PROCESO DE RESTAURACIÓN (III)

Aunque todos los trabajos de los que me propuse intervenir en nuestra Ciudad Colonial resultaron ser complicados rompecabezas, tanto en términos de su investigación, como de su planificación y ejecución, tengo que darle gracias a Dios por la lucidez con que me dotara en momentos en que más la necesitaba. No se trataba de una obra nueva, a las que se le dedica el tiempo necesario para pensarla, proyectarla, y ejecutarla. Si no, de descifrar lo que encontramos tan pronto se elimina el camuflaje que la ha disfrazado desde sabrá Dios cuanto tiempo.

La restauración de cualquier monumento, o simple edificación particular en los que hemos intervenido llegaron hasta nuestras manos transformados de tal manera, que jamás hubiéramos imaginado que detrás del recubrimiento de épocas recientes, tanto exterior como interior, nos encontraríamos con  una cantidad  de elementos originales de los siglos XVI en adelante, la mayoría de los cuales se encontraban desfigurados o destruidos. Y así sucedió con la edificación  erigida por Frey Nicolás de Ovando, en 1503, para su residencia, ubicada en la calle Las Damas, primera arteria con características europeas abierta en  el Nuevo Mundo.

Con esta dilucidación concluyo con lo que me propuse analizar de la que fuera mi más complicada responsabilidad, en términos de los trabajos de restauración que he llevado a cabo en nuestra Ciudad Colonial. Tratando de exponer en pocas palabras lo que hubo necesidad de hacer en el extremo sur (derecho) de la casa del Comendador. Es decir, del lado opuesto al que traté en mi entrega anterior.

HOSTAL N. DE OVANDO (1) 002 (3)

En ese extremo de la mansión ovandina nos enfrentamos a una casa de dos plantas, con balcón de concreto, y antepecho, de frente angosto, empañetado, y pintado de color verde. Ocupada por la Editora El Caribe que, por razones que no vienen al caso, no nos fue posible agregarla, conjuntamente con las otras dos casas del mismo propietario, que llegan hasta la esquina, al proyecto del Hostal Nicolás de Ovando, como fueron los deseos del Presidente Balaguer y nuestros.

 

Una vez lograda la autorización de su propietario, consistente en restaurar la fachada, empezamos los trabajos eliminando todo el camuflaje. Lo que permitió que apareciera lo que esperábamos, la cadena de sillares que completa ese extremo opuesto de la edificación.

002   001

Lamentablemente, las condiciones de esta pequeña porción de la fachada original había sido objeto de grandes transformaciones.  Los vanos de lo que debían haber sido una puerta y una ventana fueron objeto de una certera interpretación de nuestra parte. Por lo que fue necesario tomarse una licencia para poderlos recomponer. En cuanto a la puerta en el primer piso se conservaban dos de las dovelas exteriores, del dintel plano, y dos curvas del interior, así como las bases de las dos mochetas, enterradas en rellenos posteriores.

La supuesta ventana, de la que no había nada que pudiera indicar como era, fueron  encontrados varios sillares labrados que pertenecían a las dos jambas o mochetas que, indudablemente, nos ayudaron a recomponerla, utilizando dichas piezas, y asumiendo que el dintel debía haber sido plano.

HOSTAL N. DE OVANDO (2)  HOSTAL N. DE OVANDO (3)

100_5029

Es conveniente recordar lo narrado por Fray Bartolomé de Las Casas, al hacer referencia de que estos conjuntos estaban  compuestos de “par” de casas independientes, aun cuando estuvieran unidas. Como sucedió con las de la acera de enfrente, igualmente propiedad del Comendador, hoy ocupadas por la Embajada de Francia.

Hasta aquí llegamos con lo que fuera la primera etapa del Hostal (1973), esperando que algún día se continuaría, hasta completar las cien habitaciones que habíamos contemplado, originalmente. Hecho que sucedió durante la década de los años noventa. No sin antes haber transcurrido un tiempo, durante el cual se produjeron hechos verdaderamente lamentables, en términos del descuido, y las pérdidas de que fuera objeto.

A  continuación, algunas  ilustraciones de lo que sucediera, igualmente, con las dos casas contiguas, que al igual que esta última fueron objeto de grandes transformaciones, peores que las anteriores.

Con lo restante de la fachada del Hostal me limitaré a mostrar algunas fotos de las mismas, acompañadas de escuetas explicaciones.

HOSTAL N. DE OVANDO FIGURA 1

HOSTAL N. DE OVANDO FIGURA .2Fachada de las dos casas que componen el extremo sur del conjunto, en las que se advierte la piedra original, en planta aja, como componente principal de las mismas. Y un anexo de concreto en la segunda.

Calle-Las-Damas-Santo-Domingo-Dominican-Republic

100_5032

Fachada de las dos casas, más la descrita a principios de este artículo, que aparecen terminadas de un todo, sin que se hayan tomado en consideración la piedra, nada más que en los dos extremos. Lo que, lamentablemente, no deja de ser una falsa interpretación de lo que fue originalmente.

Los tres artículos publicados sobre lo que fue, y terminó siendo, la fachada del Hostal Nicolás de Ovando, habrán de permitirle a quienes los han continuado leyendo, enterarse de la descomunal descomposición estructural en que llegaron, unas más que otras hasta nuestros días, las edificaciones coloniales de la ciudad de Santo Domingo. Tanto las monumentales como las más sencillas.

 

 

 

PETICIÓN PRODUCTO DE UNA REFLEXIÓN

Soy más que consciente de mi condición de defensor del patrimonio cultural dominicano, y como tal, conocedor en detalle de todo lo que se ha estado moviendo en relación a su salvaguarda y puesta en valor. De ahí mi interés en que se esclarezcan algunos de los acontecimientos que se han desarrollado en torno a este tormentoso asunto, en el transcurso de los casi cincuenta (50) años de haberse iniciado el programa puesto en marcha en junio de 1967, bajo la responsabilidad de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), que fuera creada para tales efectos por iniciativa del gobierno que presidía el Doctor Joaquín Balaguer.

Aunque podría, no me siento con ganas de ponerme a rebuscar en mis archivos, nombres y fechas de cuantos entes oficiales han sido creados para encargarse del tema. Y lo qué han hecho.

En estos precisos momentos lo que sí me interesa, porque me preocupa, es conocer qué se ha hecho, y cuanto han costado las actividades en que ha incurrido uno de estos entes. Me refiero al Fondo para la protección de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, creado mediante Decreto del Poder Ejecutivo 14-91, el 16 de enero de 1991, como dependencia del Patronato de la Ciudad Colonial de Santo Domingo. Ambas adscritas al Ministerio de Cultura. Sería conveniente, tanto para los dirigentes de ambos organismos, como para la ciudadanía, en sentido general, que se esclarecieran y publicaran estos datos.

Debemos tener presente, que todos somos hijos del mismo padre, y que la herencia que ha dejado debe ser repartida en igualdad de condiciones. No es justo que se le esté exigiendo al gobierno que ponga en claro sus finanzas, y las de a conocer, como le corresonde, mientras por otro lado existan instituciones oficiales, o para oficiales, que no se ajusten a estos requerimientos legales.     

 Nos mantendremos esperando.

47C7E496-9144-497F-B43D-0D6C63C5D253.jpg__500__505__CROPz0x500y505

Fondo Protección Ciudad Colonial se encuentra en la dirección I La Católica 103 en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana.

Su eminencia reverendísima, Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, en su calidad de Presidente del Patronato de la Ciudad Colonial y del Fondo para la Protección de la Ciudad Colonial, convocó una reunión con  los representantes de las diversas organizaciones e instituciones que interactúan en la Ciudad Colonial para discutir sobre la preocupación existente del sector turístico, de que esta zona no está preparada para recibir la gran cantidad de turistas que arribarán al centro histórico una vez esté terminada la Autovía del Coral, la cual conectará la zona turística de Bávaro –Punta Cana con la ciudad de Santo Domingo. (2 de agosto de 2012).

 

 

 

 

 

 

GESTIONES PARALELAS

No bien habían transcurrido unos meses de haberse iniciado el programa de Patrimonio Cultural (Junio/67), y de yo haber iniciado la restauración de mi primera casa colonial (calle Padre Billini 15), Oscar de la Renta vino a visitarme a la oficina, y me manifestó su interés en  adquirir la casa de alado, que da el frente a la Plaza Padre Billini.

Sin pérdida de tiempo fuimos a verla. Y a seguidas me dijo que le interesaba, y que haría una oferta de RD$40,000.00, que en aquel entonces eran casi equivalentes a dólares.

Las dos cartas que muestro a la consideración de mis lectores hablan por sí solas.

Siempre lamenté que vendedor y comprador no se pusieran de acuerdo, ya que hay que imaginarse lo que hubiera sido contar con Oscar de La Renta entre los pioneros en  regresar a la Ciudad Colonial, restaurar esa casa, y contribuir a dar a conocer, internacionalmente, lo que el gobierno dominicano, y un reducido grupo de ciudadanos dominicanos, se proponía.

Cosas de la vida, que resultan desafortunadas. Especialmente, cuando hubimos de entender que dicha negociación se pudo haber materializado.

011 (Medium)

004 (3)

005 (3)

006 (2)

012 (Medium)

 

 

 

PROCESO DE RESTAURACIÓN (II)

001 (5)

Otro de los detalles, que resultó inesperado para quienes nos enfrascamos en restaurar casas que habían sido desfiguradas en épocas de oscurantismo social y cultural de nuestra historia reciente, en este caso, la que fuera edificada por Frey Nicolás de Ovando para su vivienda, fue al demoler una anexidad de concreto construida durante la década de los primeros años del pasado Siglo XX, en el espacio que ocupaba el extremo norte del monumental edificio.

001

Hasta ese momento, estábamos confundidos con versiones de historiadores “sin título”, que nos decían que esa anexidad fue edificada donde originalmente existió un acceso al Fuerte Invencible, que queda detrás de las casas de Ovando y Francisco Dávila. Versión, que lo único que la apoyaba consistía en el hecho de que no había otra vía por donde acceder al fuerte, que no fuera por el camino de ronda, que recorría el entorno oriental de la ciudad, de un extremo a otro. O pasando por las propiedades del Mayorazgo de Dávila.

HOSTAL NICOLAS DE OVANDO UNA[1] 001 (4)

Fuerte Invencible, debajo de la Casa de Dávila

Demolida la anexidad, y extraídos los escombros, mayor no podía haber sido nuestra sorpresa, que no dejaba de ser sospechada, después del descubrimiento de la cadena de sillares que apareció justo donde se terminaron las demoliciones, junto a la casa de los Dávila, y por el lado opuesto, los remanentes de una puerta de grandes dimensiones, parte de cuya jamba y cornisa fueron dejadas en su lugar, afortunadamente, como elementos comprobatorios de lo que tendríamos que hacer.

SCAN Ml.D.004 SCAN Ml.D.005

Pero, si la aparición de los mencionados elementos nos dejó anonadados y, por supuesto, complacidos, lo grande fue la aparición de los arranques de los muros que debían continuar los existentes, como fuera confirmado luego de la demolición de la pared levantada en tiempos de la ejecución de las desastrosas modificaciones, y los de las jambas de las puertas. Entre las cuales se encontraban las de la gran puerta del exterior.

SCAN Ml.D.007 SCAN Ml.D.008

SCAN Ml.D.001 SCAN Ml.D.003

Ejecutada la limpieza, e iniciados las investigaciones arqueológicas correspondientes, salieron a la luz, igualmente, los arranques de algunas de las columnas de lo que debió haber sido una arcada. La que por la destrucción total de una buena parte de ella no fue posible proceder a tomarla en consideración, ya que la misma había sido sustituida por un cuerpo de dos niveles, construido en época no determinada.

SCAN Ml.D.002HOSTAL N. DE O.

El área en cuestión es el que está detrás de las palmas..

Completada la liberación y sacados los escombros, procedimos a reconstruir los muros, las puertas, incluyendo la exterior y, por supuesto, el entrepiso y techo correspondientes. Dejándolo todo como fue originalmente, sin que hubiera necesidad de inventar absolutamente nada.

De la manera someramente narrada fue como quedó otro de los detalles singulares correspondientes a la restauración de uno de los principales monumentos arquitectónicos de la Ciudad Ovandina (1502), correspondiente a la mansión de su fundador, gobernador, creador, y constructor, Frey Nicolás de Ovando, Comendador de la Orden de Alcántara, y uno de los principales conquistadores del recién descubierto Nuevo Mundo. Quien trazara las pautas a los conquistadores siguientes, los primeros de los cuales vivieron en la Ciudad Primada, y debieron poner en práctica las experiencias vividas en esta.

 

 

 

 

Continuaremos…

 

• PROCESO DE RESTAURACIÓN (DETALLE) (I)

No fueron pocos los curiosos sorprendidos por lo que veían cuando andaban por la calle Las Damas, y se cuestionaban sobre lo que estaban haciendo con un detalle de una de las fachadas, consistente en una puerta que se encontraba sobre el portal de entrada a una de las casas que interveníamos en la calle Las Damas de nuestra Ciudad Colonial. Al iniciar los trabajos de restauración ya sabíamos que dicha casa, al igual que otras adyacentes, perteneció al Comendador Frey Nicolás de Ovando, aunque todavía no teníamos la seguridad de que esta fuera ordenada a construir por el fundador de la ciudad, y primer gobernador de las Indias, para destinarla a su residencia.

Sucedió, que no sabemos quienes, ni cuando, se tomaron la ligereza de caerle  cincel y mandarria en manos para demoler el alfeizar de la ventana que existía desde 1503, con el propósito de completar el vano que sería convertido en una puerta de acceso a un balcón. Lo que no era nada extraño en la Ciudad Primada en épocas oscurantistas de principios del Siglo XX, donde fueron  transformadas fachadas enteras, y adosándoles balcones volados de diferentes formas, y dimensiones, convirtiendo las ventanas en puertas para acceder es estos.

HOSTAL N. DE O (12)

003 (2)

Iniciado el proceso de reconstrucción del alfeizar de piedra de la hermosa fachada, fue cuando más se puso de manifiesto lo ocurrido en el vano en cuestión, ya desprovisto del reducido vuelo de concreto y la baranda que componían el balcón. Era como si fuera la boca de una persona a la que le habían extraído uno de los incisivos. Iniciándose de esta manera la inquietud de los responsables de la obra, que de repente los dejaba sin solución alguna del problema por resolver.

Sabíamos que era necesario reconstruir la parte del vano destruida, hasta completar la dimensión de la ventana original, de la que no se conservaban fotografías anteriores a las transformaciones del Siglo XX, pero si las muescas que nos decía lo necesario para la reconstrucción.

SCAN Ml.D.009 002 (4)

Recuerdo algunas de las visitas que tuvimos, consistente en personas a las que les llamaba la atención las transformaciones que se venían llevando a cabo, desde que se empezaron los trabajos en el sector de la Atarazana (1967). Historiadores y amantes del patrimonio cultural arquitectónico, se daban cita en el lugar, interesados en saber lo que estábamos haciendo y, más aún, lo que había sucedido después de la desaparición del viejo balcón.

Entre los curiosos que más recuerdo, fue el Embajador norteamericano en nuestro país, Francis E. Meloy, que como consecuencia de su admiración por lo que venía observando, desde hacía algún tiempo, gestionara ante su gobierno una invitación a visitar su país, que me permitiera conocer algunas de las ciudades donde todavía se conserva la presencia hispánica, en los que se conservan rasgos arquitectónicos de la misma. Iniciándose la gira en la ciudad de San Agustín, al nordeste del estado de La Florida, la más antigua de Norte América.

Pasados los días y las semanas de aquel descubrimiento, cada vez que visitábamos la obra nos deteníamos un buen rato frente a la portada, pensando, e inquiriéndonos, sobre lo que teníamos que hacer para completarla. Estábamos contestes de que lo que había quedado sobre el vano principal de entrada al palacio, coronado con detalles góticos labrados en piedra caliza, tenía que ser un alfiz (moldura que suele circunscribir el arco o dintel de puertas o ventanas), del que solo quedaban dos de sus partes. (VER LAS FOTOS ANTERIORES)

SCAN Ml.D.010

¿Habría sido este alfiz rectangular o quebrado? Las dos partes que quedaban del mismo insinuaban que podría ser recto, y a nosotros algo nos decía que debía ser quebrado. Similar al del palacio de los Obando en Cáceres, Extremadura, o como el del antiguo Colegio de Gorjón, hoy Centro Cultural de España, y uno que se ha conservado en la casa No.4 de la Calle Isabel La Católica, ambos en nuestra Ciudad Colonial. Afortunadamente, apareció entre los escombros una gran piedra labrada con el mismo relieve de las conservadas en su lugar que como solución al rompecabezas consistió en una de las dos esquinas faltantes, que completaban el destruido alfiz, que resultó ser quebrado.

centro-cultural-de-espana 002 (3)

CASA DE LOS OVANDO

Fue así como, inesperadamente, se pudo resolver el rompe cabezas. Quedando la portada como la supusimos, y como fue originalmente. Solo faltando un detalle, consistente en el escudo de Ovando, que de seguro debió haber ocupado el centro del recuadro. Pero que hicimos, por el hecho de no ser aceptable reproducir elementos artísticos cuyos detalles eran desconocidos. Ello así si nos atenemos a las normas internacionales: “la restauración debe terminar donde comienza la hipótesis.”

004 (4) 002 (2)

Para concluir el proceso completamos el arco trilobulado de la ventana, que había sido rectificado durante la época en que se hicieron los desastres en la casa de la calle Las Damas, que resultó ser nada menos que el palacio del Gobernador, Frey Nicolás de Ovando (1503).

 

 

 

 

FREY NICOLÁS DE OVANDO

Historia del Nuevo Mundo

*Historia entrelazada entre España y América – La conquista de América, la colonización de América.

Por David M. González

Como expusiera en mi artículo anterior, en el que me referí a LA EJECUCIÓN DE ANACAONA, trabajo mayoritariamente extraído de una publicación del Boletín del Archivo General de la Nación No. 48-49, Año 1946, Paginas 198-204, correspondiente a RECTIFICACIONES HISTÓRICAS, del Dr. Apolinar Tejera, “Anacaona ha sido considerada como una diosa, sin que hayamos sabido  de cual mitología, y Ovando, a quien lo han tildado de haber injuriado la diosa, sin que ningún juzgado lo haya condenado como tal, para convertirlos en la buena y el malo de la novela”, en esta oportunidad traigo a la consideración lo que *Historia Entrelazada entre España y América-La conquista de América, la colonización de América, refiere sobre Nicolás de Ovando.

ESCUDO DE OVANDO

“Por cierto, segund lo que á muchos testigos fidedinos he oydo, é á los muchos que hoy hay que dicen lo mismo, nunca hombre en estas Indias le ha hecho ventaja, ni mejor exercitado las cosas de la buena gobernación, y tuvo en sí­ todas aquellas partes que mucho deben estimar los que gobiernan gente; porque él era muy devoto é gran christiano, é muy limosnero é piadosso con los pobres; manso y bien hablado con todos; é con los desatacados tení­a la prudencia é rigor que convení­a; á los flacos é humildes favorescí­a é ayudaba, é á los soberbios altivos mostraba la severidad que se requerí­a aver con los transgressoree de las leyes reales. Castigaba con templanza y moderación que era menester; é teniendo en buena justicia esta isla, era de todos amado é temido.  (Gonzalo Fernández de Oviedo).

Nacimiento: Cáceres, Extremadura (España) 1460.

Fallecimiento: 29 de mayo de 1511 en Sevilla.

Enterramiento: Conventual de San Benito, Alcántara (Cáceres – España)

Cargos:

– Preceptor del prí­ncipe Juan hasta el fallecimiento de éste en 1497.

– Comendador Mayor de la Orden de Alcántara en 1494.

– Gobernador de la Española de 1502 a 1509.

Hechos más relevantes:

– Refundó la ciudad de Santo Domingo en 1502 tras ser destrui­da por un huracán.

– Reorganizó la administración española para una gestión más eficaz de los tributos.

– Pacificó La Española venciendo a los caciques rebeldes. Por estas acciones militares ha sido    acusado de excesiva severidad, sobre todo por la ejecución de Anacaona y varios caciques.

– Desarrolló la agricultura con la introducción de la caña de azúcar y la ganaderí­a con la importación  desde España de  ganados porcino, bovino, caballar y mular.

– Fundó numerosas villas por toda la Española:  Compostela de Azua, Santa Marí­a de la Vera Paz, Bayajá, Salvatierra de la Sabana, Salvaleón de Higüey, Cotuí­, Puerto Plata, Santa Cruz de Hicayagua.

– Promovió y organizó las expediciones de Ponce de León a Puerto Rico y de Sebastián de Ocampo a Cuba.

– Potenció la llegada de esclavos africanos para ser usados como mano de obra ya que el uso de indí­genas como esclavos fue expresamente prohibido por la corona.

Otros datos de interés:

– Como resumen de su actuación en la isla Española se podrí­a decir que llegó en 1502 a un lugar en completo caos social, polí­tico y militar, y cuando volvió a España en 1509 la dejó pacificada, con una nueva  y eficaz  administración  basada en el modelo castellano, y una próspera economí­a.”

* Este blog ha sido creado con la idea de publicar y dar a conocer aspectos de la historia conjunta de España y América, no como una historia de conquista, colonización, explotación y exterminio, que es lo más habitual al tratar este tema, sino como una historia común que nos ha unido durante más de 500 años y que todaví­a puede verse y sentirse al visitar los países latinoamericanos y al hablar con sus gentes.

Considero que los ví­nculos son mucho más fuertes que las diferencias y este blog tratará de reforzarlos aún más desde un punto de vista lo más imparcial posible.

Antes de nada, decir que no soy historiador, tan sólo soy amante de la historia y ávido lector de libros y novela histórica, principalmente en lo que atañe al mundo hispano, por eso quien entre aquí­ pensando que va a encontrar una blog de historia rigurosa y con gran cantidad de documentación, datos, cifras, y demás, lo siento mucho pero está equivocado. Este blog está dirigido a los aficionados a la historia como yo, que disfrutan aprendiendo cosas que de otra manera sólo podrí­an hacerlo leyéndose gigantescos libros con miles de fechas y personajes. Quiero hacerlo todo desde un punto de vista sencillo y práctico.

Muchas gracias por vuestra visita y espero que disfrutéis leyendo http://www.historiadelnuevomundo.com tanto como yo escribiéndolo.

DM González  (david@historiadelnuevomundo.com)

El Gobierno De Nicolás De Ovando (1502-1509)

Fuente: (Coloquios Históricos de Extremadura)

Por Rivero, Francisco (1990)

En LA EJECUCIÓN DE ANACAONA  ya habí­amos detallado las claras órdenes de los Reyes Católicos con las que Frey Nicolás de Ovando llegó a Santo Domingo, que en resumen vení­an a ser dos: poner orden en la administración y en la explotación de los recursos naturales de la Española y, algo que serí­a una constante en el llamado Imperio español americano, la creación de ciudades y núcleos urbanos de corte castellano, que favorecieran el desarrollo polí­tico y económico de la isla, así­ como su control militar.

”Con Ovando se inició el auténtico proceso de colonización de las Indias aplicando en ellas los sistemas jurí­dicos y administrativos que se utilizaban en Castilla y en el resto de los reinos hispánicos. A destacar entre otras las siguientes medidas:

– Restablecimiento de los tributos a la corona por el oro extraí­do. La corona pidió al principio la mitad del mismo pero Ovando negoció y finalmente fue la quinta parte.

– Establecimiento de una administración burocrática que registraba y controlaba todo lo que se hací­a y ocurrí­a con el fin principal de mantener informados a los reyes españoles.

– Fundación de ciudades con el modelo de municipio castellano: reconstruyó Santo Domingo, fundó Puerto de Plata, Salvaleón de Higuey, Santa Cruz de Hicayaga, Puerto Real, Compostela de Azua, Lares de Guahabá, Santa Marí­a de la Vera Paz, entre las más principales. También hay que destacar su impulso constructor sobre todo en Santo Domingo, donde repartió terrenos entre los españoles y construyó las primeras casas de piedra, incluida la suya propia, y el primer hospital (San Nicolás de Bari), conventos, iglesias, atarazanas y otros edificios de carácter público donde desarrollar toda actividad social, política y económica.

HOSTAL N. DE O. (Medium)

RUINAS DE SAN NICOLAS

Palacio de Nicolás de Ovando y Ruinas del Hospital de San Nicolas de Bari. Dos de sus grandes obras en Santo Domingo. (1503)

– El primitivo Repartimiento de tierras con indios es sustituido por la Encomienda en la que los indios, a petición de los reyes, trabajan por un sueldo digno a cambio de ser educados y evangelizados. Si bien este sistema dio pie a abusos que fueron rápidamente denunciados ante los reyes por los religiosos españoles y que llevaron a fuertes medidas legislativas reales de protección del nativo americano (testamento de la reina Isabel,  Leyes de Burgos de 1512, Leyes Nuevas de Indias de 1542 y otras disposiciones). A pesar de todos los esfuerzos legislativos de los monarcas españoles de proteger a los nativos fue para ellos imposible controlar los malos tratos y abusos a que fueron sometidos por algunos encomenderos y terratenientes.

– Promovió la entrada de embarcaciones, y con esto el comercio internacional.

– Establecimiento del sistema Educativo dirigido por los padres Franciscanos.

– Durante este gobierno se creó en Sevilla la Casa de Contratación, organismo que monopoliza el comercio siendo representante en Santo Domingo Miguel de Pasamonte, quien ejercí­a como tesorero real.

– Organización de nuevas expediciones para explorar y colonizar Cuba, por Diego Velázquez, y la isla de San Juan, por Juan Ponce de León.

– Promovió la agricultura introduciendo numerosos cultivos europeos entre los que destacó la caña de azúcar. También introdujo la ganaderí­a importando desde España ganados porcino, bovino, caballar y mular; y además reorganizó la minerí­a para lo cual creó las fundiciones reales de oro trayendo a la Española técnicos y material especializado en la explotación mineral.

– Pacificó la isla venciendo las rebeliones en los cacicazgos de Xaragua e Higuey. Capí­tulo este por el que Ovando ha sido acusado de crueldad por la matanza que realizó en Xaragua contra los caciques más importantes de este cacicazgo. Cuentan que engañó a los nativos encerrándolos en una cabaña taí­na y la prendió fuego matando a todos los que habí­a en su interior. A la cacique Anacaona, famosa por entonces y ahora, la capturó y tras un juicio en Santo Domingo fue acusada de conspiración y se la ahorcó, al igual que poco después a Cotubanamá, cacique de Higüey, que también fue capturado y ahorcado en Santo Domingo.

Estos hechos hay que contemplarlos dentro de acciones de orden militar y de descabezamiento del enemigo. Esta serí­a una forma habitual de actuar de los ejércitos españoles (muy inferiores siempre en número a los ejércitos indí­genas): adelantarse a los acontecimientos y atacar directamente a los caciques o jefes nativos provocando la anarquí­a y la huí­da del enemigo aterrorizado al contemplar la derrota de sus jefes. Lo harí­a Cortés con Moctezuma y Cuauhtemoc, y Pizarro con  Atahualpa. (No así Valdivia, quien calló y fue descuartizado por los Mapuches.)

– Fue el primer importador de esclavos africanos a América para utilizarlos como mano de obra debido a la polí­tica proteccionista real de los indios que no permití­a esclavizarlos para las tareas más difí­ciles, y a su graví­sima caí­da demográfica, provocada por las enfermedades, el nuevo régimen de explotación que les fue difí­cil de soportar, el mestizaje con los españoles, el abrupto descenso de nacimientos y la huí­da a las montañas que empeorarí­an más si cabe su frágil estilo de vida.

Nicolás de Ovando fue sustituido por el hijo de Cristóbal Colón, Diego Colón, en 1509, que revertirí­a muchos de los logros del Comendador como veremos más adelante.”

Con estos dos aportes documentales he pretendido que sea cada quien que haga su propio juicio de valor. Sabemos, que la historia está repleta de versiones sobre acontecimientos complicadísimos, de los que algunos se han referido indistintamente de otros. Consistiendo la verdadera aquella que se haya escrito más desapasionadamente y, sobre todo, apegada a lo que en justicia se considera lo más cierto y creíble de lo que exponen las partes.

Yo, por mi parte, que no soy más que un decidido defensor de la verdad, me he permitido hacer la siguiente conclusión: Como sucediera en tantos otros encuentros desarrollados en el Nuevo Mundo, Ovando no tuvo como contrincante a un hombre, sino a una “hermosa” mujer, pero tan peligrosa como los aguerridos caciques incas y aztecas, a quienes Pizarro y Cortés vencieron motivados por las mismas causas que Ovando. Aquí nos encontramos. O vencemos o nos vencen.

“De Nicolás de Ovando se ha dicho que poseía la pericia militar del padre, las virtudes y esmerada educación de la madre, unidas al recuerdo de tantas y tan gloriosas tradiciones de familia que contribuyeron poderosamente a desarrollar en él aquella fe religiosa, prudencia, severidad, entereza, lealtad, celo y espíritu caballeresco.

La descripción física que de él hacen las crónicas de su tiempo indica que era un hombre “mediano de cuerpo y la barba muy rubia y bermeja”. Tenía expresión grave y temblaba con la humanidad de su persona su autoridad sobre los demás. El famoso Fray Bartolomé de las Casas, que partió con él hacia América y fue el creador de la leyenda negra de España dijo de Ovando: “Este caballero es barón prudentísimo y digno de gobernar mucha gente. Tenía y mostraba grande autoridad, amigo de justicia; era honestísimo en su persona, obras y palabras, de codicia y avaricia muy grande enemigo, y no pareció faltarle humildad, que es esmalte de virtudes. Todas estas partes de virtud y virtudes, sin duda alguna, conocidas en él.

Adornado con todas estas virtudes humanas, los Reyes Católicos, que ya le conocían por su labor con el Príncipe Juan y la Orden de Alcántara decidieron nombrarle gobernador de la isla llamada La Española y Capitán General de la conquista americana, en Granada el 3 de septiembre de 1501.”

Fuente: (Coloquios Históricos de Extremadura)  Por Francisco Rivero (1990) Rivero)

 A todo esto yo me permito cuestionar a quienes todavía permanezcan confusos o dudosos, a quien creer entre estas dos suposiciones. A la reina Anacaona, proveniente de una raza y una civilización primitivas, que fuera descrita como mansa o altiva, pacífica o rebelde, caritativa o rencorosa, por la muerte de su marido y su hermano, envuelta en la difícil situación de comandar una tribu inquieta, avasallada por seres extraños, y muy dispuesta a hacer sentir su mando como gobernante del territorio al que pertenecía; o por el contrario a un conquistador enviado desde tierras lejanas y desconocidas por los nativos, perteneciente a una región de civilización avanzada, proveniente de una familia de hidalgos, con un elevado grado educativo, perteneciente a una orden militar cristiana, escogido por sus reyes como preceptor del  príncipe, y enviado a tierras desconocidas con fines organizativos de lo recién conquistado, no invadido, y comprometido con dar cumplimiento a las órdenes recibidas , con las que estaba supuesto a salir airoso?