LA CORRUPCIÓN Y SU ALIADA, LA IMPUNIDAD (I)

LA CORRUPCION

No podría continuar escribiendo, como lo he estado haciendo hasta ahora, sin expresar algunas de las cosas que he estado percibiendo, y que me producen cierta desazón. La corrupción, por la que atraviesa la humanidad como una plaga indetenible, y muy particularmente la que ha venido azotando a mi país. Y no es que se trate de algo que no existiera desde que el mundo es mundo, y que fuera producto de la llamada modernidad, aunque con otros parámetros. De lo que se trata es de los extremos a que ha llegado, y el desenfreno con que se comete y se enfrenta, o deja de enfrentarse. Su aliada, la impunidad, solo se conocía en regímenes monárquicos, y dictatoriales. No así en países en los que ha imperado la democracia representativa, aunque solo sea de nombre.

Veamos. Uno de los temas que más está llamando la atención a nivel mundial, y del que periodistas agudos e independientes han dicho de todo sin lograr nada es, sin duda, el que se refiere a la corrupción, acompañada de la impunidad, tanto interpersonal, como empresarial, y gubernamental.

La interpersonal es la que resulta de una asociación entre dos, o más personas. Un préstamo, una venta de cualquier índole, una hipoteca, u otro elemento en el que estén en juego recurso económico, pueden llegar a crear problemas  personales, que llegan a tener diferentes tipos de solución. Posiblemente, quedando todo como entre familia.

A nivel empresarial, las cosas se complican. En el caso de que uno de los que integran la empresa meta las manos más allá de lo prudente, no pasa nada, si el monto envuelto no es de grandes proporciones. Se aplica el silencio colectivo, y se trata de buscarle una solución aceptable entre las partes, sin que salga de la intimidad. Pero, si la cosa es alarmante, se arma una debacle, y de ser necesario se entablan demandas judiciales, que rara vez se llevan hasta las últimas consecuencias.

Pero, cuando se trata de corrupción administrativa, tráfico de influencia, lavado de activo, enriquecimiento ilícito, y otras modalidades, en un gobierno, se arma, dependiendo del país del que se trate, la de carajo, con mayor o menor intensidad. Y las cosas llegan hasta donde le es posible llevarlas los que deciden, es decir, los que detentan el poder. Que son, precisamente, los que las cometen.

En ese Mundo al que me quiero referir, que es el que nos ha tocado vivir hoy día, los escándalos de corrupción son de diferentes categorías, tanto en lo referente a las personas, como a los montos envueltos. Ha habido, y siguen habiendo, casos en que presidentes, primeros ministros, parlamentarios, congresistas, alcaldes, gobernadores, y una diversidad de segundones, como son los directores departamentales, contratistas, o los testaferros, que por ser quienes son, sus casos han sido tratados con pinza, hasta que las aguas llegan a ciertos niveles. Que es cuando se hace necesario el bisturí, para sacar el pus.

Empezando por los países poderosos, los casos que descubiertos en el pasado, siempre fueron objeto de tratos bochornosos. Pero fueron engavetados, hasta que se olvidaran de ellos, o se hicieran desaparecer las pruebas. Los imputados ni siquiera han sido condenados por la sociedad, y continúan viviendo como si nada hubiera pasado, ocupando posiciones de primer orden, y disfrutando sus rapiñas. Más nunca se habló de ellos, ni se les negó el saludo. Por el contrario, la plata substraída le ha servido de alfombra para que se la extiendan bajo sus plantas.

Lo mismo sucedía, y sucede, aumentada por razones de índoles especiales, propias de cada comunidad, en los países pequeños.

Desde hace algún tiempo las cosas han ido cambiando, gracias a que los pueblos, algo más educados, menos indulgentes, y más indignados con los escándalos, y las burlas de las que son objeto por parte de los corruptos, se han parapetado, con mayor o menor intensidad, hasta llegar a someter a la justicia a los imputados. Ocurrido solo, hasta hace algún tiempo, en los países poderosos.

Como ejemplo, tenemos algunos de los casos más sonados. El general Sani Abacha, director de Personal de las Fuerzas Armadas de Nigeria, África, llegó al poder en 1993 tras liderar un golpe de Estado. Durante los cinco años en los que ejerció el gobierno, prohibió los partidos políticos y disolvió los organismos del Estado.

SANI ABACHA

Tras su muerte, en 1998, a los 54 años de edad, debido a un infarto al corazón, el también militar Abdulsalami Abubakar juró al cargo de Jefe de Estado. Abubakar nunca había tenido un cargo público y se apresuró a anunciar una transición a la democracia, con un gobierno civil dirigido por Olusegun Obasanjo. El nuevo jefe de estado difundió informaciones según las cuales Abacha era un traidor y había saqueado el tesoro público. El gobierno nigeriano inició una investigación en contra de su familia por enriquecimiento ilícito. Se les acusaba de tener US$2.500 millones en cuentas personales en bancos suizos, en el Reino Unido, Luxemburgo y Liechtenstein.

En 1999 el gobierno nigeriano encabezado por el presidente Obasanjo inició una campaña para recuperar el dinero perteneciente a los fondos del Estado. Las autoridades de ese país comprobaron la existencia de cuentas pertenecientes al hijo mayor de Abacha, Mohammad y a varios colaboradores del mandatario fallecido.

Trasladándonos de Africa a Europa, específicamente al Vaticano, encontramos el caso de Monseñor Nunzio Scarano, en 2014, quien ya estaba bajo investigación por un presunto ardid para lavar dinero que involucra al banco del Vaticano, está acusado de corrupción y calumnias, y se encuentra detenido en una cárcel de Roma. Dijo a la prensa el fiscal Nello Rossi. El arresto de Scarano se produjo dos días después de que el Papa Francisco creara una comisión de investigación del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano, para llegar al fondo de los problemas que lo han afectado durante décadas, y contribuyó a dar la impresión de que es un paraíso.

MOSEÑOR ESCARANO (Medium) 391a[1]

También fueron detenidos Giovanni Zito, suboficial de los carabineros y perteneciente al Servicio de Información y Seguridad del Ministerio del Exterior, y Giovanni Carenzio, un intermediario financiero activo a nivel internacional, sobre todo en las Islas Canarias y en Suiza.

Tradicionalmente el Vaticano se ha opuesto a que la justicia italiana investigue los presuntos crímenes cometidos por sus funcionarios, aduciendo su estatus de inmunidad diplomática, según informa David Willey, corresponsal de la BBC en Roma. Sin embargo, bajo el pontificado de Francisco, aumentó la cooperación entre el Vaticano y las autoridades italianas, lo que condujo a la detención de monseñor Scarano el año pasado.

Un caso extra gubernamental ha sido tan lamentable como los otros. Tenemos  la trama de corrupción destapada en la Federátion Internacionale de Football Association (FIFA), que tiene una conexión con los grandes bancos de Wall Street. Ese es precisamente uno de los detalles que llevó al Departamento de Justicia de Estados Unidos, al FBI y a la agencia tributaria estadounidense a actuar contra los directivos del organismo, acusados de hacer un uso ilícito del sistema financiero para blanquear dinero de los sobornos.

FIFA-auspiciadores-corrupcion-700x465[1] FIFA

Por tratarse de un país al que nos unen tantos vínculos y, por ende, nos enteramos, y nos preocupamos más que lo sucedido en otros países europeos, en los que se cuecen idénticos casos de corrupción, me he atrevido a meter el escarpelo en España.

Cada año, Transparencia Internacional publica un índice sobre la percepción de la corrupción en todos los países del mundo. La estadística muestra cómo la población evalúa la corrupción en su país de 1 a 10. En 2008 España obtuvo una nota de 6,5, seis décimas menos que el máximo obtenido en 2004, y que corresponde al puesto 28 en una lista de 180 países, ocupando el 14º entre los 25 miembros de la Unión Europea.

Encontramos los primeros vestigios históricos de corrupción española en el Siglo de Oro por medio de la literatura picaresca castellana. El período en el que Francisco Gómez de Sandoval-Rojas y Borja, más conocido como Francisco de Sandoval y Rojas (Tordesillas, 1553 – Valladolid, 17 de mayo de 1625), fue el I duque de Lerma desde 1599, primer ministro y valido de Felipe III (1598–1621). el Duque de asumió las riendas del gobierno de España, en nombre de Felipe III, fue uno de los más notoriamente corruptos.

Fue el hombre más poderoso del reinado de Felipe III. Se hizo inmensamente rico a costa de saber manejar el tráfico de influencias, la corrupción y la venta de cargos públicos. Por otra parte, fue un verdadero mecenas de la Villa Ducal de Lerma en Burgos, donde empleó gran parte de su fortuna en engrandecerla y embellecerla contratando a los más sobresalientes arquitectos y utilizando los mejores materiales.

DUQUE DE LERMA María_Cristina_de_Borbón-Dos_Sicilias,_reina_de_España

 

La reina regente María Cristina de Borbón (1806-1878), se hizo célebre por su participación en negocios turbios que favorecieron el rechazo entre el pueblo y los políticos. Participó en operaciones de especulación con la sal, con los ferrocarriles e incluso con la ilegal trata de esclavos, en los que participaba también Ramón María Narváez. Se llegó a afirmar que no había proyecto industrial en el que la Reina madre no tuviera intereses. Su fortuna se estimaba en 300 millones de reales.

Durante la guerra civil España sufrió un hundimiento de la producción agrícola e industrial, adquiriendo una gran importancia el mercado negro, llamado estraperlo en recuerdo de aquel famoso escándalo. La corrupción económica fue un rasgo básico de la dictadura *franquista, y estuvo muy extendida la implicación política en la misma, hasta los máximos niveles, fue absoluta. En algunos casos por la propia participación, y por la protección que los estraperlistas recibieron desde el poder. Todo ello en medio de una total impunidad. Las repercusiones de la corrupción fueron socialmente muy graves. Para los corruptos supuso un rápido enriquecimiento, mientras que para la mayor parte de la población implicó privaciones, carestía, hambre y miseria.

Ya cuando llegó al poder, Felipe González anuncio unas auditorías de infarto, refiriéndose a casos de corrupción en el Gobierno de la UCD. Durante los últimos años de su gobierno (especialmente en la IV y V Legislaturas de España), se sucedieron diversos y famosos escándalos de corrupción.

Durante los últimos años, España se ha visto envuelta en casos de corrupción del más alto nivel que, con los cambios ocurridos han sido llevados a la justicia. Igualmente ha sucedido con la familia real española, en áreas de comunidades autónomas, como el caso de la familia catalana Pujol, en la farándula, caso la Pantoja, y a otros niveles, como el de la soprano Montserrat Caballé, y hasta el deportivo, como ha sonado el del magnífico delantero argentino Leo Messi.

IMG-20140804-WA0002 los-pujol-llegaron-a-ocultar-en-andorra-mas-de-40-millones-11-veces-la-herencia-del-abuelo

De Europa nos trasladamos a China, donde la corrupción es un fenómeno muy extendido con importantes repercusiones políticas, económicas y sociales. Tal es la magnitud de este reto para las autoridades que tanto Jiang Zemin como Hu Jintao se han referido a la corrupción como un “asunto de vida o muerte para el partido”.

La lucha contra la corrupción en China no conoce de impunidades ni de líderes privilegiados. De ahí, que son varios los casos que han llegado hasta condenas de muerte.

121121.corrupcion.china.bosque.gobernador.un.tao[1]

Y así continúa el Mundo. Corrupción global, de un extremo a otro, de la que se han tomado cartas en los países poderosos. De los otros, ya veremos.

Como colofón de este primer intento de denuncia de la desgraciada corrupción, acompañada de su socia, la impunidad, dejo este simpático mensaje, que, por su semejanza con lo que ha estado sucediendo en nuestro país, he considerado prudente sumar.

*“El 5 de octubre de 1931, Joaquín del Moral, posteriormente Inspector de Presidios y Prisioneros durante la Dictadura de Franco, implicado en el golpe militar de 1932 e íntimo amigo de Sanjurjo;[] dio una conferencia titulada Inmoralidad Política en el Ateneo de Madrid (posteriormente recogida en su obra Oligarquía y enchufismo) dando las sumas acumuladas por las minorías del Gobierno: en total, el PRR, el PSOE, PRS, AR y ERC se repartían 24 millones de pesetas (41 millones de euros de 2006) anuales.

“Los gastos de coches oficiales importaban 11.295.000 pts. En el presupuesto aprobado el 28 de diciembre de 1932. Se habían comprado 31 coches Chrysler, con un coste total de 950.000 pts, de ellos 8 del modelo Imperial, con motor de ocho cilindros y, lujo inaudito, radio incorporada, a 70.000 pts. (120.000 €) cada uno. A preguntas de Gil-Robles reconocía el Ministro que, cuando los republicanos llegaron al poder, había 58 coches oficiales en Madrid, y ahora serían 741, con una plantilla de 760 conductores. El gasto de gasolina era de 3.000 litros diarios. En palabras de Julio Camba, (Haciendo de República; Madrid, 1934), periodista del diario ABC opuesto a la Segunda República Española y que se sumó al bando franquista en la Guerra Civil Española:”

“…una cosa es tener automóvil cuando se es, por ejemplo, ministro, y otra cosa es hacerse ministro para tener un automóvil. El automóvil de los ministros no puede ni debe ser nada más que un instrumento de trabajo y, si en rigor, es admisible el que, dentro de un régimen cualquiera, se haga ministro a un señor cuyo programa político se reduce a pasear a la familia dentro del coche oficial, la cosa en cambio, resulta inadmisible de todo punto cuando para hacer ministro al señor en cuestión ha habido necesidad de transformar por completo los fundamentos del Estado (…) Está muy bien, en fin, que los servicios públicos se retribuyan con holgura; pero, si se hace una revolución para encargarse de los servicios públicos y luego resulta que al encargarse de estos servicios públicos no se perseguía otra finalidad más que la de retribuirlos con holgura, la cosa varía.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s