectura, como son el griego y el romano, de los que salí más o menos aceptablemente, me dejó con deseos de tomar un largo descanso, alejado de la computadora y, por supuesto, del Internet.

Al dedicarle algún tiempo a este período, que se inicia con el Art Nouveau, ya finalizado el Neoclásico, además de causarme una especial fascinación me complace, sobremanera, abordarlo, por ser uno de los que más he conocido, y visto con mis propios ojos.

LA ARQUITECURA ART NOUVEAU

Esta forma de manifestarse en la construcción de edificios, mobiliario, y otros tipos de objetos, igualmente conocida como “Nieuwe Kunst”, “Stile Liberty”, “Jugendstil”, “Art Nouveau” o “Modernismo”, dependiendo del país eurpeo que se trate, comenzó un movimiento comprendido entre 1890-1914 d. C. que afectó a todas las clases de expresión artística. Una época en la que la política ganaba fuerza y amenazaba a la burguesía, ésta no dudó en refugiarse en un mundo de ensueño, de la decoración inspirada en la flora exótica bajo las filigranas de cúpulas de cristal, y protegido por puertas exóticas, una forma de autoengaño a la vista de la responsabilidad ante las convulsiones sociales.

Comentarios

El Art Nouveau es un estilo que se constituyó con un inicio fundamental basado en la realidad arquitectónica moderna, así como una especie de unidad básica que transmitió la gran herencia cultural del siglo XIX al siguiente. El Art Nouveau fue un estilo internacional. Con sus altas y sus bajas, según las condiciones económicas de cada cual. Con el tiempo el movimiento siguió adquiriendo fuerza debido al empuje de la economía gracias a las colonias, unido a una fuerte posición de la burguesía progresista, surgiendo muchos contratistas de nuevo cuño.

Uno de los arquitectos que siguieron este movimiento y realizaron proyectos dignos de ser símbolos de ese estilo fue Víctor Horta, pionero del Art Nouveau. Arquitecto de origen belga, hijo de zapatero, promesa violinista, pasó a estudiar arte especializándose en dibujo arquitectónico tras su expulsión del conservatorio por indisciplina. Estudió y trabajó en Paris hasta la muerte de su padre en 1880. Fue entonces cuando volvió a Bélgica donde comenzó su prometedora carrera como dibujante para Alphonse Balat, el arquitecto favorito del rey Leopoldo II de Bélgica. Convirtiéndose en otro de los genios que no llegaron a graduarse.

Por parte de dos de sus amigos, Autrique y Tassel, recibió sus encargos más influyentes a quienes les proyectó y construyó sus respectivas viviendas en Bruselas. Entre los años 1892 y 1893 realizó una de sus primeras obras, la vivienda unifamiliar conocida como Casa Tassel. Con sus muros lisos, marcando el zócalo y la cornisa de cierre, la fachada se integró sin problemas con las viviendas colindantes. Solamente la ejecución de un mirador sutilmente saledizo, indica tímidamente que se buscaron aquí nuevas combinaciones de ornamento y construcción. Esta obra es la más destacada del arquitecto Horta ya que se aprecia en la totalidad del proyecto el nuevo movimiento conocido como Art Nouveau.

  

Casa Tassel

Hotel Solvay-Bruselas. Arq. Victor Horta

La Casa Tassel  se convirtió en una obra innovadora que dio paso a una larga lista de magníficos proyectos llevados a cabo por Victor Horta: Hôtel Autrique, Casa Solvay, Casa Horta y Casa del Pueblo, y que sirvieron de inspiración a tantos otros arquitectos de la época, como: Paul Hankar (Atelier Ciamberlani en Bruselas), Hector Guimard (La Surprise en Cabourg, Francia) o Antonio Gaudí (Casa Batlló en Barcelona).

  

Escalera Casa Horta                          Paul Hanker-Bruselas

El origen de esta tendencia se encuentra en el Gothic Revival, el movimiento Arts and Crafts, la construcción del hierro, la moda de los objetos orientales y el gusto ligado a las nuevas técnicas particulares como la de la curvatura de la madera. Todos estos componentes aportaron una contribución al nacimiento de un nuevo lenguaje que no solo fue un estilo arquitectónico. Abarcó todas las costumbres de la época, dando la conclusión de una larga evolución de problemas culturales y de variaciones de gusto. Algo que no había sucedido anteriormente.

Dos ejemlos del Gothic Revival: El Parliament House, Lodres, y una residencia en Lindherst, N. Y.

El nuevo estilo mostraba connotaciones progresistas. Fue el estilo de los barrios burgueses, de los grandes almacenes, de los ferrocarriles.Otra característica del estilo es la completa liberación de las formas del pasado. Luego de los grandes avances tecnológicos del siglo, el desarrollo de la industria, la ciudad moderna que contaba con nuevas ideas urbanísticas y tipologías estructurales, aún le faltaba un nuevo estilo, un nuevo lenguaje. La liberación de las formas tradicionales se apoyó en el uso de nuevas tecnologías, y en el uso de éstas para materializar los nuevos gustos.

De acuerdo al Art Nouveau World Wide, la arquitectura Art Nouveau tenía un estilo arraigado neo-gótico, alentado por los nuevos materiales que surgieron en el siglo XIX, tales como el hierro, el acero, el vidrio, y hormigón de potencia industrial. La arquitectura Art Nouveau se caracteriza, igualmente, por motivos japoneses, formas asimétricas, vidrio curvo y usos extensivos de formas curvas y arcos. También posee adornos típicos como mosaicos y vidrieras.

Los arquitectos de otras partes del mundo se habían inclinado hacia el Art Nouveau incluso antes de 1890. Uno fue el arquitecto norteamericano Louis Sullivan, el maestro de Frank Lloyd Wright. Sullivan hizo uso de antiguos diseños celtas, incorporándolos en la decoración de sus edificios funcionales, como el Auditorium Building (1889) y el Carson Pirie Scott Department Store, ambos en Chicago.

Auditorium. Arq. Louis Sullivan

En 1875 en una promoción de la compañía de artes y oficios Morris and Co., fundadapor William Morris, diseñador de murales, tela, alfombras y muebles, ayudó a crear el clima de Art Nouveau en Europa. Para 1883 en la ciudad de Chicago, se construye el primer “rascacielos”, un edificio de seguros de 10 pisos, que tenía bases de hierro fundido y hierro forjado. Al mismo tiempo en Bruselas el término “Art Nouveau” comenzó a aparecer en publicaciones.

Chicago. Primer rascacielos.

En 1893, en Inglaterra, el primer número de la revista de arte “The Studio” fue publicada por el diseñador gráfico de Art Nouveau, Aubrey Beardsley. En Bruselas, el arquitecto Víctor Horta construyó la primera estructura Art Nouveau: el Hotel Tassel. De 1894 a 1898, el arquitecto francés Héctor Guimard diseñó y construyó el Castel Beranger en París. Más tarde diseñó la entrada del metro de París, y la Sinagoga de la Calle Pavee. En París, en 1895, Siegfried Bing organizó una exposición de estampa japonesa en su galería de Art Nouveau, Maison de l’Art Nouveau. En el mismo año el artista del Art Nouveau Henri de Toulouse-Lautrec pintó “Jane Avril at the Jardin de Paris”. De 1895 a 1914 el movimiento Art Nouveau viajó por toda Europa. En España se conoce como “Modernismo”. En Alemania se llamó “Jugendstil”, y en Italia se conoce como “Estilo Liberty”.

  

Estación del Metro en París           La Maison de l Lart Nouveau, París

Casa Galimberti, Milán

Otra obra paradigmática del estilo Art Nouveau, en su versión abstracta geométrica, es la escuela que construye Charles MacKintosh, la Escuela de Arte de Glasgow en 1898. El edificio presenta un esquema planimétrico muy lineal. A los lados del vestíbulo de entrada se agrupan tres y cuatro aulas. Esta asimetría denuncia una de las búsquedas de MacKintosh en su arquitectura. La fachada principal está definida por las grandes ventanas de las aulas, que se abren en un continuo paramento de piedra, cargadas de elementos plásticos. De esta sencillez geométrica sobresale el cuerpo macizo central, inspirado en la vieja arquitectura escocesa.

 

MacKintosh, Escuela del Arte (incendio)

Considerada la tercera variante del Art Nouveau es la casa Milá de Gaudí. Construida en Barcelona entre 1905 y 1910, edificio de cinco pisos que está constituido de viviendas. Presenta en la planta dos grandes patios internos, tres cajas de escaleras, y dos recintos para iluminación de los locales de servicio. Tanto en la planta como en los alzados predominan las líneas cóncavo-convexas. El autor tiene gran capacidad para normalizar cada uno de los ambientes conservando la sucesión de líneas ondulantes de la fachada.

GAUDÍ– Casa Milá, Barcelona.

La casa de la Secesión

“La obra de Joseph María Olbrich, construida en Viena en 1898, es considerada la cuarta variante del Art Nouveau. Este complejo tiene las características de la arquitectura austríaca: la inspiración clasicista, la axialidad perspectiva, la reducción decorativa. El edificio presenta una planta compacta, casi en cruz griega, obtenida por cuatro rectángulos. El elemento principal del edificio es la cúpula dorada, que refleja los gustos pictóricos del autor. Los frisos, el basamento y las pilastras que sostienen la cúpula desarrollan un juego de volúmenes abstractos típicos de la corriente abstracto geométrica del Art Nouveau.”  (Arquitectura Art Nouveau, ABDIEL  VELASCO ESCUDERO, 10/15/2014).

 

Casa de la Secesión, Viena

Como un caso interesante de dos movimientos seguidos uno del otro son la Torre Eiffel (Art Nouveau) en París (1887), y el Chrysler Building (Art Decó) en New York (1928). Ambos convertidos en íconos de sus respectivas ciudades.

A continuación algunos ejemplares de Art Nouveau en diferentes países.

Un acercamiento arquitectónico racional al estilo fue alcanzado por Charles Rennie Mackintosh, un Scotsman. Su trabajo impresionó tanto a Josef Hoffmann y al grupo de la Secesión de Viena (o Sezession) que adaptaron una modificación similar del Art Nouveau, y al hacerlo crearon un nuevo estilo que muchas décadas después se conoció como Art Deco. El Palacio Stoclet de Hoffmann en Bruselas (1905) fue un precursor del estilo Art Deco francés de 1925

BRUSELAS, Old England, uno de los edificios art nouveau más conocidos de Bruselas, obra del arquitecto Paul Saintenoy.

RIGA la capital de Letonia sigue siendo relativamente inexplorada por los visitantes extranjeros. Es una mezcla ecléctica de un casco antiguo medieval con sus románticas calles estrechas, casas de estilo Art Nouveau, bloques soviéticos de viviendas, iglesias ortodoxas y luteranas, centros comerciales y una vida nocturna tan vibrante que está al borde de ser notoria. Hoy veremos un poco sobre el distrito de Art Nouveau y algo más en Riga.

 

PARIS El puente Alejandro III es un puente, propio del estilo Beaux Arts de la Tercera República Francesa, que cruza el río Sena a su paso por París y une la explanada de Los Inválidos con el complejo monumental formado por dicho puente, el Gran Palacio y el Petit Palais.

Durante la segunda mitad del siglo XIX y los principios del XX, Norteamérica no se quedó afuera del panorama artístico, ya que sus artes aplicadas fueron influenciadas por los nuevos movimientos vanguardistas tales como el Art Nouveau. Durante ese período el objeto decorativo se hace más importante, y pasa a ser considerado como objeto artístico. Esto es propio de una época de bienestar económico en la que las clases acomodadas aspiraban a poseer objetos de prestigio, lo que contribuyó a crear el clima apropiado para la producción artística de alto nivel. Y tal como en el resto de los países donde se manifestó el Art Nouveau, la controversia llegó a ser un estilo de vida para los artistas, quienes se rebelan contra la tradición.

De todas formas, hubo pocos exponentes arquitectónicos del Art Nouveau en Estados Unidos. Y los que hubo no fueron, precisamente arquitectónicos. El más conocido es Louis Comfort Tiffany.

No obstante, las líneas sinuosas y las curvas naturalistas características del Art Nouveau nunca se apoderaron de la ciudad de Nueva York de finales del siglo XIX, donde los arquitectos parecían preferir las majestuosidades del Beaux Arts, o la moda más romántica del Renacimiento Gótico.

Es esta rareza de Art Nouveau en Gotham que hace del edificio de 13 pisos en 20 Vesey Street tan espectacular. Terminada en 1907, esta es la antigua sede del New York Evening Post , el precursor del New York Post de hoy, fundado en 1801 por Alexander Hamilton.

El edificio está al otro lado de la calle del cementerio detrás de St. Paul’s Chapel de Broadway, un lugar maravilloso para caminar y descansar.

El arquitecto Robert D. Kohn diseñó la estructura de piedra caliza con tres filas de ventanas onduladas, y la coronó con un techo de cobre. En la décima planta, Kohn añadió un toque lúdico a una compañía de medios: cuatro figuras destinadas a representar los “Cuatro Períodos de la Publicidad “: la palabra hablada, la palabra escrita, la palabra impresa y el periódico.

  

Louis Comfort Tiffany

https://www.youtube.com/watch?v=YsB6D5gEXnM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARQUITECTURA DE LA ANTIGUA ROMA

A MODO DE INTRODUCCIÓN

La historia de Roma es la historia de la ciudad como entidad urbana y la de los estados e instituciones de los cuales ha sido capital o sede a lo largo del tiempo. Se puede dividir en prehistoria, Roma Antigua, Roma Medieval, Roma moderna y Contemporánea; o bien en Roma Antigua, Roma Pontificia y Roma italiano contemporánea.

El período más fecundo de la historia de Roma en términos políticos, económicos, sociales y culturales fue su desarrollo en la Antigüedad. Fue la cabeza de un gran estado imperial, y sede de una nación establecida en tres continentes. En su momento de mayor desarrollo el imperio creado por Roma alcanzó los 3,5 millones de kilómetros cuadrados y unos 70 millones de habitantes, entre ciudadanos y no ciudadanos. Roma fue, y sigue siéndolo, una de las ciudades más importantes de la historia. Se le ha llamado la «Ciudad Eterna». Roma, junto a Grecia, ha sido la madre cultural de las modernas nacionalidades occidentales.

 LA ARQUITECTURA ROMANA

 La diversidad de materiales es característica de la arquitectura romana. Utilizaron: piedras calizas, arcilla, roca volcánica como la toba y la puzolana, piedra pómez; así como el mármol, la madera y diversos metales, como el bronce. Las grandes novedades fueron el empleo del hormigón (argamasa romana, no propiamente cemento ni hormigón, sino un material compuesto de elementos pétreos, formando un mortero denso, no líquido como el hormigón moderno) y el ladrillo cocido.

Basado en el arco (principalmente arco de medio punto), la columna y el pilar también usaron la pilastra, (generalmente como elemento decorativo) e inclusive suelen adosar la columna al pilar, y como techumbre la bóveda -muy usada en las construcciones del periodo del Imperio- y la cúpula.(UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN Facultad de arquitectura.)

Suponiendo que al lector conoce algo de lo referente a la civilización occidental, importa saber que esta ha sido resumida en cuatro partes. A saber:

Edad Antigua V a. C. – V d.C (1000 años)

Edad Media V d.C – XV d.C (1000 años)

Edad moderna XV – XVIII (sólo 300 años)

Edad contemporánea 1789 a la actualidad

Y ya abordado el período de la civilización griega, que pertenece junto a la civilización romana, a la Edad Antigua. En ambos casos, a la Antigüedad Clásica. A continuación me referiré a la romana.

La Civilización Romana, que como hemos de saber encabezó los inicios del arte occidental, del que la arquitectura fue uno de sus más sobresalientes exponentes, probablemente uno de los testimonios más significativos de la civilización romana, se caracteriza por lo grandioso y abundantes edificaciones, y su solidez. Ha permitido que muchas de ellas perduren hasta nuestros días. La organización del Imperio Romano normalizó las técnicas constructivas de forma que se pueden ver construcciones muy semejantes a miles de kilómetros unas de otras.

La arquitectura romana tiene su origen en la *etrusca, restada a influjos de la griega, sobre todo después de las guerras púnicas. Y por lo tanto, presenta rasgos de ambas. Hoy se hace datar la arquitectura romana de la fecha en que se construyeron la primera vía y el primer acueducto.

* Los etruscos, pobladores de la antigua Etruria (centro de Italia, entre los ríos Tíber y Arno), a quienes los griegos llamaban tirrenos y que probablemente descendían de los pelasgos (La Acrópolis de Atenas estaba rodeada por una muralla construida por los pelasgos), cultivaron el arte de forma simultánea a los dorios y tal vez, con anterioridad a los mismos pues ya desde unos diez siglos antes de Cristo se hallaba el pueblo organizado.

La primera vía fue creada en el 312 a. C. por Appius Claudius Caecus y unía Roma con Capua: es la Vía Apia  Por esta época y durante las conquistas de Roma en Sicilia y en la misma Grecia, los generales romanos solían llevarse como trofeo de sus victorias gran cantidad de objetos artísticos. Por otro lado, los artistas griegos y etruscos, atraídos por el poder económico de la señora del Mediterráneo, llevaron a Roma el gusto e incluso la pasión por las Bellas Artes  y en estas escuelas se formaron sus propios artistas.

Además de varias construcciones ciclópeas a ellos atribuidas, se sabe que importaron de Oriente y usaron en los edificios el arco de medio punto, la bóveda perfecta. Estos elementos arquitectónicos llegaron a los romanos precisamente a través de los etruscos. Los etruscos que bien pudieron establecerse, inicialmente, en el norte de Grecia para, más tarde, huir a Italia con motivo de la invasión de los dorios, o que procediendo de donde procediesen, se establecen en Etruria, aprendieron de los griegos las técnicas y formas básicas de la construcción micénica e imitaron en sus construcciones los tres órdenes.

La arquitectura etrusca tiene una gran influencia en el mundo romano, especialmente en lo que se refiere a la forma de concebir las ciudades, la disposición y forma de los templos, el uso del arco y la bóveda y la construcción de mausoleos. No utilizan materiales nobles como el mármol, sino piedras de baja calidad en refuerzos, de madera, ladrillo y tapia. Sus construcciones emplean el arco y la bóveda con la columna sobre soporte, formando el orden toscano, orden que tiene relación con el dórico.

Templo Dórico en Atenas.

El período de esplendor de la arquitectura romana abarca los dos primeros siglos del Imperio. Pero ya a principios del siglo II de nuestra era, se inicia la decadencia del buen gusto que se acentúa en el siglo III y se confirma en el siglo IV por efecto de cierto barroquismo o irregularidad y pesadez en los estilos, aunque aumente el fasto y la magnitud de las obras. Pero la arquitectura, en cuanto arte de construir sigue desarrollándose hasta la invasión de los bárbaros, por lo menos, en los principales centros de cultura. Pruebas de esto son las grandes basílicas de Roma construidas en el siglo IV, no solo las destinadas al culto cristiano, sino también las civiles. Los restos de la colosal basílica civil de Constantino (también llamada de Majancio) que todavía se alzan en Roma, sirvieron como fuente de inspiración a los arquitectos del Renacimiento en el siglo XVI. Los romanos emplearon, profusamente, el arco y la bóveda, que ya existía.

El arco posee en la historia de la construcción un periodo de seis mil años. Aparece por primera vez en la arquitectura de Mesopotamia y se transmite a Europa. Ésta no se forma con dovelas de piedra aparejada (salvo en algunas construcciones asiáticas), como se disponía en la bóveda etrusca, sino de una masa confeccionada con puzolana y cascajo. Las bóvedas solían tener gruesos arcos de ladrillo, paralelos, ya diagonales pero embebidos en la bóveda misma, que servían como refuerzo interior de la bóveda. Un ejemplo soberbio es la cúpula del Panteón de Agripa en Roma.

Panteóm de Agripa

Los romanos no sólo construyeron bóvedas de cañón y cúpulas, sino rudimentarias bóvedas de arista y de crucería. Pero estas últimas debieron usarse con poca frecuencia fuera del Imperio de Oriente pues sólo se conocen las de las Termas de Caracalla y las de la Basílica de Majencio en la cual se advierte un sistema de contrarrestos interiores aplicados a la bóveda. También empezaron a aparecer en la arquitectura romana los capiteles historiados que tanto se hicieron en la Edad Media, pues de ellos se han descubierto algunos ejemplares en Pompeya y otros sitios.

Termas de Caracala

  

Termas de Diclesiano

http://algargosarte.blogspot.com/2014/11/las-termas-de-diocleciano-en-roma.html

Después de observar el video podemos darnos cuenta hasta donde llegaron los romanos, cuyo imperio fue capaz de hacer lo nunca visto antes. Y lo que nos dice, que mucho más que contribuir al desarrollo del arte y la arquitectura, fueron únicos en promover y desarrollar proyectos grandiosos con los escasos elementos de construcción en general.

Los edificios romanos, según su uso, podían ser muy sobrios o muy suntuosos. Puentes y acueductos son austeros y funcionales, mientras que templos y palacios son lujosos y monumentales, con un claro fin representativo.

Acueducto romano de Segovia

Las edificaciones más nobles se revestían de piedra formando órdenes, que no reflejaban la estructura interior real. Se decoraban los muros de los edificios suntuosos con pinturas y los pavimentos con mosaicos.

 

La arquitectura romana adaptó los tres órdenes griegos y el llamado toscano o etrusco modificándolos y añadiéndoles otra forma de capitel que se definió por los arquitectos renacentistas con el nombre de orden compuesto. De igual modo, la  arquitectura romana adoptó con frecuencia la superposición de un orden arquitectónico sobre otro diferente en un mismo edificio, quedando el más sencillo y robusto debajo del más elegante y delicado, según es de notar en el grandioso Coliseo romano.

 

Coliseo Romano                                            Detalle de las columnas superpuestas

El teatro de Marcelo es un teatro edificado en la Antigua Roma, parcialmente conservado. Fue promovido por Julio César y acabado por Augusto entre los años 13-11 a. C. Fue el primer teatro de la capital permanente y de piedra, pues hasta entonces habían sido provisionales y de madera.

 

Teatro de Marcelo

Fueron modelos de dichos órdenes en Roma:

El Templo de Capitolio y el Foro Romano, del toscano o etruscoTemplo de Marte y el Teatro de Marcelo, del dórico, con varias modificaciones

Parte del Teatro de Marcelo, el Templo de la Fortuna viril y el de la Concordia del jónico, más adornado y con otras modificaciones

Panteón de Agripa y el Templo de Antonino y Faustino, en el corintio, más florido

Arco Triunfal de Tito y de Vespasiano y el de Séptimo Severo, en el orden compuesto, que llegara a ser el predilecto de los romanos

Coliseo de Vespasiano de tres órdenes a la vez: dórico, jónico y corintio.

Tipos de construcciones

Dentro de la arquitectura romana existían diversos tipos de construcciones que poco a poco se fueron adaptando tanto a los gustos que poseían los romanos como a sus necesidades. Es por ello que se pueden observar diversas construcciones entre las que podemos destacar:

Basílicas: las basílicas estaban denominadas como los palacios de justicia. Poseían   una base rectangular con naves a los laterales y en el centro, las entradas solían colocarse en los laterales y poseían galerías y tribunas.

Arcos de Triunfo: los arcos triunfales solían tener como objetivo el embellecer y honrar a vencedores gloriosos. Estas construcciones se elevaban con obeliscos y columnas.

Anfiteatros: los anfiteatros eran unas construcciones características de los romanos y cuya base tenía forma elíptica o circular.

Termas: las termas eran pequeños servicios o baños públicos.

Naumaquias: las naumaquias eran similares a los anfiteatros pero el fondo estaba lleno de agua para reflejar un asimismo.

Templos: una de las construcciones más representadas de todas fueron los templos. Estos templos poseían una forma similar a los templos griegos sin embargo se diferenciaba de esto por las reducidas columnas que habían en el exterior y que estaban sustituidas por pilastras.

La Bóveda

Las bóvedas y las cúpulas, a veces artesonadas (Termas, Panteón) constituyen la principal innovación de los romanos. El arco y la bóveda los heredaron de los etruscos, pero los romanos los llevaron a una notable perfección.

Emplearon varias clases de bóvedas:

Las bóvedas y las cúpulas, a veces artesonadas (Termas, Panteón) constituyen la principal innovación de los romanos.

El arco y la bóveda los heredaron de los etruscos, pero los romanos los llevaron a una notable perfección.

  1. A) Bóveda de medio cañón. Era la más usada para cubrir plantas rectangulares.
  2. B) Bóvedas de aristas. Está formada por dos bóvedas de cañón que se cruzan entre si perpendicularmente: se emplea para cubrir habitaciones cuadradas.
  3. C) Bóveda en cúpula o semiesférica. La emplearon en las construcciones circulares. Suele apoyarse sobre un muro cilíndrico.
  4. D) Bóveda en semi cúpula o ábside. La emplearon en los nichos

Villa de Centselles y Cúpula de la Villa

La Villa-mausoleo de Centcelles fue fundada en el siglo II-I a. C. y fue destruida o abandonada dos siglos después, pero tuvo su momento de máximo esplendor en el siglo IV, en el que se inicia la construcción de una nueva planta rectangular sobre las termas de una villa romana, y suele adjudicarse al hijo de Constantino, está ubicada en el actual término municipal de Constantí, a 7 kilómetros de la ciudad de Tarragona, muy cerca del río Francolí. Es uno de los monumentos romanos, conservados, más importantes de España, con una cúpula recubierta de mosaicos de excepcional valor.

Si hay algo por lo que se caracterizaron los romanos es por haber sido excelentes constructores. Sus grandes monumentos, acueductos, estadios, caminos y demás son una prueba clara de ello. Básicamente la arquitectura romana se caracterizaba por lo siguiente:

Es grandiosa y sólida y tiende al colosalismo.

Utiliza los arcos y las bóvedas como base de su sistema de construcción; posterga las cubiertas planas, en uso entre los griegos.

Emplea el mortero y el ladrillo.

Inventa gran variedad de plantas para sus edificios.

En las grandes fachadas superpone los diversos órdenes.

En los muros abundan las ventanas.

Los recintos son grandes (gracias a las bóvedas de aristas y de cañón).

Es un arte completamente utilitario y práctico.

Comentar sobre la arquitectura romana de manera resumida es casi imposible. No solo por la diversidad de sus descubrimientos y creaciones, sino por la abundancia de su obra. A pesar de que fue diversa la que surgió de la imaginación de sus creadores, la proliferación a distancias extremas, y la aplicación de mano de obra distinta a la propia, ningún otro imperio en el Mundo llegó tan lejos, aunque fuera repitiendo lo mismo.

Otro motivo para catalogar la arquitectura romana es el hecho de que continuara como modelo a la de épocas posteriores. El Renacimiento es considerado como el principal de estos. Algo similar a lo que sucediera con la griega, cuyos tres órdenes de columnas y capitales, se continuó utilizando hasta hace poco tiempo, no obstante haber dejado de ser el imperio que lo sustentara lo que llegara a ser  el romano.

Espero, que este segundo modesto aporte de la historia de la Arquitectura Occidental sea entendido como un intento por dar a conocer tan importante tema a los que no la han estudiado, y piensan que ni les ha interesado. Sugiriéndole a estos continuar aprovechando las facilidades de Internet para ampliar sus conocimientos. A los expertos o conocedores de cuanto he expuesto, y mucho más, espero sus aportes, y que la crítica que han de hacer, la hagan de manera constructiva.

 

 

 

HISTORIA DE LA ARQUITECTURA OCCIDENTAL

Lamento suministrar esta vez una lucubración tan extensa. Pero, era algo que ameritaba hacerlo.

No han sido pocos de los que han estado siguiendo mi página web que me han estado inquiriendo sobre las llamadas arquitectura colonial, republicana, y otras por el estilo. A estas preguntas les daré mi respuesta al final de la segunda parte de esta lucubración.

Antes dedicaré algunos párrafos a intentar descifrar los vericuetos de uno de los componentes del arte universal dedicado a quienes desconocen, o no están familiarizados con el tema. La arquitectura, particularmente, la occidental de la Edad Antigua. Es decir, la que se desarrollara a partir de la Prehistoria hasta la Edad Media. Una parte de este relato, tan complicado, la tomé del Internet.

Aunque se puede vivir sin conocer la Historia de la arquitectura, no está demás saber que es una subdivisión de la Historia del arte encargada del estudio de la evolución histórica de las edificaciones levantadas por el hombre. Sus principios, ideas y realizaciones. Esta disciplina, así como cualquier otra forma del conocimiento, está sujeta a las limitaciones y fortalezas de la historia como ciencia: existen diversas perspectivas en relación a su estudio, la mayor parte de las cuales corresponde a criterios externados por expertos de diferentes épocas.

 La Prehistoria

Durante la prehistoria, llamada, igualmente, el Neolítico, surgen los primeros monumentos, y el hombre comienza a dominar la técnica de trabajar los materiales incluyendo, principalmente, la piedra.

STONEHENGE (Inglaterra)

Antigüedad

A medida que las comunidades humanas evolucionaban y aumentaban las constantes amenazas bélicas, la primera modalidad arquitectónica en desarrollarse fue, esencialmente, la militar. En ese periodo surgieron las primeras ciudades cuya configuración estaba limitada por las murallas para su protección de amenazas exteriores. La segunda tipología fue la arquitectura religiosa. La humanidad confrontaba un mundo poblado de “dioses” vivos, genios y demonios: un mundo que aún no conocía ninguna objetividad científica.

Esta importancia de los edificios hacía que la figura del arquitecto estuviera asociada a los sacerdotes (como en el antiguo Egipto) o a los propios gobernantes. Y que la ejecución fuera acompañada por diversos rituales que simbolizaban el contacto del hombre con lo divino.

Las ciudades marcaban una interrupción de la naturaleza salvaje. Eran consideradas un espacio sagrado en medio del espacio natural. De la misma forma, los templos dentro de las ciudades marcaban la vida de los dioses en medio del ambiente humano.

Divisiones de las civilizaciones teocráticas del antiguo oriente

Arquitectura de Mesopotamia / Sumeria /Caldea / Asiria

Arquitectura egipcia

Arquitectura etrusca    

Arquitectura minoica

Arquitectura egea

Arquitectura medo-persa

Arquitectura micénica

  

Arq. sumeria                                  Arq. asiria

 

Arq. etrusca                                   Arq. medo-persa

Antigüedad clásica

La arquitectura y el urbanismo practicados por los griegos  se distinguía de la de los egipcios y babilonios en la medida en que la vida civil pasaba a tener más importancia. La ciudad se convierte en el elemento principal de la vida política y social de estos pueblos: los griegos se desarrollaron en ciudades estado. El arquitecto griego Hipódamo de Mileto es considerado el primer urbanista de la historia occidental.

Durante los periodos de civilizaciones anteriores, los asuntos religiosos eran ellos mismos el motivo y el mantenimiento del orden establecido; en el periodo grecorromano el misterio religioso traspasó los límites del templo-palacio y se hizo asunto de los ciudadanos (o de la polis): surge ahí la palabra política, absolutamente relacionada a la idea de ciudad.

Mientras los pueblos anteriores desarrollaron sólo la arquitectura militar, religiosa y residencial, los griegos fueron responsables del desarrollo de espacios propios a la manifestación ciudadana y de los quehaceres cotidianos: el ágora griega se definía como un gran espacio libre público destinado a la realización de asambleas, rodeado por templos, mercados y edificios públicos. El espacio del ágora se convirtió en un símbolo de la nueva visión de mundo, que incluía el respeto a los intereses comunes, y provocador del debate entre ciudadanos, en lugar del antiguo orden despótico.

 

Divisiones

Arquitectura griega clásica

Arquitectura romana

La Arquitectura de la Antigua Grecia es la arquitectura producida por los pueblos de habla griega (pueblo helénico) cuya cultura floreció en la península griega y el Peloponeso, las islas del Egeo, y en las colonias de Asia Menor y en el sur de Italia por un período de alrededor del 900 a. C. hasta el siglo primero d. C., con las primeras restantes obras arquitectónicas que datan alrededor del año 600 a. C.

La arquitectura griega antigua es la más conocida por sus templos, muchos de los cuales se encuentran en toda la región, sobre todo como ruinas, pero muchos intactos sustancialmente. El segundo tipo de construcción que se conserva en todo el mundo helénico es el teatro al aire libre, con la primera data de construcción del año 350 a. C.

El vocabulario formal de la arquitectura de la antigua Grecia, en particular la división del estilo arquitectónico, se define en tres órdenes bien definidos: el orden dórico,  el orden jónico, y el orden corintio, teniendo efecto profundo en la arquitectura occidental de épocas posteriores. La arquitectura de la Antigua Roma surgió de la de Grecia y mantuvo su influencia en Italia ininterrumpidamente hasta nuestros días.

A partir del Renacimiento, avivamientos del clasicismo han mantenido viva no sólo las formas precisas, y ordenó los detalles de la arquitectura griega, sino también su concepto de la belleza arquitectónica basada en el equilibrio y la proporción.

Los sucesivos estilos de la arquitectura neoclásica y de la arquitectura del renacimiento siguieron y adaptaron antiguos estilos griegos de manera cercana.

La mayor parte del conocimiento actual de la arquitectura griega proviene del período arcaico tardío (550-500 a. C.), la época de Pericles (450-430 a. C.), y el periodo puramente clásico (430-400 a. C.)..

Período arcaico tardío

Es la primera etapa. Tiene varias fases. Comienza a principios del primer milenio antes de Cristo y se cierra en el primer tercio de Siglo V a. C. La arquitectura, definida como edificaciones ejecutadas según un diseño estético consciente, desapareció de Grecia desde finales del periodo micénico (alrededor de 1200 a. C.) hasta el Siglo VII a. C., cuando la vida urbana y la prosperidad se recobraron hasta el punto de poder emprenderse la edificación pública. Pero a partir de entonces muchos edificios griegos durante el periodo de las colonizaciones (siglos VIII – VI a. C.), se hacían de madera, adobe o arcilla.

Alrededor del año 600 a. C., las columnas de madera del antiguo Hereo de Olimpia sufrieron una transformación material, conocida como “petrificación”, en la que fueron reemplazadas por columnas de piedra. Poco a poco, otras partes del templo fueron petrificadas hasta que todo él estuvo hecho de piedra.

En esta época se usaba el orden dórico, incluso el jónico. Ejemplo de la etapa de transición entre el período arcaico y el clásico es el templo de Poseidón, en Paestum, de planta rectangular, períptero y hexástilo.

  

Período clásico

Es la segunda etapa, que se corresponde con lo Siglos V y IV a. de C. Como la pintura y la escultura  de la época, la arquitectura griega de la primera mitad de la Antigüedad clásica no era «arte por el arte» en el sentido moderno. El arquitecto era un artesano empleado por el estado o por un rico cliente privado. No se distinguía entre el arquitecto y el constructor. El arquitecto diseñaba el edificio, contrataba a los obreros y artesanos que lo construían, y era responsable tanto de su presupuesto, como de su acabado a tiempo. Un arquitecto como Ictino, que diseñó el Partenón, el Telesterión de Eleusis, y el templo de Apolo en Figalia, fue un arquitecto griego de la segunda mitad del siglo V a. C. Su estilo se caracteriza por sus columnas y sus entablamentos, presentes a lo largo de toda la evolución del arte griego. Hoy en día sería considerado un genio, era tratado en vida tan sólo como un comerciante experto y muy valioso. Supone el apogeo de los órdenes dórico y jónico.

PARTENON  

 

TELESTERION                                       TEMPLO DE APOLO

Período helenístico

Es la tercera y última etapa del arte griego. Se extiende desde el Siglo III a.C. hasta mediados del Siglo II a. C., tomándose como fecha simbólica de cierre el año 146 a. C., cuando la ciudad de Corinto es conquistada por los romanos.

El peso del desarrollo artístico se trasladó hacia Oriente. En esta época se desarrollaron grandes construcciones en Pérgamo (Altar de Zeus), Rodas y Alejandría. De esta época es el Mausoleo de Halicarnaso.

Lo más destacado son los proyectos urbanísticos como los de Hipódamo de Mileto, con organizaciones en cuadrículas, ejemplo que fue seguido en siglos posteriores. Se abandonó el severo estilo dórico.

http://turquiaysushuellas.blogspot.com/2010/09/bergama-la-antigua-pergamo.html

  

PERGAMO (MAPA),                PERGAMO MUSEO ALEMAN

Los templos griegos

La arquitectura griega clásica está representada, fundamentalmente, por templos, pues se desarrolló en torno a los santuarios, siendo los principales los de Olimpia, Delfos, Atenas, Eleusis, Delos, Epidauro, Mileto, Éfeso y Selinonte. El formato estándar de los edificios públicos griegos se conoce a través de los ejemplos supervivientes tales como el Partenón y el Hefestión de Atenas, el grupo de Paestum, el complejo de templos de Selinunte (Selinus) y los santuarios de Agrigento.

Teatro

  

TEATRO GRIEGO

El segundo tipo de edificio griego en orden de importancia, después de los templos, son los teatros, siendo los primeros edificios en Occidente destinados a espectáculos. Cada ciudad griega contaba con uno.

Los teatros se usaban tanto para reuniones públicas como para interpretaciones dramáticas. Estas actuaciones se originaron como ceremonias religiosas vinculadas con el culto a Dionisos; evolucionaron hasta asumir su estatus clásico como la más alta forma de cultura griega en el Siglo VI a. C. (véase Teatro griego).

Se construían al aire libre, sobre una colina en las afueras de la ciudad. Las gradas tenían forma semicircular y se asentaban en la ladera de un cerro.

Arquitectura militar

Los griegos defendieron desde la antiguedad sus ciudades con murallas, que dieron lugar a los recintos fortificados que llamamos acrópolis. Sin embargo, situándonos ya en el período helénico, las murallas aparecen en el siglo VI a. C., un hecho tardío, pues la población se refugiaba en las acrópolis o en una fortaleza en caso de peligro. Hay que tener en cuenta, además, que las fortificaciones eran tan caras en Grecia que superaban los recursos de las ciudades-estado.

Para evitar el gasto en murallas aparecieron otros elementos militares, tales como las torres defensivas.

Edificios de utilidad pública y social

Las ágoras o plazas públicas rodeadas de pórticos y obras artísticas para reuniones civiles, mercados y asambleas.

La Stoa/Στωα, o pórtico amplio con una columnata abierta hacia el espacio que se usaba para el ágora (centro comercial y cívico) en las ciudades griegas. Una estoa completamente restaurada, la Stoa de Átalo, puede verse en Atenas.

Los gimnasios y palestras o edificios para escuelas, también con patios y pórticos, donde se practicaban los ejercicios físicos y concursos atléticos. Las ciudades griegas de cierto tamaño tenían al menos una palestra o un gimnasio como centro social para los ciudadanos varones. Son espacios cerrados perípteramente, pero a cielo abierto.

Los estadios, con gradería recta a lo largo y semicircular en un extremo para carreras a pie y pugilatos. Estaba destinado a espectáculos de carácter deportivo. El estadio griego más antiguo es el que se encuentra en Olimpia. Las fuentes en las que las mujeres recogían agua.

Casas y planeación urbana

Fuera de los edificios singulares, lo cierto es que las aglomeraciones urbanas en las ciudades estado griegas no debieron seguir ningún plan predeterminado. Las calles serían estrechas y tortuosas, con edificios apretujándose unos contra otros.

Se atribuye a Hipódamo de Mileto, que vivió a mediados del Siglo V a. C., la idea de un plano urbanístico regulador, basándose en la forma de cuadrícula o de rejilla, con las calles cortándose regularmente en ángulos rectos. No obstante, la aplicación práctica de este planeamiento sólo era posible en ciudades de nueva planta, como las que planeó para el Pireo y la colonia ateniense de Thuril., Olinto ciudad de fundación tardía, es un caso raro de ciudad clásica con trazado regular, presentando la influencia de Hipodamo en la uniformidad de las calles y los bloques. Fue en la época helenística cuando se cambió la orientación y se decidió seguir la regularidad del plano. Símbolo de este nuevo planeamiento es la reconstrucción de Priene, en Asia Menor.

HIPODAMO DE MILETO 

La Estoa de Átalo es un período Helenístico situado en la parte oriental primer piso jónico. El monumento fue construido por Átalo II Filadelfio, durante su reinado en Pérgamo (159 a 138 a. C.). Era un regalo a la polis de Atenas, en agradecimiento a la educación que había recibido en ella antes de ser rey.

ESTOA DE ÁTALO

PORTICO DE LA  ESTOA DE ATALO

ESTOA DE EUMENES

http://olga-viaja.blogspot.com/2012/11/el-agora-atenas.html

Órdenes de la arquitectura griega

Los griegos fueron quienes desarrollaron en mayor medida la función ornamental de la columna, elemento arquitectónico ya existente con anterioridad. Fueron ellos quienes fijaron unas normas o cánones de composición arquitectónica en tres estilos (u órdenes clásicos): dórico, jónico, y corintio, aunque los dos primeros son los principales. Durante el período helenístico apareció el capital compuesto. La columna consta de basa, fuste y capitel. Sobre las columnas se asienta el entablamento, que consta de arquitrabe, friso y cornisa. Sobre las fachadas principales, formados por el tejado a dos aguas, están los frontones. Estos estilos se conocen sobre todo por los diferentes capiteles de las columnas, pero hay diferencias en la mayor parte de los elementos de diseño y decoración entre los órdenes, como la proporción alto/diámetro de la columna y las formas del entablamento.

Los propios griegos usaron los nombres de dórico y jónico, lo que reflejaba su creencia de que los estilos descendían de los griegos dorios y jónicos de la Edad Oscura, pero es improbable que esto sea cierto.

ORDENES CLASICOS

Hasta aquí la primera parte. La misma ha sido extraída de varias publicaciones del Internet, con mi único aporte consistente en seleccionar los párrafos que más definen cada uno de los capítulos, y mi propia percepción. Mi intensión ha sido complacer a los quienes me han solicitado darles algunas explicaciones del curso que ha seguido la historia de la arquitectura occidental, a partir de la Grecia antigua, hasta la llegada del período moderno.

Deseo agradecer la colaboración de mi amigo Rolando Forestieri, quien ya casi concluido el trabajo hizo puntuales comentarios.