UN LOGRO INCONMENSURABLE

Nota: En mi entrega anterior (MI RETIRADA – 1978) inserté, erróneamente, una foto de un monasterio que no es el que se encuentra reconstruido en North Miami. Este está compuesto,  únicamente, de un claustro, una capilla, y  sus anexos, de un monasterio español de Segovia, del Siglo XII. En cambio, inserté, igualmente, un link que contiene un video del correcto.

Al nosotros llegar a Miami, ciudad que ha llegado a ser llamada Puerta de las Américas, la presencia dominicana empezaba a hacerse sentir. No obstante, no existía un núcleo representativo de la misma. Fue entonces cuando decidimos crear la Cámara Dominico Americana de Comercio, Inc.

A su inauguración asistió un juez de la Corte del Estado de La Florida, quien leyó el acta fundacional, y tomó juramento a los miembros de la junta directiva. Igualmente, asistió el Alcalde de Miami, Mauricio Ferré, y otros. De Santo Domingo asistieron algunos funcionarios gubernamentales, entre los que se encontraba el Lic. Hatuey De Camps, Secretario de la Presidencia, y Carlos Despradel, nuestro Embajador en Washington. Igualmente, asistió el presidente de la Cámara de Comercio de Santo Domingo, y una nutrida delegación de empresarios y amigos dominicanos. Dos excelentes intérpretes de la música culta dominicana, el violinista Jacinto Gimbernard y el pianista Vicente Grisolía interpretaron los himnos dominicano y norteamericano, así como una selección musical durante el transcurso del acto.

  

Con el propósito de que la comunidad empresarial de La Florida tuviera la oportunidad de conocer y escuchar a diferentes representativos de la nuestra, actividad que debía haber estado desempeñando nuestro Consulado, decidimos poner en ejecución un programa consistente en almuerzos bimensuales, en  los que se presentarían personalidades del mundo empresarial dominicano. Y así fue como se llegaron a realizar varios de estos encuentros, para los cuales contratamos el gran salón ubicado en el penthouse del Hotel Everglades, de la concurrida Biscayne Boulevard de la ciudad de Miami.

Atendiendo a preocupantes comentarios que se producían en Miami de las universidades dominicanas, a las que acudían estudiantes de origen hispano residentes en La Florida, iniciamos los encuentros con el Doctor George Hazouri, Rector de la Universidad Iberoamericana de Santo Domingo (UNIBE) al que asistió una nutrida representación compuesta por rectores, profesores y estudiantes universitarios, especialistas en diabetes, integrantes de las diversas alcaldías del Condado de Miami-Dade, invitados especiales, y otros.

Continuando con los encuentros bimensuales presentamos al Ing. Hugo Bueno Pascal, Director de la posteriormente desaparecida Compañía Dominicana de Aviación (CDA), al legendario periodista, director del Listín Diario, Don Rafael Herrera, al Presidente del Banco Popular Dominicano, Alejandro Grullón, al Administrador de CORDE, al Presidente de la Asociación de Industrias, y al Embajador de EEUU en República Dominicana, Robert Anderson, y otros.

 

 

Una actividad que constituyó un resonante éxito fue la celebración de su primer aniversario, que se llevó a cabo en el trascurso de una cena bailable, en el recién inaugurado Hotel Pavillion. Contó con la presentación de la colección más reciente de nuestro Oscar de La Renta, que vino, expresamente, desde New York, la vocalista Rhina Ramírez, así como la Super Orquesta San José, bajo la dirección de Papa Molina. El Vicecanciller dominicano, Rudy Leyva Polanco, impuso a De La Renta una condecoración a nombre del gobierno dominicano.

  

  

Y continuando con las diversas presentaciones, vinieron de Santo Domingo el pianista Vicente Grisolía, el tenor Henry Ely, y la soprano Marianela Sánchez, quienes actuaron en una sala de conciertos de la Universidad de Miami.

Igualmente nos responsabilizamos con la presentación de una exposición de varios artistas dominicanos, organizada por el Banco Central de la República Dominicana, que tuvo efecto en el majestuoso Biltmore Hotel de Coral Gables.

 

  

Una actividad considerada fuera de serie fue el vernissage de la pintora y amiga dominicana María Aybar. La misma se llevó a cabo en nuestra residencia de Coral Gables, para la que fue necesaria el desmontaje de los cuadros de nuestra colección y el montaje de los de la artista. El acontecimiento social y cultural fue reseñado por el Miami Herald, dedicándole una página completa en su sección Galería.

No podía concluir esta lucubración sin referirme a la satisfacción que hube de sentir cuando el Miami Herald me dedico un artículo en sus páginas del 15 de junio de 1986, a propósito del décimo aniversario de El Herald en español.

Advertisements

One thought on “UN LOGRO INCONMENSURABLE

  1. Lo admiro por su dedicación, por su esfuerzo contínuo, por su desprendimiento y su modestia al dedicarle todo su éxito a la tranquilidad de haber realizado, y aún estar realizando, un trabajo independiente productivo y prolijo. Orgullo dominicano!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s