FRANCIS EDUARD MELOY JR.

A sugerencia de un amigo, que al igual que yo escribe y publica un artículo semanal, me dispuse a complacerlo, y complacerme a mí mismo, dado mi aprecio y respeto a esa persona, que sobre todo fue un sincero amigo.

Francis Edward Meloy, Jr. (Mar. 28, 1917 – Junio 16, 1976) un diplomático de los Estados Unidos de América que fue promovido por su gobierno en al año 1969 para servir como Embajador en la República Dominicana, hasta el año 1973.

Durante los cuatro años que permaneció en nuestro país se distinguió por su hombría de bien, excelente trato, buen amigo y, lo más importante, el haber conducido una difícil misión a lo largo de su gestión, durante los cuales tuvo que demostrar su capacidad como diplomático. Granjeándose el respeto, la simpatía y la admiración de todo el que lo trató.

Recuerdo mi primer encuentro con el Embajador Meloy durante una recepción en la Embajada norteamericana, a la que acostumbraba asistir en mi calidad de Director de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC). Fue, entonces, como de manera fortuita Meloy se me acercó. Le interesaba saber sobre mi labor al frente de la institución cultural y, muy particularmente, de los trabajos que yo venía realizando en la calle Las Damas, donde se instalaría un hostal turístico similar a los que los españoles estaban instalando en valiosos monumentos, en diferentes regiones de España.

De aquel contacto surgió una invitación mía para visitar las oficinas en las que laboraba. Desde allí, después de presentarle al personal de la misma, y mostrarle el Museo Virreinal, en la segunda planta, posteriormente desmontado, nos trasladamos a pie hacia la calle Las Damas. En el transcurso del recorrido, al pasar junto a la fuente que el Arq. Cristian Martínez había construido en la Plaza de España, al lado del Alcázar de Colón, el Embajador me comentó algo que me sorprendió. Deteniéndonos frete a la fuente me dijo, que no me preocupara, que con varios camiones de arena se resolvía el asunto. De esa manera quiso hacerme sentirme bien, dado mi desagrado con ese espantoso ojo de agua que, con el apoyo del presidente Balaguer, se había atrevido a encaquetar en un lugar inapropiado, tanto por su historia, como por su cercanía a uno de los principales monumentos históricos de América. No fue nada comparable a la pirámide de cristal que el arquitecto I. M. Pei construyó frente al Museo del Louvre.

 

La fuente antes y después de la eliminación de la estatua de Isabel La Católica, que fue trasladada al Faro a Colón.

Ya en el lugar al que nos dirigíamos le mostré la obra que llevábamos a cabo en las casas de Ovando en toda su extensión, acompañando el recorrido con las explicaciones que le pudieran interesar. Lamentablemente para él, la inauguración del Hostal Nicolás de Ovando ocurrió cuando ya él se había marchado de Santo Domingo. Siendo su reemplazante otra persona que llegó a ser, igualmente, otro gran amigo. El Embajador Robert S. Hurwitch.

Poco tiempo después volvimos a encontrarnos. Esta vez en mi residencia, que entonces era una casa del Siglo XVI que restauré en la calle Padre Billini de la Ciudad Colonial. Recuerdo, que al llegar hasta el traspatio, en el que instalé una fuente-piscina, a cuyos lados había sembrado una planta de higuero que me regaló la entonces Gobernadora de La Vaga, y del otro lado unas “matas” de guineo manzano, que a la sazón estaban cuajadas de hermosos racimos, que fueron de la admiración de Melloy. Al día siguiente Urania envió a Elías nuestro chofer a llevarle unas manos de los guineos colocados en una cesta de mimbre.

Como toda gestión diplomática la del Embajador Meloy llegó a su fin, siendo trasladado a Guatemala. Para despedirlo Urania y yo le ofrecimos una cena en nuestra casa, a la que asistieron, el Vicepresidente de la República Lic. Carlos Rafael Goico Morales y su esposa Doña Beatriz, el Embajador de Los Paises Bajos y señora Rosemary Elshove, y el señor Gerald Lamberti, asesor económico de la Embajada norteamericana, y señora.

Días después el presidente Balaguer le ofreció un almuerzo en el Palacio Nacional, al que fui invitado. Siendo este detalle para mí algo que jamás podré olvidar. Ya que la posición que ostentaba no era considerada de tanta importancia como para tener el privilegio de participar conjuntamente con los más altos dignatarios del gobierno, y un selecto grupo de empresarios particulares. Solo una sugerencia del homenajeado podía hacerme pensar en lo que habría ocurrido.

Pasó el tiempo, y una noche del 16 de junio de 1976, en que me encontraba dictando una conferencia en el Instituto Cultural Dominico Americano llegó la infausta noticia de la muerte de Francis Eduard  Meloy, Jr. ocurrida en Berut, Líbano, adonde había sido trasladado desde Guatemala.

Pero, con anterioridad a todo lo expuesto no puedo dejar de mencionar, que el Embajador Meloy Jr. intervino, exitosamente, en difíciles problemas  políticos, en uno de los cuales el coronel Donald J. Crowley de su Embajada fue raptado el 24 de marzo de 1970.

Como persona que demostraba su interés por la cultura hubo de complacer una solicitud mía, consistente en que un miembro del Cuerpo de Paz colaborara con la OPC. Siendo complacido, como era de esperarse, fue acreditado el señor Robert S. Gamble, a quien hube de asignarle una importante tarea en Puerto Plata, consistente en colaborar con el Dr. José A. Puig, en su misión de rescatar el patrimonio construido en Puerto Plata. Siendo uno de los principales aportes de su gestión la publicación del trabajo “Puerto Plata La Conservación de una Ciudad”, que escribiera conjuntamente con el Dr. Puig. Al finalizar su misión la agencia norteamericana tuvo a bien concedernos dos técnicos más.

”El perfil republicano de la parte más antigua de la ciudad de Puerto Plata, declarada Zona Histórica por decreto 552-73 del 11 de septiembre de 1973, se ha visto disminuido por incendios intencionales y demoliciones indignantes, como la de la Quinta Limardo. De una revisión del trabajo de inventario hecho por el Dr. José Augusto Puig Ortiz y el especialista estadounidense Robert S. Gamble acerca de los inmuebles de mayor importancia histórica se ha constatado que la desaparición de muchos de los mismos alcanza un alto porcentaje con respecto a los existentes en el momento de su levantamiento.”

Si la colaboración de Gamble fue importante, no menos lo fue la actuación de Peter Vitakis, último de los tres miembros del Cuero de Paz en servirle a la OPC, quien en un momento de dificultades de mi amigo Manuel A. García Arévalo aceptara volver a Santo Domingo desde Brooklyn, donde residía,  para ocuparse de montar la Sala de Arte Prehispánico, con la colección de la Fundación García Arévalo, que estuvo amenazada de ser expropiada para engrosar la del mal llamado Museo del Hombre Dominicano, que se encontraba en su terminación.

http://www.presidency.ucsb.edu/ws/?pid=60472

 

“As a special mark of respect to the memory of The Honorable Francis E. Meloy, Jr., Ambassador of the United States of America to the Republic of Lebanon, and Robert O. Waring, Economic Counselor of our Embassy in Lebanon, both killed while in the performance of their duty, it is hereby ordered, pursuant to the provisions of Section 4 of Proclamation 3044 of March 1, 1954, as amended, that on Monday, June 21, 1976, the flag of the United States shall be flown at half-staff on all buildings, grounds, and naval vessels of the Federal Government in the District of Columbia and throughout the United States and its Territories and possessions. I also direct that the flag shall be flown at half-staff on the same day at all United States embassies, consular offices, and other facilities abroad, including all military facilities and naval vessels and stations.”

GERALD R. FORD
The White House,
June 17, 1976

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s