ADENDUM

Me sentiría muy mal si dejara sin exponer el complemento de lo que expuse en mi envío anterior, relacionado con las obras de restauración del palacio de Nicolás de Ovando, muy particularmente de su fachada.Expuse lo que hicimos en su extremo norte. ¿Recuerdan? Y si no, búsquenlo.

hostal-n-de-ovando-13  hostal-n-de-ovando

La parte del palacio al que me estoy refiriendo es la del balcón y toldos.

Pues bien, en el otro extremo sucedió, algo similar al extremo norte, que le habían segregado unos diez metros al palacio, y fungía como dependencia del periódico El Caribe. Y como fue una costumbre santodominguense (mala, por cierto), cambiaron la hermosa fachada de piedra dotada de un portón y una ventana confeccionada en sillares labrados, por otra republicanada, compuesta por un balcón de concreto, dos puertas en cada piso, y un antepecho. Y la pintaron de verde.

Después de haber sido despojado del pañete, del balcón y el antepecho, ocurrió lo que puede verse en la siguiente foto:

hostal-n-de-ovando-3

hostal-n-de-ovando-29Y más integralmente a la derecha del dibujo confeccionado para los efectos.

Iniciados los trabajos de reconstrucción nos dispusimos a darle forma al portón, apoyándonos en los cimientos ocultos de los arranques de las mochetas, y dos sillares de los que componían el dintel, tanto exterior como interiormente. Y a seguidas, completar el muro y la ventana superior, de la que fueron enconthrados algunos sillares.

hostal-n-de-ovando-15

Quedando la misma de la manera siguiente:

100_5029

Como han podido ver, los trabajos efectuados por personas con criterio de lo que tienen entre manos, no es tan sencillo como  construir una obra nueva. La sensibilidad y la experiencia, acompañadas de las de otras personas con mayores conocimientos que los nuestros, son elementos esenciales para darle frente a una obra de la importancia del palacio de Ovando, como del Hotel Francés. Todo es posible, siempre que se respeten las normas internacionales, y no se cambien los papeles caprichosamente adoptados.

Por otro lado, cualquiera se pregunta ¿Cómo un gobierno que se respete, aunque ignore de lo que se trate, puede apoyar un desastre, y un irrespeto a la historia, sin que se le pase factura?

Y por otro lado, ¿Cómo se atreve una agencia de crédito internacional, como en este  caso es el BID, financiar un proyecto sin antes documentarse como corresponde? Existiendo una institución mundial, que vela por estas cosas, como es el caso de la UNESCO. Y otra nacional (DNPM) que sabemos se encuntra muy disminuida, y no opina. Que tampoco ham dado la cara a los desmanes que se han venido cometiendo en la Ciudad Colonial, sin que estas digan esta boca es mía.

Aunque el tiempo, que todo lo archiva en su extensa memoria, habrá de hacerse cargo de juzgar estos y otros desmanes, el daño que se cometa quedará ahí, aunque cuando emitia su juicio, y dicte sentencia, para las  actuales y futuras generaciones podría ser muy tarde.

 

 

Advertisements

UN CLAMOR

PROYECTO SERÁ FINANCIADO POR EL BID
Rehabilitación del Hotel Francés respetará historicidad de la edificación
24 noviembre, 2016

El Ministerio de Turismo (Mitur) presentó la propuesta para la rehabilitación de la fachada norte del antiguo Hotel Francés en la Zona Colonial, destacando que se respetará la historicidad de la edificación para mostrar su evolución y los cambios que se fueron incorporando en el curso del tiempo.
La reestructuración se llevará a cabo a través del Programa de Fomento al Turismo de la Ciudad Colonial (PFTCC) y seguirá los lineamientos y criterios planteados por la Comisión de Alto Nivel (CANRHF).
El proyecto será financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y tiene como objetivo rehabilitar la fachada norte del inmueble, tomando en consideración los aspectos estructurales, los criterios de restauración y conservación a nivel nacional e internacional.
La decisión de los expertos ha sido centrar la restauración arquitectónica y el diseño de la fachada en la recuperación de la arquitectura que tenía la edificación a finales de la década de los 80, incluyendo el balcón corrido y el portal en piedra.
Se tomó en consideración las investigaciones realizadas para la restauración del 1992, así como elementos aportados en ese proceso. La presentación de la recuperación del hotel estuvo a cargo de especialistas de la firma Carlos Jorge & Asociados, además participaron representantes del Ministerio de Obras Públicas, el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), la Sociedad Dominicana de Sismología e Ingeniería Sísmica y el Instituto Tecnológico de Santo Domingo.

hotel-frances-proyecto-medium

Proyecto para el Hotel Francés

La edificación levantada durante los primeros años del Siglo XVI, posiblemente en tiempos en que Nicolás de Ovando construía en la misma manzana el primer hospital del Nuevo Mundo (1502-1509), fue objeto de sabrá Dios cuantas modificaciones. Y llegó al Siglo XX en condiciones muy diferentes a las originales. Fue, precisamente, a finales del Siglo XIX cuando se empezaron las modificaciones de importancia en las edificaciones antiguas.

Con el paso de los años a alguien se le ocurrió instalar en la antigua edificación ubicada en la esquina suroccidental de las calles Real de las Canteras (Arz. Meriño), y Del Truco (Mercedes) de la todavía bastante bien conservada Ciudad Colonial de Santo Domingo, un hotel, que llamarían HOTEL FRANCES. Y siguiendo la desacertada costumbre de la época, de modificar, drásticamente, esas estructuras, tanto exterior como interiormente, buscando un look repúblicanense, recubrieron con una mezcla de tierra, cal y arena las originales paredes de piedra. Igualmente fueron modificadas la disposición de los vanos de puertas y ventanas, y se agregaron unos nuevos elementos en la fachada, como fuera el caso del balcón corrido, a lo largo de toda la fachada, que para colmos techaron de principio a fin. Lo que contribuyó a crear la imagen “republicana”, que tanto fascina a los expertos en restauración que nos gastamos. Destruyendo todo en lo que han puesto sus manos.

hotel-frences-1

hotel-frences-3

Vistas de la casona, abandonada, durante las décadas de los cincuenta y los sesenta del pasado Siglo XX. Nótense algunas modificaciones en el balcón.

Transcurrido el tiempo en el que se mantuvo la imagen balconiana, engalanando la mencionada esquina, y sirviéndole a la pobreza de la humilde población capitalina, la vieja estructura fue objeto de algunas modificaciones interiores. Como fuera el rescate de una doble arcada “del Siglo XVI”, que permaneciera oculta durante el “esplendoroso” período republicano. Y permitiéndole continuar luciendo su “vistoso” balcón corrido y, por supuesto, su nuevo pañete, cargado de cemento, después de haberla encuerado, permitiendo que se viera por un tiempo la original estructura de piedra.

Pero esto no fue todo. Sin que jamás hubiera explicación alguna, procedieron a desmontar casi la totalidad de las vigas antiguas de caoba que sostenían techos y entrepisos, cambiándolas por vigas de concreto pretensado. ¿Para qué?, y ¿Por qué? Sabrán el entonces director de la OPC, Arq. Esteban Prieto, y los arquitectos Iván Jiménez y Ligia Calero, encargados de la obra. Siendo dichas modificaciones parte de las culpables del desplome de la crujía frontal. (Ver mi artículo de fecha 11 de julio de 2015).

En fotos de mi archivo encontré dos en las que se ven las vigas de madera en una, y las de concreto en la otra. En este caso el salón es el mismo, antes y después del cambio de las vigas. Y que aflorara la arcada superior, cuya aparición se convirtió en una sorpresa para los encargados del proyecto.

hotel-frances-55  hotel-frances-56

file:///C:/Users/Manuel%20del%20Monte/Downloads/download%20(10).htm

Y así permaneció cerrada sin que nada ocurriera. Hasta que se presentó otra opción, tanto a favor de su configuración arquitectónica como de las funciones para las que había sido intervenida. Una empresa francesa, ACOOR, que opera la cadena de hoteles Sofitel, subscribió un acuerdo con el gobierno mediante el cual se hacía cargo de los tres hoteles ubicados en la Ciudad Colonial: Nicolás de Ovando, Comercial, y Francés. Constituyéndose dicho acuerdo en una especie de salva vida para tres enfermos de gravedad.

En cuanto al Francés, que es al que me referiré en estos momentos, la empresa arrendataria encomendó al Arquitecto Luis Lajara Sola los trabajos de acondicionamiento. Pero, oh sorpresa, lo recibido del Gobierno no estaba en las más mínimas condiciones de nada. Si el exterior era un adefesio, lo que encontraron en sus interiores no fue más que un cuerpo cuyas tripas estaban podridas. Lo que habían hecho los y las guruses que intervinieron no servía para nada. Pero, como ese no es el tema que me interesa aclarar en estos momentos, dedicaré las líneas siguientes a la fachada.

No se hizo más que empezar a corregir los entuertos heredados cuando el Arq. Lajara se dispuso a darle frente a la fachada. Por un lado, esta no se compadecía con algunas de las restauraciones interiores, de las que sobresalía la arcada original que había sido devuelta a la luz, engalanando un feo edificio que había sido objeto de bárbaras modificaciones. Pero que se compadecían con las intenciones de devolverle su antigua imagen del Siglo XVI. Que era lo que procedía.

Después de pasado un tiempo, el Arq. Lajara se reunió con el Director de la OPC, Arq. Del Monte Urraca, y algunos de los arquitectos que la integraban para discutir y ponerse de acuerdo con lo que habría de hacerse con la fachada. Después de analizarse lo que había y lo que procedía, se determinó rescatar la antigua fachada gótica y, por supuesto, eliminar el pañete y el balcón. Siendo posible, además, sacar a la luz los vanos de puertas y ventanas originales que habían sido tapiados.

hotel-frances-53

Durante los trabajos de restauración a cargo de la empresa francesa ACCOR. Además de eliminado el pañete, y a punto de desaparecer el balcón, salieron a la luz los antiguos vanos de puertas y ventanas.

De esa manera, ambas fachadas, exterior e interior se compadecerían con la verdad histórica, y la ciudad ganaba una rica fachada exterior, tal cual existió hasta que nuevos tiempos, retardatarios, por cierto, convirtieran una monumental estructura en algo que solamente los dominicanos han sido capaces de aceptar como bueno y válido.

hotel-frances-5

La histórica fachada como lucía antes del desastre de MITUR, OISOE y DNPM.

Pasados algunos años de estar prestando un excelente servicio al turismo cultural, y a la sociedad dominicana, en sentido general, una noche del mes de mayo de 2015 se vino abajo la crujía frontal de la edificación.

hotel-frances-22

El trágico desplome, que se llevó de encuentro 500 años de historia, y que ahora los responsables de su desaparición intentan reproducirlo a su manera. Como si el gobierno dominicano, carente de un personal calificado en lo referente al patrimonio cultural, y responsable de todo lo que ocurre en el país, se quitara de encima, con unos cuantos millones, un peso gigante, que solo es posible que suceda en la República Dominicana.

Lo demás viene a continuación. La reconstrucción no de una fachada, como dicen los irresponsables encargados, sin referirse a la reconstrucción de toda la crujía de dos plantas, y de su contenido, por culpa de ellos mismos. Si, los de MITUR, OISOE, etc. Y de la irresponsable DNPM que, todas a una terminarán de joder lo que queda en la Ciudad Primada de América, sin que nadie diga nada.

Oh, país. Quien te vio, y quien te ve ahora.

Como conclusión daré a conocer algunos vistas de los trabajos de restauración del palacio de Nicolás de Ovando, en las que queda demostrada la reconstrucción de su extremo Norte, poniéndose de manifiesto el talento y la capacidad de los que intervenimos, llenándonos de orgullo y satisfacción.

hostal-n-de-ovando-13

El área pintada de gris, que fuera maquillada de blanco unos años después, tal como llegara a nosotros para ser intervenida como parte del proyecto.

hostl-n-de-ovando-4 hostl-n-de-ovando-6

El área pintada de blanco corresponde al área gris, que le fuera substraída a la edificación de la derecha, unos de esos desastres cometidos durante uno de nuestros gobiernos. Fue demolido durante los trabajos de restauración del palacio del Gobernador, y su adaptación para el Hostal Nicolás de Ovando.

 

Parte de la fachada liberada del desastroso muro de concreto, en el que aparecieron los vestigios arqueológicos necesarios, no solo para la reconstrucción de la parte faltante del muro de piedra, sino de todo el interior.

hostl-n-de-ovando-1 hostl-n-de-ovando-3

Restauración del portal parcialmente destruido conjuntamente con parte del muro

 

Portal restaurado, conjuntamente con el muro de piedra a su izquierda.

hostal-n-de-ovando-29

Dibujo de la fachada de la casa de Ovando, mostrando: antes, durante, y después de ser restaurada. En el extremo izquierdo aparecen las tres etapas de la obra.

IGLESIA Y CONVENTO MERCEDARIOS

iglesia-las-mercedes-7

Proyección isométrica del monumental conjunto de la Iglesia y Convento Mercedarios

La construcción de este templo dedicado a Nuestra Señora de Las Mercedes comenzó en el año 1527, y requirió casi 30 años de trabajos para ser terminado. Su constructor fue Rodrigo Gil de Liendo, quien en el año 1525 se trasladó a Santo Domingo, donde se inició como cantero para construir el templo y convento de la orden mercedaria. Participó, además, en la construcción de la Catedral de Santo Domingo, conjuntamente con el arquitecto Luis de Moya, con intervención del Obispo Alejandro Geraldini. El valor de sus conocimientos fue apreciado por los vecinos de la Ciudad Primada, que lograron que no se fuera en 1534, y le otorgaron el cargo de Maestro Mayor.

En 1543 realizó el diseño y la construcción de la Puerta de la Misericordia, primera puerta de la ciudad de Santo Domingo que fue en un principio llamada de Santiago o Puerta Grande. Su nombre de debe a las peticiones realizadas en el lugar para poner fin a los múltiples temblores de un terremoto que destruyó la isla.

De 1547 a 1556 realizó la construcción de la iglesia de San Francisco que estaba compuesta por iglesia, convento y capilla de la Tercera Orden. Junto a los ingenieros militares Juan Bautista Antonelli, Juan de Rabee, Juan Bautista Ruggiero y Marcos de Cáceres construyó las murallas de la ciudad.

La sólida estructura conventual de Las Mercedes fue seriamente dañada durante la invasión del corsario inglés Francis Drake en el año 1586. Durante los siglos siguientes el conjunto monumental sufrió daños considerables causados por terremotos, huracanes y enfrentamientos bélicos, habiendo sido sometida a varias restauraciones.

La Iglesia tiene una amplia nave abovedada con capillas laterales ubicadas entre sus contrafuertes. Tiene un coro alto, un ábside octagonal y un altar mayor de estilo barroco enchapado con láminas de plata. Se destaca su púlpito de madera que está sostenido por una escultura en forma de serpiente.

nave-de-las-mercedes

El Convento, que es al que dedico estas líneas, situado del lado Sur del templo, fue una de las construcciones coloniales más imponente y, dentro de lo que cabe, uno de los mejor conservados, no obstante haber adolecido de parciales destrucciones, y  una reciente reconstrucción del claustro pésimamente conducida.

En la actualidad alberga una parte de lo que fuera la sede principal de la congregación, celdas monacales, capilla de la Tercera Orden Mercedaria, conocida como Capilla de la Soledad, y dos claustros, el principal de estos caprichosamente intervenido. Se conservan, todavía, porciones del segundo claustro muy en ruinas, ubicado al costado occidental de claustro principal y a un costado de la Capilla de la Soledad. Además, cuenta con amplios terrenos del lado sur y suroeste, que en su día debieron haber servido de huertas. Y posteriormente segregados, y convertidos en solares particulares.

Desde que entré en contacto con esta joya, y me familiaricé durante mi incursión como Director de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), y miembro de las Asociación para el Rescate de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, S.A y, muy particularmente, de su rescate y puesta en valor, llegué a compenetrarme con el conjunto, y pensar en la posibilidad de una futura propuesta integral para su posible rescate, puesta en valor, y utilización, de manera similar a lo que se ha hecho en Cartagena de India con lo que fuera el convento de Santa  Clara.

sofitel-cartagena-santa-clara-a-entrance_big cluatro-sofitel-cartagena

El Convento mercedario se encuentra del lado sur del templo. Con excepción de las celdas y el claustro, es un conjunto de estructuras bastante bien conservadas, compuesto por una entrada principal, y áreas donde se encontraba la jerarquía  monacal, que da a la calle José Reyes. Y que actualmente ocupan negocios de variadas actividades. La planta alta de esta área está ocupada, desde hace tiempo, por la Respetable Logia Cuna de América No.2. y unas extensas áreas ocupadas por talleres de la ONPM.

En primera planta le siguen las celdas monacales, una de las cuales estuvo ocupada por Fray Gabriel Tellez, o Tirso de Molina, entre 1616 y 1618, quien, además, fue profesor de teología en la Universidad, e intervino en asuntos de su Orden, lo que le permitió conocer numerosas historias de la vida colonial que usaría más tarde en sus obras. Se le ha atribuido, tradicionalmente, la creación del mito de Don Juan Tenorio en El burlador de Sevilla, cuya primera versión podría ser de 1617. Año en que estuvo en Santo Domingo.

100_5130 100_5131

Selda en estado de ruinas                           Selda conservada como cuando fue usada                                                                                                       por Tirso de Molina 

“ENTRE TODOS LOS CLÁSICOS DEL SIGLO DE ORO, TIRSO SOBRESALE POR SU EMPATÍA CON AMÉRICA Y ESPECIALMENTE CON EL PERÚ Y SANTO DOMINGO.”

Si América está presente en multitud de autores, dice Luis Vázquez de la Oren Mercedaria, Madrid, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que Tirso supo asimilar lo positivo del Nuevo Mundo como nadie, y que en su obra creadora tendrá un relieve único, como quien quedó «transformado interiormente» por su experiencia dominicana.

iglesia-las-mercedes-8

monumento-en-madrid

Monumento a Fray Gabriel Tellez en Madrid

Algo así, aunque no tan presuntuoso, podría ser erigido en algún lugar del monasterio, o cercano a este.

iglesia-y-convento-las-mercedes-medium

Con la fachada de la iglesia enseñoreando el complejo monacal, y la Capilla de la Soledad, de espaldas, a su lado, lo completa el lado original del claustro junto al templo, y a su lado otro de los cuatro lados, muy modificado. Como es posible advertir, los soportes de la arcada en primera planta son una especie de muros de unos cuantos centímetros de ancho, dentro de los cuales se encuentran embebidas las columnas originales.

100_5122 100_5121

100_5123

Y en la segunda, réplicas de columnas cilíndricas con sus basas y capiteles. De lo que se conservan sus arranques.

100_5124

Continuando el claustro nos encontramos con una arcada compuesta por columnas y arcos de ladrillo. Y para completar el cuadrado perfecto le sigue otro lado que fuera copiado del que le queda enfrente. Lo que es lo mismo que tener un claustro compuesto por cuatro lados diferentes. Cuando todo indica cómo debía ser. Solo, que para ello se necesita talento y capacidad como restaurador.

Recuerdo, que hace unos cuantos años, habían esparcidos una buena cantidad de sillares en forma de fustes, capiteles, y basas, de columnas, que pudieron muy bien ser utilizadas para la reconstrucción de lo faltante. En cambio se empleó un sistema innecesario en este caso, consistente en repetir lo que había, utilizado otro material. Algo que respeto, pero que en este caso entiendo no era necesario si lo que se quería era recomponer el claustro.

100_5128 100_5133

Selección presentada de los restos de sillares.

claustro-1

claustro-3

Espacio claustral tel como aparecría en una película.

Las dos vistas que me he permitido dar a conocer, muestran un claustro que muy bien podría estar “in the meddle of no where”. Me explico. Cuando se va a restaurar una edificación, en este caso parte de ella. Si lo que se encontró fue uno  de los cuatro lados casi intacto, otro cuyos componentes: columnas y arcos, fueron embebidos dentro de reconstrucciones muy posteriores, pero perfectamente  rescatables, y los otros dos lados completamente desaparecidos, lo aceptable sería dejarlos como estaban, o reconstruirlos como eran. Como se puede ver, uno de estos fue reconstruido a base de columnas cilíndricas y arcos en ladrillo, y el otro, similar al que se encuentra intacto, o sea como si se hubiera querido embeber lo inexistente. Para un buen entendedor podríamos calificar este trabajo como una reconstrucción caprichosa, y no una restauración en el sentido de la palabra.

En la primera se pueden ver el lado original que llegó hasta nosotros, y que restauramos en la década de los años sesenta. Y a su lado el construido recientemente, imitando el de enfrente. La segunda muestra el lado original, acompañado de dos lados reconstruidos “a mi manera”. 

 convento-de-las-florentinas  

He querido presentar un claustro típico de un convento europeo. En este caso el convento de Santa Florentina que se tiene por el más antiguo de Écija, y uno de los primeros que existieron en Andalucía dentro de su Orden (dominica).

El claustro o patio principal consta de dos plantas con arcos de medio punto sobre columnas, y se fecha en el siglo XVII.

Hasta que sepamos desconozco si el claustro mercedario dominicano llegó a tener segunda planta sobre todos su lados. No obstante, al inicio de la segunda planta del que se conserva existe una pilastra con el arranque de un arco de lo que podría ser el inicio del lado del claustro justamente al lado de la iglesia. (Ver la primera ilustración)

iglesia-las-mercedes-medium

A continuación diversas vistas del monumental templo mercedario.

mercedes_011-medium

57968676 iglesia-de-nuestra-senora-de-las-mercedes-9

48212058 iglesia-las-mercedes-b

4722316828_e21c038443_b

Para concluir, no puedo dejar de mencionar el sector compuesto por los claustros. Algunos de los cuales se conservan casi intactos, y otros de factible reconstrucción.

Con esta disquisición del claustro mercedario no intento más que manifestar otro de mis acostumbrados lamentos por la suerte que ha corrido nuestro patrimonio monumental, que cada día, en vez de corregirse los entuertos, y procurar verdaderos restauradores donde aparezcan, y empezar un nuevo procedimiento, que le permita a nuestro país darse el lujo de poder mostrarle al Mundo lo que fue Santo Domingo en su época esplendorosa, sin necesidad de inventar, y engañarnos a nosotros mismos. Algo que por lo que veo, y lo que me queda, no será posible.

iglesia-las-mercedes-7

ARQUITECTURA CIVIL VS MILITAR

alcazar-de-colon-4

Al Palacio Virreinal, al uerte de San Diego, y a la muralla que los bordeaba, solo los separaban de río Ozama el acantilado y una estrecha franja de area.

Un monumento arquitectónico que no llegó a ser imitado por ningún otro entre la  cantidad de edificaciones civiles que se levantaban a propósito del descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo es el llamado Alcázar de Colón. Palacio estilo gótico, acompañado de características renacentistas, que se eleva, al igual que la Torre del Homenaje de la Fortaleza Ozama , al borde de los acantilados, que hasta las reformas de principios del Siglo XX, estuvieran bañados  por las aguas del legendario río Ozama.   

Si las diferencias de todo tipo entre la Torre que Nicolás de Ovando ordenó construir en 1502, en la ciudad de Santo Domingo, y las fortificaciones que se sucedieron con posterioridad en otras de las ciudades de la región del Caribe fueron abismales a favor de estas últimas, tal como lo expusiera en mi artículo anterior, las correspondientes a las edificaciones civiles, siguieron el mismo patrón. Pero esta vez a favor de la capital de La Española.

Veamos. Es cierto que los recursos con los que contaba el gobierno de La Española fueron exiguos. Y que jamás se compararon con los que se sacaban de ella. Empeorándose cada vez más tan pronto empezó a escasear el oro extraído de sus minas. Y por otro lado, el que debía ser trasbordado desde los imperios incaico y maya hasta Cartagena de Indias y La Habana con rumbo a la Metrópolis.

Mientras Santo Domingo dejaba de ser la favorita de la Corona, para convertirse en un simple rosario de recuerdos de tiempos gloriosos, otras tierras circunvecinas, descubiertas, colonizadas y pobladas, posteriormente, por colonos establecidos en esta, la fueron sustituyendo. La decadencia de la que fue víctima en términos del abandono en que cayeran sus poblaciones, y la paralización en torno a lo que significara algún progreso, dieron  paso a momentos en que apenas un solo barco arribaba al puerto de Santo Domingo.

Pero, los tiempos durante los cuales las actividades en La Española empezaran a decaer, y comenzara a convertirse en un territorio en el que cualquier cosa era posible, desde la destrucción de su gloriosa capital, por las huestes invasoras del corsario inglés Francis Drake, pasando por las imperdonables “Devastaciones”, de Osorio, y su posterior cumplimiento del Tratado de Basilea, mediante el cual España entrega el territorio a Francia, hasta las invasiones haitianas del Siglo XIX, fueron insuficientes para borrar todo lo que quedaba en pie de la que fuera su deslumbrante ciudad del Siglo XVI.

Ciudad en la que desde su fundación en el 1502 se empezaran a construir imponentes edificaciones, tales como las casas del Gobernador Frey Nicolás de Ovando, del Regidor Francisco Dávila, y la de Bastidas, en la calle Las Damas. La llamada Casa Del Cordón, propiedad de Francisco de Garay, la de Tostado, de la Moneda, y muchas otras que todavía se conservan, al igual que otras, no menos importantes, que  cayeran  víctimas de la piqueta. Seguidas del Palacio de Diego Colón, quien sustituyó como gobernador al Comendador Ovando en 1509, los palacios de la Capitanía General y la Gobernación, el Palacio Consistorial, imperdonablemente transformado a principios del Siglo XX, el Hospital de San Nicolás, Palacio Arzobispal (Demolido y convertido en plaza), y las Atarazanas Reales, entre otras.

casa-de-ovando

Palacio de Nicolás de Ovando

Patio distibuant les chambres

Casa de Dávila

casa-de-bastidas

casa-del-cordon-16

Casa del Cordón

 

casa-de-la-moneda-001 casa-de-la-moneda-002

Casa de la Moneda o de los 5 Medallones (Antes y después)

palacio-arzobispal

Patio del antiguo Palacio Arzobispal. Demolido y sustiruido por una plaza

casa-calle-arz-merino-263

casa-calle-arz-merino-263-39

Casa calle Arzobispo Meriño (Antes y después)

Seguidas de cerca por un impresionante conjunto de iglesias, y conventos o monasterios, habiendo sido algunos de estos convertidos en ruinas, o totalmente destruidos.

A continación un album de fotografías de las catedrales de Santo Domingo, La Habana, Cartagena de Indias y San Juan de Puerto Rico, en la que se evidencian las épocas en que fueron cnstridas.

catedral-de-s-d-3

Fachada de la Catedral de Santo Domingo, antes de que colocaran sendas imágenes de bulto en las hornacinas, sustituyendo unas antiguas pinturas murales, y se colocara un águila bicéfala sobre la columna central, bordeando lo que sería un escudo.

catedral-de-s-d-2

catedral-de-la-habana-1

Fachada de la Catedral de La Habana, Cuba. Fotografía bastante vieja en la que se observan unas imágenes de bulto, colcadas en las dos hornacinas del primer nivel, y que no existen hoy día.

catedral_de_la_virgen_maria_de_la_concepcion_inmaculada_de_la_habana_5980619251

Interior de la Catedral de La Habana.

catedral_de_san_juan_bautista_de_puerto_rico_-_dsc06869

Catedral de San Juan de Puerdto Rico.

catedral-de-san-juan

catedral-de-cartegena-medium

Catedral de Cartagena de Indias

catedraldesantacatalinadealejandria_6_incartagenaguide

Con lo escuetamente narrado hemos de imaginarnos lo que debió haber sido la primitiva capital de La Española (1502), unos cuantos años antes de que las villas de San Juan (1521), La Habana (1514-1519) y Cartagena (1533), llegaran a ser convertidas en ciudades similares a la Primada, aunque concebidas con estilos arquitectónicos diferentes, dadas las fechas durante las cuales se desarrllaron una y las otras.