ASÍ SE ESCRIBE LA HISTORIA

6 de mayo de 2013

Los que han seguido mis elucubraciones recordarán las veces que he manifestado lo que ocurrió hacen 49 años en nuestro país. Me refiero a la fundación de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), y el programa creado el 15 de junio de 1967 con el propósito de rescatar y poner en valor el patrimonio cultural de la República Dominicana. No obstaste ello, me he visto precisado a continuar tropezando con la misma piedra. En este caso rescatando dos artículos que publicara en Acento.com, en fechas señaladas debajo de los títulos.

Decíamos entonces: “Continuando con mis vainas, con las que he querido dejar bien claro algunas de las que se han venido sucediendo en nuestro país, de un tiempo a esta parte, en esta oportunidad he traído un nuevo capítulo de lo que hemos estado viendo en el área que ha ocupado la mayor parte de mi atención, con la esperanza de que de tanto tropezar con la misma piedra algo se produzca en nuestro país, que se encuentra tan abrumado de escándalos de una diversidad de situaciones.

En el año l966 una misión del gobierno dominicano recién instalado realizó una visita oficial a Puerto Rico. En la misma se encontraban, entre otros, el Dr. Eudoro Sánchez y Sánchez, Secretario de la Presidencia, Don Ángel  Miolán, Secretario de Estado sin Cartera, encargado de la Director General de Turismo, y Don Candito Alma, propietario del Hotel Comercial, ubicado en la calle El Conde, con quienes tuve la oportunidad de intercambiar  ideas, que incluyeron los planes que venía acariciando, desde hacía algún tiempo, relacionados con el patrimonio cultural de la República Dominicana. Dicho encuentro repercutiría, oportunamente, a favor de dichos planes, llegando a constituirse, uno de sus miembros, en pieza clave de los mismos.

Sucedió que a finales de ese mismo año (diciembre de 1966), viajé con mi esposa Urania, y mi hija Carolina María, de vacaciones a Santo Domingo. Estando hospedados en casa de mis padres vino a visitarme el Dr. Sánchez y Sánchez, acompañado de su esposa Miriam, quien era una  vieja  amiga de mi familia. Para sorpresa mía, de mis padres y hermanos, Eudoro me propuso llevarme al día siguiente donde el Presidente Balaguer, lo que efectivamente se materializó. Una vez reunido con el Presidente le comenté sobre los planes que venía acariciando desde hacía algún tiempo, y mi disposición de servirle a su gobierno, de estos materializarse. Complacido el Presidente con lo que acababa de escuchar, me solicitó que le trajera un proyecto conteniendo una idea formal de lo que le había propuesto. Me manifestó que él era un admirador de la Ciudad Colonial, hasta el punto de haber escrito una obra dedicada a ella, como fuera la Guía Emocional de la Ciudad Romántica, y que le agradaría muchísimo poder hacer algo para contribuir a rescatarla del lamentable estado en que se encontraba.

001 (1)

A mi regreso a San Juan me dispuse a redactar la propuesta, que hube de entregar  al Presidente Balaguer en marzo de 1967, es decir, tres meses después de aquel primer encuentro. Luego de hacerle una detallada exposición, el Presidente me dijo que le parecía muy bien, que él había soñado con rescatar la Ciudad Colonial, pero que la situación económica por la que atravesaba el gobierno, en esos momentos, no le permitirían embarcarse en tal aventura, de forma inmediata. Que habría que esperar, y que contara, que cuando la situación se lo permitiera, me lo haría saber. No puedo negar la decepción que me produjo la respuesta del mandatario, por lo que hube de despedirme con todo el respeto que este merecía, pero no de muy buen ánimo.

Pero sucede, que desde aquella visita a Santo Domingo en diciembre del año anterior, y mi primera visita a Palacio, mis viajes a Santo Domingo se sucederían con frecuencia. Durante los mismos, el destino hizo que me pusiera en contacto con el Arquitecto Vinicio Báez Berg, un viejo amigo y compañero de universidad, que estaba muy bien posicionado en el gobierno, ostentando el cargo de Secretario  de Estado Sin Cartera y Secretario Ejecutivo de la Comisión Presidencial de Acción Inmediata, creada por el gobierno para enfrentar las deplorables condiciones en que había quedado la ciudad de Santo Domingo después de la Revolución de 1965. Los fondos para llevar a cabo tan importante tarea habían sido aportados por la Organización de los Estados Americanos (OEA), lo que hacía que mi amigo Vinicio tuviera estrechas relaciones con los miembros de la misión que representaba dicho organismo regional en nuestro país, entre los que se encontraba el señor George Turner, ciudadano norteamericano que fungía como embajador alterno de la misión, y quien se convirtió en uno de los puntales de mi propuesta, además del Arq. Báez Berg.

Pues bien. Era tal el interés que habían  puesto estos dos funcionarios en el proyecto, involuntariamente postergado por el Presidente Balaguer, que decidieron esperarme a la salida del despacho presidencial con el propósito de enterarse de inmediato de lo que ocurriría en el mismo. Al ver la cara que yo traía cuando llegué donde estos se encontraban y, por supuesto, suponiéndose que las cosas no habían salido como esperábamos, el Arq. Báez Berg me dijo al oír mi exposición, y prestos a reunirse con el Presidente esa misma tarde: “No importa, Manuel, vete tranquilo, que nosotros vamos a encargarnos del asunto”. Y así mismo fue. Esa misma noche vinieron a casa de mis padres con la grata noticia de que todo estaba resuelto. Le habían propuesto al presidente que la OEA se haría cargo del asunto, en cuanto a los recursos necesarios para que se pudiera implementar el proyecto, sin pérdida de tiempo. A lo que el Dr. Balaguer asintió gustosamente.

Pasados algunos días de aquel histórico evento recibí un telegrama del Secretario de la Presidencia, comunicándome el nombramiento como Director de la OPC. Y las facilidades que se me ofrecían para mi regreso a la patria.

Fue así, y no de otra manera, como el gobierno dominicano creó uno de los programas más visionarios de los últimos tiempos, aunque no así el más comprendido y respaldado, tanto por la ciudadanía, como por los que venían soñando con propósitos similar, y la clase política  dominicana. La que, a la fecha, no han hecho nada favorable para contribuir a su continuación. Y ahí tenemos la Ciudad Colonial de Santo Domingo, los demás centros históricos del país, monumentos aislados, y conjuntos de estos, como son los antiguos ingenios azucareros que se encuentran por el suroeste del país, y cuanto merezca  una intervención oportuna, que evite su continuo deterioro, y posible desaparición de tan valioso testigo mudo de los acontecimientos surgidos a raíz del descubrimiento y colonización de La Española, encabezados por el propio Descubridor, Don Cristóbal Colón (1493).

CREACION DE LA OPC

Reunión en el Palacio Nacional entre el Presidente Joaquín Balaguer y altos funcionarios de su gobierno, en la que se trató el tema de la creación de la Oficina de Patrimonio Cultural (1967), y su puesta en marcha. Aparecen Vinicio Báez Berg, (de pie) Secretario Ejecutivo de la Comisión de Acción Inmediata, Michel Lulo Gite, Secretario de Estado de Obras Públicas, Ángel Miolán, Director General de Turismo, Víctor Gómez Bergés, Secretario de la Liga Municipal Dominicana, Milton Ginebra, Director General de Edificaciones de la Secretaría de Obras Públicas, y el recién designado Director de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), Manuel E. Del Monte Urraca. Además, los miembros de la misión de la OEA en Santo Domingo, Embajador Orlando Cuervo (parcialmente oculto), José Lacret, y George Turner (de pie), responsable, junto al Arq. Báez Berg, de que mis planes se convirtieran en realidad.

Advertisements

CASOS Y COSAS NO TAN COMUNES EN MI PAÍS

Me mudé de un apartamento en un segundo piso del  complejo Villas del Mediterráneo en Evaristo Morales, desde donde apenas podía distraer mi vista con un gigantesco flamboyant, en medio del estacionamiento, a un décimo piso de una de las que aquí llamamos torres, ubicada en una callecita de dos cuadras del sector La Arboleda anexado a NACO. Fueron tiempos de cambios de importancia para mí y mi familia. En unos diez años nos movimos, con todo y los féferes que coleccionamos, de una casona antiquísima en la Ciudad Colonial, restaurada por mí, (¡qué casa!), de unos 600  mts2 en dos niveles, a un apartamento de 245. Y de allí al que ocupamos ahora, de unos cuantos metros más.

Desde nuestra terraza, donde nos hemos acostumbrado a pasar la mayor parte de las tardes y prima noches, librados del candente sol que castiga duro el lado opuesto de la torre, permanecemos ensimismados ante la presencia de una imponente estructura de apartamentos, llamada Atiemar, ubicada no tan lejos, en el sector La Esperilla, propiedad del empresario español Arturo del Tiempo Marqués, condenado por naco tráfico en su país, España, después de haber sido convertido en “policía honorífico” en República Dominicana.

100_1003

C. Año 2010

100_5053

Teniendo frente a nosotros semejante estructura, a la que estamos condenados a ver constantemente, no puede escaparse de nuestras mentes la policíaca historia de un señor que viene de España a instalar un negocio de exportación de mármoles dominicanos, entre los que aprovechaba camuflar droga. Mientras tanto dedicaba parte de su tiempo a introducirse  en la política vernácula, y hacerse amiguito del presidente, y diferentes personajes con “linaje”, para compartir sus momentos de “ocio”. Ah, y pasarlo bomba, riéndose con las caricaturas que desplegaban los medios.

CHISTES ATIEMAR

Once años han transcurrido desde que el presidente Leonel Fernández diera el primer picazo para la construcción de la mega torre, y más de la mitad de haberse inaugurado, y todavía permanece desocupada, no obstante haberse vendido la totalidad de sus lujosos apartamentos.

Primer Picazo Torre Atiemar - DLRD - Final - Final

Aunque el propósito de estas lucubraciones no era, precisamente, dedicárselas a Atiemar, ni a su propietario, ni a nada ni nadie envueltos en el affair, no me es posible omitir, como ciudadano consciente, y observador impenitente, el que tan llamativo mastodonte haya seguido erguido sin que la ciudadanía se manifieste. Transcurriendo los años, y nada pasa, que no sea recordar su lamentable historia, de la que se han escrito cuartillas a patadas, narrando la habilidad del señor Del Tiempo, para enquistarse en el centro de la vida pública dominicana, endeudarse con el banco del Estado, permanecer en prisión en su patria, mantener no sé cuantas familias sin poder ocupar lo que adquirieron en buena lid, y aquella mole de 36 apartamentos de lujo, a oscuras noche tras noche, y que no pase na´.

Un titular de Acento.com trajo un titular que por su perspicacia me he permitido recordarle a los indiferentes: “Del caso Arturo del Tiempo, en RD todo “se esfumó”, sólo quedó la torre Atiemar”. Y unos cuantos millones de dólares pendientes.

Por otro lado, mi vivencia más cercana al cielo, en Rasario Tower (así la bautizaron sus desarrolladores), rodeado de una excelente vista por sus cuatro costados, me ha permitido observar un desarrollo urbano nunca antes visto en la Primada, que no fuera el que Frey Nicolás de Ovando sorprendiera medio mundo erigiendo la Ciudad Primada.

En su Historia de Las Indias, Oviedo informa al mundo en 1525: ¨De Santo Domingo más particularmente hablando, digo que cuanto a los edificios, ningún pueblo de España, tanto por tanto, aunque sea Barcelona, la cual yo he muy bien visto numerosas veces, le hace ventaja generalmente…¨

Diez años más tarde el Beneficiado de Tunja, Juan de Castellanos, recordando su paso por Santo Domingo insiste, en sus Elegías de Varones Ilustres de Indias:

 

¨Está su población tan compasada

                                   Que ninguna se yo mejor trazada¨

De una media docena de torrecitas de unos seis pisos, y una señora torre, conocida como el Metrico, sede de un señor hotel, la torre en la que vivo, enjalbegada, como las sencillas edificaciones del XVI, se ha visto rodeada de decenas de torres más altas que las primeras, y desde donde puedo seguir observando Atiemar, apagada totalmente de noche. Esperando, que la justicia dominicana cumpla con su obligación, de manera similar a la cumplida por la española.

 

JUAN FIDELIO GUZMÁN RAMOS Una vida dedicada al Patrimonio Cultural

Guzmán, como lo llamábamos sus compañeros de la OPC, nació en el municipio de Partido, provincia Dajabón en el año 1925. A una edad algo avanzada se radicó en Santo Domingo, y al correr el tiempo obtuvo una posición de maestro auxiliar de obras, llegando a convertirse en uno de los principales ayudantes de Félix Alonso, encargado de las obras de restauración del Alcázar de Colón. Lo que le permitió conocer al arquitecto Javier Barroso, a quien el Generalísimo Trujillo contrató para su restauración. Terminadas las obras, e inauguradas en 1957 se convertirá en un apasionado protector del gran monumento, y en la única persona que encaró los desastres ocurridos durante la guerra de abril del 65.

A partir de entonces Juan Fidelio Guzmán Ramos permaneció en el Alcázar como conservador de su rico patrimonio mobiliario, hasta que doce años más tarde fue rescatado de dicha posición, para enrolarlo en la nómina de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), en 1967, hasta llegar a convertirse en pieza clave en todo lo que tuviera que ver con la restauración monumental, Y mobiliaria, aún sin poseer título alguno. Lo que confirma, una vez más, que el talento no se gradúa, ni se titula. Se nace con él, y se demuestra trabajando.

Su experiencia, adquirida gracias a su trabajo en las obras del Palacio Virreinal, en la que tuvo que ver con los trabajos de los canteros y alarifes traídos al país por el Arq. Barroso, y a la vida comunitaria que desarrollara con estos, lo convierten en maestro de obras de singular especialidad. Fue así, como confeccionando plantillas para los canteros, y dirigiendo los trabajos como cualquiera de los españoles, Juan Fidelio llegó a hacerse imprescindible para todo lo que tuviera que ver con los trabajos de restauración de una diversidad  de monumentos llevados a cabo por la OPC.

Su dedicación a intervenir objetos muebles y obras de arte deterioradas, devolviéndoles su valor original, condujo a la Dirección de la OPC a instalar un taller de restauro, en el que fueron rescatadas importantes pinturas e imágenes de bulto del Siglo XVI, como la de Nuestra Señora de la Antigua de la Catedral, y la de La Vega, al igual que varias obras pertenecientes a la colección del Alcázar.

scan0200

En esta foto, en la que aparecemos el Padre Vicente Rubio y yo observando el trabajo que realiza Guzmán (de espaldas).

scan0214 (1)

 En la foto Guzmán aparece en el extremo derecho, al lado de Monseñor Hugo Eduardo  Polanco Brito.

scan0211

Producto de aquellas hazañas se tomó la decisión de enviar a Guzmán a estudiar al Centro Churubusco, Restauración y Conservación de Bienes Muebles, en México, con patrocinio de la UNESCO, de donde egresó con credenciales de conservador.

RECUERDOS DE LA OPC (7)

Desde los trabajos del Sector La Atarazana (1968), que incluyeron las Reales Atarazanas, continuando con los de la Capilla de la Soledad del antiguo Convento Mercedario, de la del Santísimo de la Catedral, las Casas de Tostado, de la Moneda, del Cordón, de Nicolás de Ovando, convertidas en hostal del mismo nombre, hasta su obra más importante, la Casa de Ponce de León, en San Rafael de Yuma, Higuey, la participación de este singular autodidacta en la dirección de los trabajos de cantería, fue determinante.

A propósito de esta obra, la que por sí sola era un gran reto, dadas las lamentables  condiciones en que había llegado hasta nuestros días, además de la distancia en que se encuentra, hubo necesidad de encargar a Guzmán Ramos, a dirigir los trabajos, adonde decidió irse a vivir hasta su terminación, a Juan Fidelio Guzmán Ramos tenemos los dominicanos que sacarle su comida aparte.

HOSTAL N. DE OVANDO (2)

Juan Guzmán (de espaldas) entre los personas que asistieron al Hostal Nicolás de Ovando (en obras), para convencer a un personaje de la importancia de la obra a la que él se oponia,y que según el Presidente  Balaguer valía un millón de votos.

CASA DE PONCE DE LEON (12)  Museo-Ponce-de-León-Restauración-Reapertura-al-Público-en-el-Mes-de-Junio-00

CASA DE PONCE DE LEON (2)

Guzmán ( al fondo, de pie y de traje oscuro) en la tribuna de la inauguración de la Casa de Ponce de León. Aparecen en la misma el Presidente Balaguer, el Vicegobernador de Puerto Rico, la esposa del Duque de Veragua, quien se encuentra parcialmente oculto, la Gobernadora de Higuey, la Embajadopra de España, y Monseñor Juan Felix Pepén, Obispo de Higuey

Con la responsabilidad y lealtad que me caracterizan, puedo decir, sin temor a equivocarme, que el esposo de Francisca Violeta Hernández de Guzmán, se ha convertido en merecedor de un reconocimiento, post mortem.

JUAN FIDELIO GUZMAN (1)

Doña Viola, como la llamábamos nosotros, durante el funeral de Juan Fidelio.

PROCESO DE RESTAURACIÓN (V)

Si lograr recomponer tres importantes detalles arquitectónicos destruidos o desfigurados en la fachada de la que fuera morada del fundador y primer gobernador de Santo Domingo constituyó otro de nuestros grandes aciertos, restaurar las únicas atarazanas que se construyeron en el Nuevo Mundo, y hacerlo incluyendo la terminación de su tercera nave, que por razones desconocidas no llegó a ser cubierta como las otras dos, constituyó otra de nuestras hazañas.

SECTOR ATARAZANA (26)

Al igual que la casi totalidad de los monumentos arquitectónicos que hemos heredado del período colonial, cuyo devenir histórico podríamos catalogarlo de azaroso, una de las más imponentes estructuras erigidas por los colonizadores en La Española fue, sin lugar a dudas, la que hizo las veces de almacén (aduana) durante los primeros años de existencia de la ciudad de Santo Domingo, su gloriosa capital. Y, por supuesto, del Nuevo Mundo.

Portentosa y gigantesca estructura de mampostería y ladrillo, con algunos detalles de sillería, las Reales Atarazanas (1509) fueron los almacenes de la corona española en la isla. Allí, frente al río Ozama, se recibían las mercancías traídas desde España, donde eran almacenadas hasta su distribución en el resto de la Isla, y en los territorios descubiertos hasta entonces. Fue el centro de las actividades mercantiles del Nuevo Mundo.

Lamentablemente no llegó a ser terminada. Quedando sin ser cubierta una de sus tres naves, y apenas concluido el muro exterior de la misma, que fuera dejado a la altura del arranque de la que sería su bóveda. Lo mismo sucedió con el pórtico de entrada, que solo fue construido frente a las dos naves abovedadas.

Como la interesante obra de restauración comprendió varias facetas, he dividido su descripción en tres partes.

1.- Fachada principal, incluyendo el pórtico

2.- Bóveda nueva

3.- Interior

Un elemento por demás distorsionador consistente en una puerta gigantesca enchapada en piedra, que fuera construida durante los trabajos de restauración del Alcázar de Colón (1955), para crear un falso ambiente, fue demolido, liberándose el pórtico de tal adefesio. A seguidas fue demolida una segunda planta que fuera construida sobre el pórtico durante los primeros años del Siglo XX. Y reabierta la arcada, eliminado los rellenos posteriores. El pórtico fue restaurado en su totalidad, al igual que la fachada exterior de la monumental estructura.

006 SECTOR ATARAZANA (16)

003  004

005 (2)

ATARAZANA 017

Se procedió a demoler el techo romano que fuera construido sobre la nave que quedó sin ser abovedada, y un muro que la separaba de la nave central.

014

A continuación se construyó una bóveda similar a la del lado sur del monumento. Para su construcción fueron utilizados ladrillos mandados a fabricar a La Vega, similares a los existentes en las otras dos bóvedas.

013 001 (Medium)

008

009

010

002 (Medium)

En el interior fue retirada una estructura de madera, consistente en una escalera de acceso al espacio construido sobre el pórtico, que estaba adosada al espacio contiguo a una de las puertas de acceso. Y se procedió a restaurar las aspilleras convertidas en puertas de acceso a la planta sobre el pórtico. Se procedió a bajar el nivel de piso, hasta encontrar el original, se destupió una puerta lateral de acceso al patio, se restauraron ambos portales, se eliminó el recubrimiento de los muros, bóvedas y columnas, y se restauró una escalera que se encuentra al fondo del monumento, que accede a la parte exterior de las bóvedas, se aplicaron varias manos de cal, y se solo el piso con losas de ladrillos.

015 016 (2)

SECTOR ATARAZANA (44) SECTOR ATARAZANA (46)

018

atarazanasreales

SECTOR ATARAZANA (6)

Con la terminación de este proyecto en 1978, al igual que la reconstrucción de la Puerta de La Atarazana, y del tramo de muralla que continuaba hasta encontrarse con el que baja desde el Fuerte de Santa Bárbara, que fueran demolidos durante la intervención norteamericana de 1916, la restauración de las casas de la acera norte de la calle Vicente Celestino Duarte, y demolición de varias casas de concreto de la acera sus, además de la construcción de un estacionamiento en el Solar de Santa Ana después de despejado del caserío existente, concluyó mi modesto aporte al rescate de nuestra Ciudad Colonial, que fuera inaugurado por el presidente Guzmán, y que sigue esperando otros tiempos para su continuación.

PUERTA DE LA ATARAZANA

SECTOR ATARAZANA (36)

ONCE 100_3345

sector-atarazana-50 (Medium)

Y hasta aquí llegamos, con la gracia de Dios, y el respaldo del Presidente Balager-

 

 

OPORTUNA ACLARACIÓN

De unos apuntes para el estudio de la historia de la arquitectura dominicana, preparado por la Arq. Risoris Silvestre, me permití extraer los dos párrafos siguientes.

En estos es posible comprobar lo que yo tantas veces he dicho, sobre una obra que nunca debió haberse realizado. Destruir gran parte de lo que quedaba en pie del Hospital de San Nicolás de Bari para edificar un templo católico, que muy bien pudo haberse levantado en cualquier otro lugar de la ciudad capital. Manteniendo la capilla del hospital dedicada a Nuestra Señora de la Altagracia como uno de los referentes del error cometido.Incrustándola en la obra nueva.

IGLESIA LA ALTAGRACIA (12)

Fachada de la capilla antes de los trabajos que se iniciaron el año pasado.

IGLESIA LA ALTAGRACIA (3) IGLESIA  LA ALTAGARACIA (2)

Fachada de la capilla durante los fallidos trabajos iniciados y suspendidos. 

Ing. Osvaldo Báez nace en Santo Domingo en 1857, hijo de Buenaventura Báez. Se gradúa de ingeniero-arquitecto en París llegando al país en 1903. Ya en Santo Domingo ocupó el cargo público municipal de Ingeniero Director General de Obras Públicas desde 1904. Su obra se destaca por ser de influencia neoclásica.”

“La Iglesia Nuestra Señora de la Altagracia en la calle Hostos esquina Mercedes finalizada en 1922. Esta posee la primera bóveda de concreto vaciada en Santo Domingo. Esta fue construida sobre una capilla colonial respetando la portada y dos bóvedas nervadas, se mantuvieron los muros originales.”

IGLESIA LA ALTAGRACIA (1)

La puerta de entrada a la capilla no corresponde a la original. Fue reformada con ladrillos de la época de las reformas (1922) 

IGLESIA LA ALTAGRACIA (5)

IGLESIA LA ALTAGRACIA (6)  IGLESIA LA ALTAGRACIA (7)

Las últimas tres fotos corresponden al intrior de la capilla. Los muros y las bóvedad son parte de las estructura original.

 

VENDO APARTAMENTO

Torre Rosario

Andrés Avelino 15,  NACO

Apartamento 1003, con frente al Sur

260 metros cuadrados, pisos de mármol y cerámica en baños

Depósito 4.22 metros cuadrados,  2 estacionamientos bajo techo,  Lobby con portero permanente. 2 amplios ascensores, Área social con aire acond., bar, televisión y terraza para BBQ, Gimnasio con aire acond., y televisión,  Saunas y baños completos, Área de juegos niños,  Intercomunicador, 2 plantas eléctricas,  Agua tratada,  Gas central, Cámaras de seguridad.

100_5020 100_5021

100_5026 100_5025

Vestíbulo, 3 Salas unidas, Comedor separado, Terraza con vista al Sur, tres (3) Dormitorios con sus baños y walk in closets, Cocina, Lavadero, Baño de visitas, Cuarto de servicio con su baño.

100_4988 - Copy 100_4991

100_5006

100_5007 - Copy 100_4998

Entrega: Tres (3) meses después del cierre

 

 

 

UN PROGRAMA DE TV VS UNAS ADVERTENCIAS PUNTUALES

En días pasados comunique a los que integran mi lista de contacto, y en Facebook, que este próximo domingo, día 3 de julio, tenía pautado asistir al programa de televisión Jornada Extra. El tiempo que me ofrecieron fue de una media hora, que, como se comprenderá, no es suficiente para desarrollar las ideas que tenía en mente.

Ya grabada por adelantado la entrevista, en la que me vi precisado a comentar lo que pude, además de responder las preguntas de Juan Bolívar Díaz, recibí un correo de un amigo en que me recordaba algunos temas de importancia que habíamos tratado, para que los expusiera. Lamentablemente, el recordatorio llegó atrasado, y se quedó en el tintero.

Ese amigo, que tuve la dicha de tener como asesor y asistente, durante mi último paso por la DNPM, de 2004-2006, y que lleva el nombre de Luis Guzmán, arquitecto de considerable experiencia, a quien el Ministro de Cultura no le dio la gana de pagarle, quiso sacar del baúl de sus recuerdos, algunos de los proyectos que quisimos desarrollar, y que por falta de apoyo, y desinterés gubernamental no se pudieron llevar a cabo.

En aquel entonces no se hablaba, ni se pensaba, en los 35 millones de dólares que salieron de los bolsillos del BID, a solicitud del gobierno dominicano. Pero tampoco, pienso yo, se tenía la menor idea de que esa suma de dinero se pondría bajo la responsabilidad de alguien que no fuera de la confianza del mandatario. No es verdad, que Leonel Fernández iba permitir que al Arq. Del Monte Urraca, que ni siquiera era miembro del PLD, se le diera la oportunidad de manejar esos recursos. No por desconfianza alguna, creo yo, sino por otros motivos. Hay que recordar, que quien fue escogido para ello tenía que ser, como de hecho fue, uno de los favoritos del Presidente Fernández, y la cúpula del partido. Como fue el Ministro de Turismo, quien de patrimonio cultural y asuntos relacionados, no  entendía, ni entiende, un carajo.

Entre los proyectos puestos sobre la mesa, y guardados para siempre, el Arq. Guzmán me sugirió que tratara los siguientes. Demolición de una gran parte del muro de hormigón armado que evita la contemplación de la Fortaleza Ozama desde la Avenida del Puerto, y su integración con los jardines y espacios recreacionales diseñados al respecto.

Además, realizar un tratamiento más adecuado a la Plaza España, y un nuevo peatonal de acceso a esta, a la calle Atarazana, y a las Atarazanas Reales. Y varios peatonales más esparcidos por el centro histórico. Una intervención general de la manzana rodeada por las calles Arz. Meriño, Mercedes, Hostos, y Luperón, Unos 3,500 estacionamientos, distribuidos, puntualmente, por el área que ocupa la Ciudad Colonial, que no se tuvieron en mente con los cuartos del BID, y que hacen más falta que lo que han hecho los arreglos de las calles.

No puedo dejar de invitar a quienes han tenido la gentileza de leerme, a sintonizar el programa, que se transmitirá el próximo domingo, día 3 de julio, en los canales 39 (Coral) a las 9:00 PM, y 2 (Teleantillas) a las 11:00 PM.