LA ALTAGRACIA VENEZOLANA

La ciudad de Quíbor es la capital del municipio de Jiménez en el estado de Lara en Venezuela. Por su artesanía es considerada Ciudad Artesanal de Venezuela. Tiene 110.536 habitantes, la mitad de la población del municipio. Quíbor es también la capital de la parroquia de Juan Bautista Rodríguez, que forma parte de la Gran Barquisimeto.

Las primeras noticias que se tienen por parte de los colonizadores españoles datan de 1545 cuando López Montalvo de Lugo, siguiendo las órdenes del gobernador Jorge Spira se adentra en la llanura que hoy forma el estado de Lara. Lopéz Moltalvo llegó a una tierra que sus habitante denominaban Quíboc, y a veces Quibure, en castellano «cosecha».

“En Venezuela hay varios pueblos cuya patrona es Nuestra Señora de Altagracia y son frecuentes las iglesias dedicadas a esta advocación. Hoy hablaremos de Nuestra Señora de Altagracia de Quíbor, llamada por los lugareños La Caimana. Es un cuadro pintado en 1606 por un imaginero de apellido Tovar, según consta en una inscripción del cuadro (según Alfredo Armas Alfonzo, quien cita al Dr. Cecilio Sarmiento). La imagen se parece a la que se venera en Higüey, República Dominicana. Es una escena del nacimiento de Jesús con el Niño sobre un paño extendido en un pesebre, la Virgen ocupa un lugar destacado al centro, y San José inmediatamente detrás de María, mucho más cerca que el de la imagen dominicana.”

Hay versiones de cómo llegó este cuadro a las inmediaciones de Quíbor. La primera de ellas se asemeja a la historia de la de Higuey. Nos dice Alfredo Armas Alfonzo:

“Un quiboreño muy principal, en vísperas de un viaje suyo a Santiago de León de Caracas, recibió el encargo de sus hijas de una imagen de Altagracia. En vano la solicitó en los negocios del ramo conocidos. En otra salida suya del año siguiente, con el mismo destino, las hijas insistieron en el pedido, pero tampoco esta vez tuvo suerte a pesar de su empeño. Pensó, entonces, mandarla a pintar con artista de oficio y con la decisión tomada volvió a la posada. Allí, sobre la mesa, encontró un rollo de lo que parecía pergamino. Curioso lo extendió y no le quedó duda: era un cuadro de la Virgen de Altagracia. Lo había dejado, con el encargo de su venta, un desconocido que no apareció más por la posada. El quiboreño pagó el valor, una suma grande, pero de Tovar, o quien fuese su desconocido agente, jamás se tuvo noticia alguna. El relato de la advocación quiboreña coincide exactamente con la dominicana aún en sus más mínimos detalles.

Además de coincidir, esta versión falla por ciertos aspectos: en primer lugar para 1606 El Tocuyo y Barquisimeto eran ciudades con vida cultural más activa que Caracas que tenía poco tiempo de fundada; en Caracas, para la fecha y hasta el siglo XVIII, no había tiendas que vendieran santos, sino que éstos se encargaban a un imaginero (pintor o tallista), quien luego los entregaba; Quíbor fue fundada en 1620, 15 años después de la presencia del cuadro en la región. Me parece más lógica la otra versión, aunque sea menos misteriosa: a requerimiento de los hermanos Gómez de Alvarado, quienes deseaban una imagen para su capilla, el cuadro fue pintado en 1605 por Tomás de Cózar, un pintor malagueño. Es una de las pinturas más antiguas de Venezuela. Esta segunda versión también tiene su leyenda, según la cual, a pesar de tener una iglesia más grande en la parroquia, la Virgen permaneció en la Capilla, pues se hacía muy pesada cuando se proponían trasladarla. Soy más prosaico. La Capilla y su cuadro eran privados y sus propietarios ejercían la mayordomía, por lo menos hasta 1810.

La capilla o ermita donde se venera queda a unos dos kilómetros del centro de Quíbor y tuvo su origen en la piedad cristiana de un terrateniente de la localidad. El 29 de agosto de 1776, el Obispo Mariano Martí le hizo la visita pastoral.

Una versión jocosa de la aparición de la Virgen es que un quiboreño se bañaba en un río cercano cuando, de repente, se le presenta un feroz caimán dispuesto a almorzar. El pobre señor, en su desesperación invoca la protección de la Virgen, pero del susto no le sale el nombre, sino que repite una otra vez: ¡Socórreme, Caimana! ¿Será posible?”

Procesión en Quibor

Con la ayuda del Internet me he podido enterar de la fe que los venezolanos profesan a Nuestra Señora de Altagracia. Una procesión de la imagen que veneran en Quibor, en la fecha que se celebra cada cuarta semana del mes de enero muestra la manera de como los quiboreños salen a las calles a encontrarse con su Virgen.

Además de Quibor, ciudad similar a Higuey, en términos de parroquias en las que se veneran las antiguas imágenes de la Virgen de Altagracia, los venezolanos también la veneran en Caracas.

La parroquia de Altagracia fue erigida en viceparroquia de la Catedral en el año de 1674 por el entonces Obispo Fray Antonio González de Acuña, y luego en el año de 1750 se constituyó en una parroquia separada de la Catedral. Para esta época, ya el “Casco Histórico” de la ciudad se había ampliado bastante.

El nombre de la parroquia se debió a la iglesia de Altagracia, la cual data en el sitio actual desde 1668, fue la quinta iglesia construida en la ciudad de Caracas.

Su frontal es uno de los más bellos entre las iglesias caraqueñas, su estilo es barroco con elementos renacentista.

A finales de la colonia el diplomático francés Francisco Depons, hizo el siguiente comentario en relación a la iglesia parroquial de Altagracia:

En general, las iglesias de Caracas están bien construidas. La iglesia parroquial de Altagracia es la mejor de todas y su fábrica honraría hasta a las principales ciudades de Francia. El derecho de la virtud a la estima y admiración pública me obliga a hacer constar que los pardos libres vecinos de esta iglesia, la construyeron y ornaron a sus expensas ayudado por algunas contribuciones de los blancos”.Se refería a los Hermanos de la Cofradía de Nuestra Señora de Altagracia, Sociedad de Mulatos, fundada en 1614 y que funcionaba en la iglesia del Convento de los Dominicos en San Jacinto, hasta que se trasladaron a Altagracia.

Concluyo esta breve reseña de Nuestra Señora de Altagracia en Venezuela con la imagen de la Virgen Patrona de los Puertos de Altagracia, ciudad venezolana, capital del municipio Miranda del estado Zulia, en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo.

Advertisements

2 thoughts on “LA ALTAGRACIA VENEZOLANA

  1. Muy interesante, don Manuel. Me encantan todas estas investigaciones que realiza y que tanto nos alimentan de conocimientos.

    Fe María Franco de Aja

    Gerente de Oficina Corporativa

    Directora de Imagen Institucional

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s