UN PERSONAJE IGNORADO

Felix Benitez Rexach (Medium)

En días pasados conversando con unos amigos, surgió el tema concerniente al ingeniero que había construido una emblemática residencia en el sector de Gazcue en Santo Domingo. Y que por una de esas circunstancias de la vida su viuda la hizo desaparecer. Se trata del Ing. Félix Benítez Rexach, y de su residencia de la calle César Nicolás Penson, en tiempos de la dictadura de Trujillo. Lamentablemente, no he podido conseguir una foto del exterior, por lo que me he visto en la necesidad de publicar una de sus interiores. En el que, por cierto, se puede apreciar la madera de caoba, y el esmero con que fuera construida.

untitled (Small)

Foto cortesía del Arq. Gustavo (Cuquito) Moré.

Le comentaba a esos amigos, que ocupando por segunda vez la dirección de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), de 1996 a 1998, recibí una llamada del entonces Secretario de la Presidencia, Lic. Danilo Medina, en la que solicitaba mi opinión de la edificación que se encontraba entonces algo descuidada por su propietaria, la señora Sobeya Ondina Peguero, entonces viuda de Benítez Rexach. Acto seguido me dirigí a la edificación a inspeccionarla, acompañado por uno de mis colaboradores más acuciosos en este tipo de reconocimiento. Aunque no me fue informado cual era el motivo de la solicitud, me interesó darle al Secretario Medina una opinión lo más certera posible de las condiciones en que se encontraba. No por el hecho de que era obligado conservarla, ya que no estaba registrada en el inventario de bienes del patrimonio cultural de la nación, sino, para satisfacer una curiosidad personal, y que me sirviera de motivo para poder opinar, en caso de que surgiera cualquier inconveniente. A continuación dirigí una comunicación al Secretario Medina, dando respuesta a su inquietud. Al poco tiempo me enteré que la estaban “desguazando”.

Sobre Félix Benítez Rexach es mucho lo que hay que decir. Particularmente, por haber sido un personaje importante para la historia reciente del desarrollo de la ciudad de Santo Domingo, que empezaba a salir del atraso en que se mantuvo por siglos. Don Feliz, como era llamado por quienes le trataban con confianza, fue una figura relevante en Puerto Rico durante el desarrollo del siglo 20. Nació en la isla municipio de Vieques el 27 de marzo de 1886, hijo de puertorriqueños. y falleció el 2 de noviembre  de 1975. Sus restos reposan en un mausoleo en Puerto Rico, su país natal.

En cuanto al desarrollo económico y social de Puerto Rico, fue reconocido entre los mejores y más acaudalados ingenieros, contratistas y hombres de negocios de la historia puertorriqueña. Y como desarrollador y propietario de dos de las más importantes obras del área de San Juan de su época: El Hotel Normandie y El Escambrón Beach Club. Esto sin dejar atrás la gran cantidad de obras públicas y privadas que realizó.

En el ámbito político Benítez Rexach fue un fiel creyente de la independencia de Puerto Rico. Conocida fue su amistad con el líder nacionalista Pedro Albizu Campos. Cuando Luis Ferré fue gobernador de Puerto Rico, lo visitó en La Fortaleza para pedirle que proclamase desde su gobernación la independencia de Puerto Rico.

En la República Dominicana se destacó como desarrollador de múltiples proyectos, en parte, gracias a la estrecha relación que lo unía con el Dictador Rafael L. Trujillo. El Puerto de Santo Domingo y la Avenida Jorge Washington (Malecón) son dos de sus obras más emblemáticas en el país.

PUERTO DE SANTO DOMINGO

El Generalísimo Trujillo acompañado de Benítez Rexach durante la construcción del puerto de Santo Domingo.

 PUERTO DE SANTO DOMINGO (4)

PUERTO DE SANTO DOMINGO (5)

Durante su prolongada estadía en Santo Domingo, el Ing. Benítez Rexach le propuso a Trujillo crear una nueva ciudad en el sector oriental del Río Ozama. De esa manera, la capital de la República Dominicana consistiría, en una ciudad moderna, conjuntamente con la antigua ciudad de los colones, que podría ser conservada casi como lo fue hasta que empezaron a destruirla. Dadas las limitaciones económicas y financieras de que adolecía el régimen en aquellos momentos, el proyecto no pudo ser levado a acabo. Lo que se constituyera en una verdadera desgracia para la conservación de la Ciudad Primada.

Puerto de Sto.Dgo. propuesta de benitez Rexach a Trujillo

Su agitada vida profesional, tanto en su país natal, Puerto Rico, como en Francia, y República Dominicana, la dedicó tanto a sus obras de ingeniería, como a su vida privada, y a sus dos mujeres. Casó con la Momme Moineau, una cantante francesa cuyo nombre original era Luccienne Suzanne Dhotelle, quien falleció el 18 de Enero de 1968 en París. Luego de la muerte de Moineau, se casó con la dominicana Sobeya Ondina Pequero, y fijó residencia en Santo Domingo. Donde vivió hasta su muerte, en la casa que fuera hecha desaparecer, bárbaramente.

Félix_Bénitez_Rexach_et_La_môme_Moineau_Lucienne_Dhotelle BENITEZ REXAC Y SOBEIDA

El ingeniero conoció a su primera esposa mientras realizaba un viaje abordo del SS Normandie. Como un homenaje a ella, Benítez decidió construir una estructura que imitaba la configuración del  prodigioso transatlántico francés, que llevaría su nombre. Diseñado por el arquitecto *Raúl Reichard (1908-1996), se comenzó a construir en el año 1938, y fue inaugurado en 1942, el mismo año que se incendió el trasatlántico que inspiró a Benítez Rexach a construir el famoso hotel. La forma del edificio con paredes  ligeramente inclinadas le recordaba la silueta del SS Normandie, por lo que Benítez Rexach al notar esto, ordenó al contratista, el ingeniero dominicano José A. Iglesias, que le añadiera tres pisos más al hotel, y además unos balcones, a manera de puente, en el último piso.

Félix Benítez Rexach y Moineau, formaban parte del atractivo del nuevo hotel Normandie. La pareja tenía un apartamento en el último piso, el cual utilizaban cuando regresaban a la isla de sus viajes por el Caribe y el Mediterráneo. Moineau era una mujer excepcional, que escandalizó a las damas de la sociedad puertorriqueña con su forma de ser: usaba pantalones, fumaba y bebía; vivía con la misma intensidad de otras famosas feministas de su época, como María Félix y Edith Piaf.

El Hotel Normandie era uno de los pocos hoteles de lujo que existían para ese tiempo en la Isla. En sus instalaciones se llevaron a cabo actividades sociales y políticas que hicieron de este establecimiento hotelero uno de gran valor histórico y sentimental para varias generaciones de puertorriqueños.

El Normandie fue una puerta, un umbral de luces para el delirio ansioso de los bailadores y la rumba sentimental de artistas como Libertad Lamarque, Jorge Negrete, Olga Guillot, Cantinflas, Pedro Vargas, María Antonieta Pons, Toña La Negra y María Luisa Landín. El espacio mágico del Normandie fue escenario también para artistas locales como Ruth Fernández, Myrta Silva, Joe Vallejo, Silvia Rexach, Carmen Delia Dipiní, Tito Enríquez, Rafael Muñoz y José Luis Moneró.

Luego de ser clausurado y abandonado en la década del sesenta, el Hotel Normandie fue restaurado a principio del  1990. Y cerró sus puertas en 1998 tras haber sufrido cuantiosos daños a consecuencia del azote del huracán Georges. En aquel momento los principales ejecutivos de Normandie Limited Partnership (NLP), habían decidido no invertir en reparar la propiedad que les había dejado pérdidas millonarias en los últimos años. Según dijeron en ese entonces, mantendrían la propiedad cerrada hasta tanto se resolviera un litigio que sostenían con la Corporación de Fomento de Puerto Rico (COFECC), o apareciera un comprador dispuesto a pagar un precio razonable por el hotel. Así permaneció por varios años, hasta el 2005 cuando reabrió sus puertas luego de una extensa y costosa remodelación que conllevó una inversión de US$7 millones.
Según El Nuevo Día, Caribbean Property Group, inversionista institucional de los Estados Unidos especializado en invertir y administrar bienes raíces a nivel internacional, adquirió el Normandie en el 2006 por 34 millones de dólares y sus planes eran renovar la propiedad y convertirla en una lujosa hospedería cinco estrellas, bajo la marca W Hotels. Pero el negocio no se concretó y, según las fuentes, optaron por traer a Puerto Rico a Thompson Hotels, una cadena que se destaca por manejar hoteles de lujo con estilos sofisticados y alto servicio.

En su entorno urbano, el edificio se distingue por un imponente letrero de neón que anuncia, fulgurando en todo su esplendor, su nombre. La estructura fue remodelada en años recientes y mantiene su uso histórico con algunas modificaciones. Su escala y estilo arquitectónico lo distinguen como un hito en la entrada a la isleta de San Juan. El Hotel Normandie fue incluido  el 29 de agosto de 1980 en el Registro Nacional de Lugares Históricos.  Su localización abona a su importancia, ya que convierte este edificio en un hito visual en la entrada de la isleta de San Juan, donde, también, construyó el Scambrón Beach Club.

normandie

Normandie Hotel and Escambron Beach Hotel San Juan

Normandie Hotel and Escambron Beach Hotel San Juan

 

Escambron Beach Club 1948

El caso de Félix Benítez Rexach se menciona en las memorias de Porfirio Rubirosa. Quien recomienda a Trujillo que lo contrate, fue el abogado *Calletano Coll y Cuchí. Trujillo lo recluta para dragar y hacer la modernización del puerto de Santo Domingo, y otras obras en el puerto de Haina. Llegó a tener un astillero. Para que se tenga una idea del tamaño de estos negocios, el trabajo del puerto de Santo Domingo tenía un presupuesto de 2.5 millones de dólares. En aquella época, estamos hablando a mediados de los treinta, era mucho dinero. Por eso no nos debe sorprender que tuviera un avión DC-3, y más de un yate: el Gosse y otro. Así que se hizo un hombre muy rico con los negocios de Trujillo. (Rafael Leónidas Trujillo y Luis Muñoz Marín: Una pugna Caribeña.)

cs19-DC-3-SS-Normandie-New-York-1938 (Medium)El SS Normandie saliendo de New York, escoltado por un DC-3. Parecería como si Benítez Rexach viniera en el suyo, el mismo año (1938) que iniciara la construcción de su gran hotel.

Además del muelle Trujillo encomendó al Ing. Benitez Rexah la construcción de dos rompeolas,  nuevas aduanas, el dragado del puerto (ya que el San Zenón lo había rellenado), un club en Sans Souci para oficiales, y  la construcción de una avenida en todo el borde del mar, que era el inicio del Malecón. Además de dos depósitos de acero y hormigón. Los dos rompeolas se convirtieron en un trabajo titánico debido a las dificultades que ofrecía el Mar Caribe. La Inauguración de las obras  tendría lugar el 15 de agosto del año 1938.

Durante los años que mi esposa Urania y yo hubimos de residir en San Juan de Puerto Rico (1965-1967), pudimos conocer personalmente a Don Félix y a su esposa Sobeya, con quienes compartimos momentos agradables, en el Escambrón, y el Normandie, que estaba cerrado al público. Y fuimos objeto del obsequió de unos vasos del famoso hotel, que ya desde entonces eran delgados y altos, como los que se pusieron de moda años después.

100_4585

*Raúl Reichard nació en Aguadilla en 1908. Estudió arquitectura en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, de donde se graduó en el 1929. Reichard se trasladó a Nueva York donde trabajó para la firma de Sloane and Robertson. En 1931, al regresar a la isla sin trabajo, dedicó un año para prepararse para la reválida de arquitecto. En 1932 consiguió su primer empleo en Puerto Rico como Inspector de Obras en el Presidio Estatal; luego, en 1933 comenzó a trabajar en la PRERA. Durante los años de diseño de la Universidad de Puerto Rico, Rafael Carmoega lo reclutó para el diseño de la verja principal del recinto. Luego, en 1938 y en la misma PRRA, trabajó con Jorge Ramírez de Arellano en el diseño de varios proyectos de vivienda de bajo costo. En 1939, Félix Rexach Benítez le contrata para el diseño del Hotel Normandie en Puerta de Tierra. Durante el período de la Segunda Guerra Mundial, Reichard trabajó para el U.S. Engineer Department y posteriormente, en el Comité para Diseño de Obras Públicas. Cerró su oficina privada en 1976.Principio del formulario

 *Cayetano Coll y Cuchí (21 de junio 1881-1961) fue un político, escritor y defensor de la independencia de Puerto Rico. En 1917, se convirtió en el primer Presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, después de la isla haber sido cedida a los Estados Unidos por España, como consecuencia de la Guerra Española-Americana. Coll y Cuchí era miembro de una prominente familia de políticos, escritores y educadores puertorriqueña.Final del formulario

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s