A MODO COMPARATIVO

En mi anterior lucubración expuse varias fotografías de distintos ambientes del Viejo San Juan de Puerto Rico. Tenía cierto interés en que los que continúan leyéndome tuvieran una idea, si es que no la tenían, de las condiciones en que se encuentra el centro histórico sanjuanino, orgullo de los puertorriqueños, y encanto de quienes lo visitan.

Fíjense en la limpieza de sus calles, en el orden en que se encuentran las facilidades que ofrecen sus negocios, tanto dentro como fuera de las edificaciones, la pulcritud de sus fachadas, en fin, a cuanto se ha logrado, capaz de atraer a sus ciudadanos, como a los turistas que lo visitan. ¿No será de ahí que a Puerto Rico la llaman la Isla del Encanto?

Los colores que tienen sus fachadas, además de suaves se corresponden con los que siempre tuvieron, ya que la casi totalidad de ellas procede de los siglos XIX, y principios de XX, cuando se pusieron de moda los mismos en toda la región del Caribe.

Antes de pasar al muestrario escogido, con el propósito de hacer la comparación, quiero poner en evidencia que las vistas escogidas de la Ciudad Colonial de Santo Domingo son, mayoritariamente, del sector que hemos llamado Ciudad de Ovando, que va desde la calle Las Damas hasta la calle Hostos, en las que predomina el blanco cal o la piedra, y en tres calles más al oeste, hasta llegar a la José Reyes.

Tres ambientes que muestran la antiguedad de la que hablamos. Las dos primeras, calle Atarazana, bordeando el Alcázar de Colón, y la siguiente, calle La Damas, conocida como la primera arteria abierta y habitada del Nuevo Mundo. Todos casi colindantes, corresponden a los primeros que surgieron en la Ciudad Colonial, a principios del Siglo XVI. Y los que se han mantenido como debería estar todo el centro histórico.

 

  

Calle El Conde, desde hace tiempo la arteria principal de la Ciudad Colonial, cuya apariencia desdice de su valor histórico y turístico. El tramo comprendido entre la calle Las Damas e Isabel La Católica ha sido el único rescatado, ambientado, y aprovechado turísticamente. Le siguen dos tramos en los que se perdió, casi totalmente, su antiguo ambiente colonial. Y el que ha sido abandonado por muchos de sus antiguos negocios, o modificados algunos por otro tipo, ajeno a lo que se espera de una calle y de un sector como el que ocupan.  

Calle Arzobispo Meriño, antiguamente Real de la Contera, una de las más importantes de la Ciudad Colonial, donde se encuentra la entrada principal de la Catedral, el transformado Palacio Consistorial, la Casa de la Moneda, y otras edificaciones particulares de valor histórico. En cambio la mayor parte se mantiene en pésimo estado, como las casas que aparecen en la foto, que son de principios del Siglo XVI, y no ha habido forma de que se rescaten. Al final de esa cuadra se encuentra lo que fue el maravilloso Hotel Francés, cuya crujía frontal se desplomó hace dos años, por descuido de las autoridades.

Calle Luperón, cuya esquina con Duarte habla por sí sola.

  

Esta calle fue el lindero occidental de la Ciudad Ovandina, cuyo perímetro abarcaba diez manzanas. En ella el Comendador Nicolás de Ovando fundó el Hospital de San Nicolás, y al final de la misma se construyó el Monasterio de San Francisco. Ambos en ruina. El edificio de la esquina a la izquierda es el Edificio Baquero, uno de los primeros construidos a principio del siglo pasado. Cuando se pensó que Santo Domingo empezaba a despuntar. Actualmente se encuentra abandonado. En la acera de enfrente nos encontramos con cuatro casas coloniales, probablemente del Siglo XVI, camufladas y pintoreteadas con colores subidos de tono, al igual que la última. Esta vez más aplastante. Todas ellas resultado de un proyecto que se esta realikzando por cuanta del Ministerio de Turismo y la Oficina de Ingenieron Supervisores de Obras del Estado (OISOE)

 

Inicio de la calle José Reyes con la calle Padre Billini. Al fondo se encuentra la Iglesia Regina Angelorum. Esta calle, al igual que la 19 de Marzo, y la Duarte, corresponde a las que surgieron, y fueron edificadas posteriormente. Muestra el mismo descuido que padece el antiguo sector.

  

En el extremo norte de la Ciudad Colonial se encuentra la Iglesia de Santa Bárbara, Estas dos calles son de las que componen la barriada de Santa Bárbara  primera ocupada por el sector obrero de la ciudad. Y entre estas dos cuales se encuentra la ruina de la NEGRETA, antigua edificación donde se alojaban los negros esclavos traídos del África, a principios del Siglo XVI.  

Como habrán podido notar, no he querido incluir fotografías desagradables, de las que lamentablemente abundan en el sector colonial. No era para tanto, ya que con las muestras incluidas todo está dicho. Al menos, eso es lo que yo pienso.

 

 

 

 

Advertisements

One thought on “A MODO COMPARATIVO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s