UNA RESTAURACIÓN OBJETABLE

A propósito del Hotel Francés, he querido mostrar una fotografía de la arcada que da al patio de la antigua casona colonial cuando estaba siendo intervenida (1995).

Después de no haber tenido en cuenta su existencia, tanto durante el proceso de planificación, como avanzados los trabajos, fue cuando se persuadieron de la existencia de tan vital elemento arquitectónico. Típico en las edificaciones correspondientes al Siglo XVI. Pero, como ya habían terminado la mayor parte de las obras, entre las que se encontraban los entrepisos, y continuaban ignorando la existencia de la doble arcada, después de aparecidos se vieron forzados a reconstruir los arcos, originalmente de piedra, de la planta baja, por otros de ladrillo.

Pero el atolladero no consistió solamente en esa pifia. Sino que, al reconstruir dichos arcos tuvieron que hacerlo rebajando el peralte, lo que los diferenció de los originales (en la fotografía, el segundo de izquierda a derecha es original). Lo que hizo cambiar el estilo original de la arcada, permitiendo que algo tan importante en las edificaciones que cuentan con estos elementos, no se correspondiera con lo auténtico. Lo que, para cualquiera cualquier entendido en arquitectura, constituye una afrenta imperdonable, además de un tremendo fracaso para los responsables.

Si a ese tipo de intervención es que algunos llaman restauración, lo mejor sería que se dediquen a otra cosa.

HOTEL FRANCES

Fígense en los escombros, que he llamado tardíos, ya que a la altura en que se econtraban los trabajos no era para que se encontraran ahí, como los que estamos viendo. Eso sucedió, precisamente, por el hecho de haberse despejado el muro que contenía la doble arcada, ya casi terminada la obra bruta. Otro elemento comprobatorio de lo que sostengo es el hecho de que todavía no se hubiere despejado el espacio en que se encontraba la puerta, en sustitución del último arco.

HOTEL FRANCES (18)

HOTEL FRANCES (48)

Integrantes de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC) observando los desperfectos de la doble arcada, durante el proceso de la intervención del Hotel Francés, por cuenta de la compañía ACCOR. Cuyos trabajos fueron dirigidos por el Arq. Luis Lajara Solá, y supervisados por la OPC.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s