REGRESO A SANTO DOMINGO

De no haber sucedido lo que lamentablemente sucedió, y de lo que no pienso volver a hablar mientras vida tenga, no nos hubiéramos ido de Miami. Con pena, dejando atrás gratísimos recuerdos y un grupo de amigos y compañeros de la Cámara de Comercio, a quienes no he vuelto a ver jamás. Ya de regreso a Santo Domingo, a finales del año 1986, volvimos a instalarnos en nuestro apartamento del condominio Anacaona I, de la Ave. Anacaona, que habíamos dejado rentado.

Transcurrido algún tiempo, y calmadas las angustias que me empujaron a tomar tal decisión fui a saludar, entre otros, a Rafael Bello Andino, de nuevo instalado en su anterior despacho como Secretario de Estado de la Presidencia. Durante nuestra entrevista pasamos revista al pasado, a los encontronazos que se sucedieron, y a mi deseo de saludar al presidente, a quien no había vuelto a ver desde aquellos memorables tiempos, en que le sirviera desde la dirección de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), durante su período completo (1966-1978). Bello Andino me prometió encargarse y avisarme. Pero nunca más supe de él.

Más adelante, unas amigas de Miami, que habían colaborado con mis inquietudes, vinieron a Santo Domingo y me pidieron que les hiciera diligencias para ir a saludar al presidente Balaguer. Me costó apelar a otros contactos para que me fuera posible complacerlas. Una mañana fuimos a Palacio, y cuál no sería mi sorpresa al escuchar al presidente preguntarme que como me iba en Miami, que si no pensaba regresar, sin que supiera que desde hacía un buen tiempo ya yo me encontraba en el país, y había realizado algunos intentos para ir a saludarlo.

Después de este fortuito encuentro, en el que se mostró complacido de verme,  jamás volví a verlo. Con razón o sin ella estoy seguro de me habrían indispuesto con él, mencionándole, entre otras canalladas, mis contactos con el PRD, y sabrá Dios cuantos chismes más. Mientras tanto, ya los de la pandilla, con sus trompos enrollados desde hacía tiempo, estaban dispuestos a cosechar lo que con tiempo más que suficiente habían comenzado a sembrar, y cansado de poner los trompos a rodar.

004 (4)

Separado, definitivamente, del hombre a quien serví, y me trató de manera excelente, y alejado del quehacer gubernamental, desde mi modesto estudio leía las publicaciones que hacía el gobierno todos los meses sobre los gastos que incurría en las obras que ejecutaba su gobierno, en las que aparecían las que estaban a cargo de la todavía OPC y la Comisión de Monumentos. Al llegar al final de esta segunda Era, conocida como de la de los “diez años”, me permití hacer un sumatorio de lo que el gobierno había dispuesto para dichas obras, que no podía tener una idea precisa de si habían sido correctamente invertidos, ya que jamás se me ocurrió ir a ver lo que hacían para poder estar en condiciones de sopesarlas.

Consciente de que los montos invertidos lucían exagerados, se me ocurrió ir a ver al director de la revista RUMBO, de cuya entrevista salió a la luz una serie de reportajes, escritos por Fausto Rosario Adames, que explotaron como bombas. Sin que, como de costumbre, nada ocurriera.

Para que lo relatado expresara lo que en realidad había sucedido, y de lo que algunas de las obras aparecerían publicadas sus fotos, me dispuse acompañar al periodista adonde fuera necesario. ¿Y qué pasó después? Nada. Tal y como nos tienen acostumbrados los sucesivos gobiernos, desde siempre. Y algo similar a lo que está ocurriendo ahora con los diferentes casos de corrupción e impunidad que han salido a flotar en la fétida atmósfera de la República, y más allá.

002 (3)  003

Para dar una idea de las denuncias de la revista RUMBO, a continuación aparece, escaneado, uno de los artículos tratado en una página de una de las tres revistas.

001 (Medium)

De esa Era heredamos las obras de restauración de varias casas coloniales, cuál de ellas peor una de otras. Entre las que vale la pena destacar las del Hotel Francés, en las que fue necesario deshacer casi todo lo qué se había hecho. Incluyendo la fachada, la distribución interior, la climatización, y la impermeabilización. Imposible de ver hoy debido al desplome de hace casi dos años. En cuanto a la ampliación del Hostal Nicolás de Ovando, de la que no se llegara hacer casi nada, fui testigo, conjuntamente con el Arq. Luis Lajara Solá, encargado del proyecto final por cuanta de la empresa Accor, de lo que se había hecho hasta la llegada al gobierno, en 1996, del Dr. Leonel Fernández, y mi regreso a la OPC.

A quien le interese ver un ejemplo de aquel desastre los invito a visitar la casa No. 161-B de la calle Isabel La Católica, ocupada por Monumento a la Resistencia, que actualmente es comparable a la casa del Conde Drácula.

ISABEL LA CATOLICA 161B (1) NO.1

ISABEL LA CATOLICA 161B (4) NO.2  ISABEL LA CATOLICA 161B (5) N0.3

Mientras unas cosas y otras se sucedían dediqué un buen tiempo a publicar una página semanal en uno de los principales diarios de la ciudad, en las que traté algunos temas relacionados con el patrimonio cultural de América, y por tratase de la cercanía del V Centenario del Descubrimiento, titulé “A PROPÓSITO DEL V CENTENARIO”, de las que llegaron a ser 136 páginas.

005 (5)

Pero no todo fue escribir, y joder. De cuando en cuando daba mis vueltas por el Mundo, muy particularmente New York, donde teníamos entonces nuestra familia, y España. Uno de esos viajes lo dediqué, exclusivamente, a la región de Extremadura, la que según Miguel Muñoz de San Pedro, Conde de Canilleros, fue “La tierra en la que nacían los Dioses”. Mi intención fue conocer lo más que pudiera la figura del Gobernador Frey Nicolás de Ovando. Para lo que fue necesario tomarme más dos semanas recorriendo los lugares que la historia del primer gobernador de Indias menciona como las más importantes.

006

HPIM1468

En compañía de la Directora del monumental Conventual de San Benito, en Alcántara, frente a la tumba de Nicolás de Ovando.

En el Conventual de San Benito, en Alcántara, donde descasan los restos mortales de Ovando, tuve la dicha de conocer algunos de sus más fervientes admiradores, de los que pude adquirir algunas de sus obras. Obras que reflejan las diferencias entre lo que se ha escrito, a partir de Charlevoix (Siglo XVII), y han repetido nuestros  historiadores, y aparecen en los textos escolares dominicanos, y lo investigado desapasionadamente, con criterios actualizados, por esos autores.

Otra visita memorable fue a Garrovillas de Alconétar, ubicada en medio de una dehesa extremeña, donde se practica el culto a la Virgen de  La Alta Gracia, patrona de esos lugares, y desde donde, supuestamente, fuera traído a nuestro país.

GARROVILLAS

HPIM1500 (2)

Ermita de la Virgen de Alta Gracia en Garrovillas de Alconetar

DSC03954 (Medium)  HPIM1506

Retablo barroco en el que se encuentra la Virgen de Alta Gracia

Completado el periplo extremeño, y conocidos casi todos los lugares vinculados a Frey Nicolás de Ovando, nos despedimos, después de haber hecho sendas paradas en Mérida y Badajoz. En la primera fuimos gratamente impresionados con su riqueza romana, y en la segunda de la que heredaron de los moros, y se venera, igualmente, la Virgen de Altagaracia. Finalmente, de Badajoz nos dirigimos hacia Portugal. Pero ya esa continuación del viaje corresponde a otra cosa.

HPIM1527

Frente al teatro romano de la Augusta Mérida

HPIM1547

Estructura mozárabe actualizada con aplicaciones de cristales y elementos contemporáneos para uso moderno. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s