ENGOMBE

 

 

PALACIO DE ENGOMBEEl día 23 de noviembre de 2012 (es decir, hacen tres años) publiqué este artículo en el periódico digital ACENTO.COM. En vista de que el tiempo ha transcurrido, y no se ha hecho absolutamente nada, que no sea mantener aquello limpio, decidí volver a darlo a conocer, con unos adendos, para que los que no se enteraron entonces puedan hacerlo, y quienes aspiran al cambio puedan tomar nota, dada la importancia que ha adquirido el tema, después de los desastres ocurrido en la Ciudad Colonial. Y el abandono en que se encuentra todo el patrimonio cultural en nuestro país.

En días pasados (decía hace tres años) leí en la prensa una noticia que por lo extraño de su contenido no dejó de sorprenderme. El actual Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y Ex Ministro de Salud Pública, en el gobierno anterior, Dr. Bautista Rojas Gómez, giró una visita al conjunto monumental, compuesto por las estructuras de piedra que precariamente se conservan del ingenio colonial de ENGOMBE (Siglo XVI), y propuso que este sirviera para simbolizar un escenario especial de unión familiar, y con tal motivo, se lleve a cabo una celebración eucarística todos los meses de noviembre. ¡Qué hermosura

Como me imagino que muy pocos de mis conciudadanos saben lo qué es ENGOMBE, y no pueden tener la menor idea de lo que es aquello, donde se encuentra, para que sirvió, y serviría, voy a permitirme hacer un brece relato, con la esperanza de que no solo se lleve a cabo la propuesta del Ministro de una cartera que no es Cultura, ni Turismo, ni nada que tenga que ver con los recursos históricos y monumentales de nuestro país, sino que se le preste la atención que merece.

Antes de entrar en detalles debo decir, que en nuestro querido país, al que estamos tan acostumbrados a considerarlo como “algo muy especial”, sea un médico, político, y ministro de una cartera que muy poco tiene que ver con el patrimonio histórico y cultural de la nación, quien se dispusiera sacar del oscurantismo más absoluto lo que debe corresponderle a otras instancias gubernamentales, como son las que dirigen los ministerios antes mencionados, y la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental, que luce más despistada que las mismas ruinas.

Así son las cosas en nuestro país, que lo hacen “tan especial”. Pero lo que resulta todavía peor es que desde el Palacio Nacional no se diga ni pío. Y no como pollitos, sino como los responsables de sacar a flote de la economía “blindada” otro material que aunque no es de acero, debería incluirse. Como es el caso del patrimonio cultural de la nación. Como suele suceder en casi todas partes del mundo civilizado. En las que se ha tenido en cuenta, que Patrimonio y Turismo conforman un Binomio de Desarrollo.

Pues bien, entrando en materia, ENGOMBE, cuya toponimia es tomada del nombre de la etnia (familia de lenguas), no tribu o raza, bantú, del arco superior del Congo, África, es lo que en su día, allá por los albores del Siglo XVI, fue un próspero ingenio azucarero, de los que empezaron a producir azúcar de caña, traída de las Canarias, España, al Nuevo Mundo. Las ruinas que conforman este histórico conjunto arquitectónico, ubicado en la ribera oriental del Río Haina, y a corta distancia de la ciudad de Santo Domingo, se han conservado gracias a los designios divinos, que las han preservado para lo que debería ser satisfacción de los dominicanos, y para que algún día sirvan para contribuir con su desarrollo, como gran atracción turística que sería, poniendo en valor sus antiguas instalaciones, al igual que el hermoso paraje que las circunda.

Teniendo en consideración su vecindad con el caudaloso Río Haina, cuando alguien decida proyectar un lugar atractivo, que podría ser un resort de característica rural, podría contemplarse la idea de concebir una ruta acuática, que comunicara el Ozama con el Haina. Convirtiéndose esta en una atracción turística que, combinada con el resort, se pondría en el mapa turístico de la región caribeña, además de crear una importante fuente de empleos.

RIO HAINA (1)

Recodo del Río Haina frente a las ruinas del ingenio

Si, como atractivo turístico. Pero no en las condiciones en que se encuentra, ni en las que pudieran quedar después de un improvisado operativo del lugar, o de un intento por conservarlas al estilo de los “expertos” restauradores dominicanos. Como sucediera años ha, cuando se le practicó una anastilosis (del griego ἀνά “hacia arriba” y στύλος “columna”, es un término arqueológico que designa la técnica de reconstrucción de un monumento en ruinas gracias al estudio metódico del ajuste de los diferentes elementos que componen su arquitectura.) a la doble arcada de la fachada principal del palacete.

El-Palacio-de-Engombe

CAPILLA DE ENGOMBE  EB_06

EB_25  EB_26

EB_03  EB_11

Todo ello, antes de que uno de los genios de la política y la intelectualidad criolla que nos gastamos, decidiera parcelar una gran parte de los hasta entonces vírgenes terrenos donde se encuentran ubicadas las ruinas, desde hace poco más de unos cinco siglos, que fueran distribuidos entre el personal administrativo y magisterial de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, de la que fuera Rector. Cercenando así aquel paraje virgen, sin que los resultados llegaran a ser valederos.

001 (Medium)

Foto aérea del paraje, en la que se aprecia la parcelación de una gran parte de los terrenos.

ENGOMBE

Algunas de las construcciones que se han levanado en la parcelación.

No, lo que hemos dicho, y propuesto en innumerables ocasiones, no es otra cosa que restaurar las edificaciones que lo permitan sus condiciones actuales, consolidar el resto, y después de una seria investigación arqueológica y arquitectónica, utilizar lo utilizable, y embellecer lo restante, aprovechándolo todo para convertirlo en un resort turístico de características rurales, sin que, por supuesto, lo que se haga vaya en desmedro alguno de su valor histórico y monumental.

Cuantas cosas de provecho se podrían hacer en beneficio de nuestro prestigio turístico, y nuestra economía, utilizando, inteligentemente, algo que solo República Dominicana posee en América, como son las primacías, de todo lo que hicieron los “invasores” españoles en el Nuevo Mundo, como son, en parte, los inicios de la industria azucarera, de la que se nutrieron los pobladores de La Española, desde los albores de su colonización hasta los tiempos actuales. Industria a la que no le han permitido seguir creciendo, en la magnitud en que lo hacía, por culpa de erráticas políticas desarrollistas de los últimos gobiernos que hemos tenido, uno de los cuales llegó al colmo de permitir que se “desguazara” el más grande de los ingenios azucareros que llegara a existir en el mundo, y venderlo como chatarra: el Río Haina.

Sin la menor intensión de continuar repitiendo algo que tantas veces he propuesto, lo que me inspiró a repetir, y hacer llover sobre mojado el tema, fue el hecho de que un médico, por demás alejado del mundo cultural y turístico fuera el que saliera a la palestra pública con un tema tan alejado a sus atribuciones. Y que los otros, sí, esos mismos, los del mariachi de las eternas comisiones, patronatos, y seminarios, continúen como si nada estuviera pasando en el área.

Espero, que el ritual propuesto por el Ministro, más que servirle de arma politiquera, a lo que nos tienen acostumbrados estos señores del PLD, que vienen timoneando la nave del estado desde hace casi 16 años, llame la atención de algún agudo inversor (¿extranjero?), que haya entendido el mensaje, consistente en que el turismo no solo debe depender de las tres “s” (sea, sand, and sun, en inglés), como lo estamos haciendo, sino de muchas otros factores de similar importancia.

Como un simple ejemplo de lo que hemos hecho, y se debe continuar haciendo, con respecto a este y otros temas relacionados con nuestro patrimonio cultural, transcribo, a continuación, dos párrafos de una noticia, calzada con la firma de María Mercedes, que con el título de Por los caminos de los ingenios coloniales, fue dada a conocer el día 30 de marzo de 2005, en el periódico Hoy.

“Una mañana bastante calurosa nos acompañó durante todo el viaje, que sin intención de exagerar fue muy interesante y educativo, porque los que tuvieron la oportunidad de asistir descubrieron un gran tesoro escondido, que guarda esta tierra Primada de América.
La visita fue a los ingenios de Engombe, y Boca de Nigua, en San Cristóbal, que contó con la presencia del Nuncio Apostólico, Monseñor Timothy Broglio, el Embajador de Estados Unidos, Hans Hertel…”.

scan0249

A los que debo agregar: la Embajadora de España, María Jesús Lopez Figa, y esposo, al igual que otras personalidades nacionales y extranjeras. Todo ello, con el propósito de venderles la idea de lo que entendemos hay que hacer, para poder salvar este tesoro escondido, y que pueda contribuir con el desarrollo económico y cultural de nuestro país.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s