ALTA GRACIA, CÓRDOBA, ARGENTINA

La ciudad de Alta Gracia es la cabecera del departamento Santa María, provincia de Córdoba, Argentina. Está a 36 km al sudoeste de la capital provincial, en el amplio Valle de Paravachasca, entre los faldeos orientales de la Sierra Chica al oeste y la llanura pampeana al este, surcada por el arroyo Chicamtoltina, tributario del río Anisacate.

La ciudad, de unos 50.000 habitantes, es un conocido centro turístico debido a su patrimonio arquitectónico, ya que en su área central se encuentra el casco de una antigua estancia jesuítica.

Dentro de la ciudad se puede apreciar una innumerable cantidad de edificaciones y huellas del pasado jesuítico como la Iglesia principal de la ciudad, la Residencia (hoy museo del Virrey Liniers), el *Tajamar, la Hornilla y **los Paredones. Otros importantes sitios históricos para recorrer son El museo del Che Guevara, la casa de Manuel de Falla, la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes, la vieja estación de trenes y la identidad de una ciudad con una extensa y colorida historia.

*El Tajamar es el dique artificial más antiguo de Córdoba, Argentina, construido por los jesuitas en 1659

 

**Los Paredones se encuentran ubicados en las cercanías de la localidad de Capilla del Monte, en el Valle de Punilla, a 117 Km. de la ciudad de Córdoba.

El Museo del “Che” Guevara muestra un tributo a la tierra que vio crecer a Ernesto “Che” Guevara, a su memoria, a su vida. El museo fue en su momento la casa de la familia Guevara.

Esta elucubración sobre la ciudad de Alta Gracia, en Córdoba, Argentina, no podía pasar por alto estos datos sobre un hombre que, gústenos o no, pertenece a una de las historias más sobresalientes del Siglo XX.  

 https://www.youtube.com/watch?v=hcz7kpjvITY

https://www.youtube.com/watch?v=S_g4rA2T5Zg

Otro atractivo turístico es la casa en la que vivió el compositor español Manuel de Falla. “Por convicción y por temperamento soy opuesto al arte que podríamos llamar egoísta. Hay que trabajar para los demás; simplemente, sin vanas y orgullosas intenciones.” Manuel de Falla.


Alta Gracia fue la ciudad argentina elegida por el famoso compositor español Manuel de Falla para vivir los últimos años de su vida. Permaneció allí desde finales de 1942 hasta el 14 de noviembre de 1946, día en que falleció.

En honor a este renovador de la música hispana, entre cuyas obras se destacan “El amor brujo”, “El sombrero de tres picos” y “La vida breve”, la sociedad de Alta Gracia abrió un museo para recordar su paso por la región, sus obras y su vida.

Llegamos hasta esta ciudad sin haber hecho investigación alguna. Me atraía conocer una ciudad que lleva por nombre Alta Gracia escrito de manera igual a como llaman a esa Virgen en Extremadura, España. Se trataba de ver una especie de pueblo estilo de los del norte de Argentina. Muy particularmente perteneciente a la provincia de Córdoba, única de las que conservan su carácter colonial. Cuando llegamos le pedí al conductor que nos llevara a la iglesia, creyendo que era la única, y allí fuimos a parar. A una construcción colonial compuesta de iglesia y convento, en una preciosa ubicación, que me encantó.

Urania, que me acompañaba, y yo, nos desmontamos del vehículo e hicimos el recorrido por todo el conjunto, menos la iglesia, que estaba cerrada por ser día festivo. Regresamos a Córdoba, y de inmediato me puse a investigar en mi computadora portátil, que siempre llevo a cuestas, y de inmediato pude percatarme del por qué de ese nombre, sin que se venere la Virgen de Nuestra Señora de Altagracia, tal como la veneramos en nuestro, y en Extremadura.

A propósito de un artículo que estaba escribiendo sobre la procedencia de la imagen de Nuestra Señora de  Altagracia, he querido dar a conocer los pocos datos que pude encontrar en la Internet sobre la Altagracia en Argentina. En cuyo relato el señor Alejandro Raúl Reyna comenta lo siguiente:

“Todos los conocedores de la historia de Alta Gracia en Córdoba, Argentina, saben que su nombre tiene origen en la devoción que Alonso Nieto de Herrera, segundo propietario de la Estancia, tenía por la Patrona de su tierra natal, Garrovillas de Alconétar, en la provincia de Cáceres, España. La Virgen de Alta Gracia fue venerada como Patrona en estas tierras, hasta que don José Manuel Solares le dio el Patronazgo bajo su advocación como Nuestra Señora de la Merced.

Pero existe en esta ciudad otro culto a María de Alta Gracia que me toca muy de cerca, y tuvo su origen a comienzos de los años 80, cuando Rubén Pelaccini, radioaficionado, toma contacto con un colega de República Dominicana a quien le consulta por el origen del nombre de la ciudad. Este colega resultó ser Monseñor Hugo Polanco Brito, Obispo de Higüey. Pelaccini lo contacta con la entonces directora del Museo Jesuítico, Noemí Lozada de Solla, iniciándose entre ellos una correspondencia que termina con la visita de Monseñor a Alta Gracia en donde bendice una imagen en mayólica que pusimos, mi señora y yo, en la galería de entrada de nuestra casa, pidiendo en ese momento por el hijo que deseábamos.

Era el 26 de noviembre de 1981, ese día nacía un niño que nos fue entregado en adopción, mi hijo mayor Ricardo. Como resultado y culminación de esta historia, un tiempo después, Monseñor Hugo Polanco Brito llegaba en peregrinación con un grupo de dominicanos a nuestro país, traían con ellos dos réplicas exactas del pergamino que diera origen al culto en la gran isla del Caribe. Una la dejaron en la Basílica de Luján, la otra está entronizada en la capilla de Villa Oviedo que pasó a llamarse, por orden del Arzobispo Raúl Francisco Primatesta, de Capilla de la Sagrada Familia a Capilla de Nuestra Señora de Altagracia.

La imagen original venerada en República Dominicana desde hace más de cuatro siglos tuvo el privilegio de haber sido coronada dos veces, el 15 de agosto de 1922 durante el pontificado de Pío XI, y el 25 de enero de 1979 por Juan Pablo II, quien la coronó personalmente durante su visita a Santo Domingo con una diadema de plata sobredorada, regalo personal suyo a la Virgen. En este país la Patrona es la Virgen de la Merced y la de Altagracia es la Protectora del pueblo: ¿en nuestra ciudad no podría ser igual?

Nuestra Señora de Lourdes, de Fátima, de la Merced, de Altagracia, son nombres que lleva la Madre de Jesús en nuestra ciudad, pero María es sólo una, y en Ella vemos representado el feliz misterio de su Maternidad Divina. Ésta tiene que ser real y verdaderamente, para nosotros, la ALTA GRACIA.”

Nuestra Señora de Altagracia (Higuey)

República Dominicana

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s