FINANCIAMIENTO Y PARTICIPACIÓN

Conocí a Antonio Ortiz Mena, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID (1970-1988), durante una visita de cortesía que girara a la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), y al Hostal Nicolás de Ovando, en el año 1974. El Presidente del BID estuvo acompañado del Lic. Diógenes Fernández, Gobernador del Banco Central de la República Dominicana, y otros funcionarios del gobierno y del banco.

Los visitantes, acompañados del Arq. Del Monte Urraca, departiendo en uno de los ambientes exteriores del Hostal Nicolás de Ovando, entonces casi terminadas las obras de restauración y adecuación.

Durante el transcurso de su visita Ortiz Mena quedó, gratamente, impresionado de lo que se estaba haciendo en la Ciudad Colonial y, muy particularmente, en las casas de Frey Nicolás de Ovando. Al finalizar el recorrido, el Presidente del BID sugirió que tanto el gobierno como el sector privado deberían incrementar su apoyo a la Oficina de Patrimonio Cultural con el fin de continuar los trabajos de lo que, según su opinión, podría convertirse en una potencial contribución al desarrollo del turismo en el país, que se emprendía en aquellos tiempos.

Cabe recordar que en el año 1972, en el Banco Central de la República Dominicana fue creado el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (INFRATUR), un organismo financiero para el desarrollo de la infraestructura turística, bajo el liderazgo del Banco Central, con recursos de organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Inter Americano de Desarrollo (BID) y del propio Banco Central. Posteriormente fue creado el FONDO FIDE. ¿No debió haber sido, entonces, cuando se incluyeran los proyectos de Patrimonio Cultural en este esfuerzo compartido?

Años más tarde (1998), conocí a Enrique Iglesias, Presidente del BID (1988-2005), durante sus repetidas visitas a Santo Domingo, y posteriormente volví a encontrarme con él en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, donde me encontraba como Embajador, asistiendo a una reunión del Grupo de Río.  Después de saludarnos, el Sr. Iglesias me preguntó por la Ciudad Colonial, y con cierto deje de ironía comentó sobre la persistencia del Cardenal López Rodríguez, presidente del Patronato de la Ciudad Colonial, en obtener un préstamo de 50 millones de dólares para ser empleados en el centro histórico, del que él se había con vertido en ley, batuta y constitución, con corte y todo.

Al siguiente presidente del BID, el colombiano  Luis Alberto Moreno, lo conocí en Bogotá, Colombia, a raíz de ser designado en dicha posición, con quien hube de charlar sobre los trastornos de su antecesor en Santo Domingo, a propósito del affair con el presidente del Patronato de la Ciudad Colonial, y su fracasado intento de préstamo.

He sacado del baúl de los recuerdos estos comentarios, y la foto anexa, en la que aparecemos el Presidente del BID, el Gobernador del Banco Central, y yo, entre otros, a propósito de los estrechos vínculos que se han suscitado entre el Ministerio de Turismo (MITUR), y el BID, con fines de obtener unos treinta millones de dólares, no cincuenta, para ser empleados en el interminable propósito de intentar rescatar la Ciudad Colonial de Santo Domingo. Lo que es lo mismo que decir, una institución financiera internacional aporta los fondos y un ministerio, cuya responsabilidad no es, precisamente, velar por el patrimonio cultural, asume el rol de la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental.

Tu Renovada Ciudad Colonial

Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial de Santo Domingo

http://www.iadb.org/es/proyectos/project-information-page,1303.html?id=DR-L1035

“El Ministerio de Turismo de la República Dominicana (MITUR), puso en marcha el Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial de Santo Domingo…..Es ejecutado por MITUR y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del contrato BID2587/OC-DR por un monto equivalente a US$31.5 millones. De esta cantidad 30 millones de dólares serán aportados por el BID, mientras que 1.5 millones será el aporte local.”

El que una institución financiera asuma el papel de financista de un proyecto del gobierno es más que justificable, necesaria, siempre y cuando el ejecutante del proyecto esté bajo la supervición del organismo oficial responsable, en este caso la DNPM, no el encargado de promocionarlo (MITUR).

No es comprensible, al menos para mí, que esa institución financiera aporte, en calidad de préstamo, fondos a un gobierno sin que se establezca la responsabilidad de la ejecución del proyecto a ejecutar. Aunque se trate de un proyecto con fines turísticos. Nos llama la atención el hecho de que las notas de prensa siempre son emitidas por MITUR, sin ni siquiera mencionar la agencia oficial encargada, aunque “supuestamente” de dirigir y supervisar las obras que se lleven a cabo en el centro histórico, como lo mandan la ley, y sus reglamentos.

http://www.wipo.int/edocs/lexdocs/laws/es/do/do032es.pdf

Tampoco alcanzamos a comprender, el hecho de que la DNPM no haya dicho esta boca es mía. Y lo peor es, que teniendo que compartir la responsabilidad ante la historia de los daños que puedan ocurrirse, como es el caso del Hotel Francés, tragedia de la que todos se han lavado las manos.

Otro detalle incomprensible es el hecho de que otro organismo del Estado, ajeno a estas responsabilidades, esté asumiendo la ejecución de las obras, como es el caso de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), que está realizando y supervisando, a la vez, las obras que se están llevando a cabo en la Ciudad Colonial, desde hace varios años. De nuevo, sin que la DNPM tenga velas en el entierro. Y sin que la dirección de esta diga absolutamente nada. Como sucedió con el desplome en el Hotel Francés, y como podría suceder en otros monumentos en peligro, como es el caso de la Iglesia de Santa Bárbara, y otros. O como estuvieron a punto de enfrentarse a las ruinas de San Francisco, con el proyecto MONEO, que resultó repudiado por una mayoría del pueblo dominicano. Y otra vez con el silencio de la unidad rectora, y del Ministerio de Cultura del que lamentablemente depende, y nunca se oye palabra alguna.

Desplome del curpo (crujía) delantero de la casona del Siglo XVI que ocupaba el Hotel Francés. Victima del mal menejo de las bras que se ejecutan en la Ciudad Colonial 

Costado occidental de la Iglesia de Santa Bárbara (Siglo XVI), que se ha ido inclinando desde hace algún tiempo. Harán unos treita años unos ingenieros intervinieron, colocáncole unos tubos de hierro como contendores. Actualmente, la OISOE, que no sabe de estas cosas ni “m”, han estado amagando, y las situación continúa siendo la misma.

En este incierto panorama permanecen las monumentales ruinas del Monasterio de San Francisco, primero de los que fueron edificados e instalados en el Nuevo Mundo. El comentario que acompaña las fotos es incierto, en cuanto a las intervenciones de la DNPM, y del Ayuntamiento del D.N. En cuanto a ICOMOS, esta gente lo único que hace es hablar o escribir pendejadas.

Recientes noticias dieron a conocer otro préstamo del BID. Esta vez de mucha mayor cantidad. Es de esperarse, que la responsabilidad de lo que pueda suceder sea tomada en cuenta, y que a la hora de que suceda lo imponderable, algún organismo internacional, como la UNESCO, asuma la responsabilidad de quejarse, como corresponde, y que no ha asumido en otros de los desastres cometidos por el gobierno. Como sería anular de disposición que declara la Ciudad Colonial como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

http://eldia.com.do/bid-financia-mejora-de-la-zona-colonial/

Concluyo diciendo que no es comparable lo que pueda suceder en la ejecución de obras de infraestructura, o nuevas edificaciones, con proyectos vinculados al patrimonio histórico y monumental. Con las primeras cualquier daño es fácil de corregir o rehacer, mientras que con las segundas, además de no poderse hacer nada, se convierte en una pérdida irreparable para el país y el Mundo. A no ser el disparate que han empezado hacer en el Hotel Francés, construyendo, según he oído, un muro exterior a base de bloques de cemento, ¿enchapado con piedra?

Espero que algún día me entiendan. Que le tengo mucho respeto al BID, y me parece muy bien que tomen en serio lo que el Presidente Antonio Ortiz Mena sugirió hace tiempo, antes de que sea tarde.

Como no conozco el contrato de préstamo mediante el cual se están ejecutando los actuales trabajos, ni los que se habrán de ejecutar con los 90 millones de dólares más, no sé si existe alguna cláusula que contemple los errores, o desastres, que se puedan cometer durante el desarrollo de los trabajos. Me gustaría, como dominicano, saber que ha pasado con lo del Hotel Francés. Que dicho sea de paso alcanzo a ver algunos movimientos, ocultos con una cerca metálica, a raíz de cumplirse dos años del penoso desastre.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s