PARA QUIENES SE INTERESAN POR ESTAS COSAS

En varias ocasiones me he referido a la imperdonable demolición de que fuera objeto, en 1911,  la mayor parte de las monumentales ruinas del Hospital de San Nicolás de Bari (1503). Aunque hay otras versiones, que tratan de ocultar la verdad, la más aceptable consiste en el propósito de construir, en lugar de la porción demolida, la Iglesia de Nuestra Señora de La Altagracia. Entre las partes que se demolieron fueron, más de la mitad del cuerpo principal, y su prolongación hacia el norte, cuyos cimientos pueden verse, todavía, las que se encontraban en pie, y de muy aceptable reconstrucción. Además, una pequeña porción, contigua a la parte que no se tocara, y fuera adherida a la nueva estructura del templo, en la que se construyó un edificio de apartamentos de propiedad privada, en su extremo nordeste, cuyos frentes dan hacia la calle Las Mercedes.

La parte que no fue tocada, de aquel desastre de lesa historia, y en la que existe una capilla, se conserva estructuralmente casi intacta, es, precisamente, en cuyo exterior se han iniciado unos trabajos.

IGLESIA DE ALTAGRACIA

Con muy poco esfuerzo, este pequeño cuerpo de la estructura original del antiguo hospital, único en conservarse casi intacto, y que llegara hasta nosotros exteriormente camuflado, tendría que ser rescatado, interior y exteriormente, sin que esto represente problema alguno en la función que le presta al templo como capilla. Y cuya idea hubimos de exponérsela a varios de los curas párrocos que han pasado por allí, sin que se nos contestara absolutamente nada.

100_4423 100_4426

100_4428

100_4432 100_4433

Cuando se lleven a cabo las obras iniciadas, que es de esperar se hagan como hemos propuesto, cualquier persona estará en condiciones de identificarla como parte del monumento al que perteneció. Y consecuentemente, conocer parte de la historia de uno de nuestros íconos monumentales más valiosos, cuya porción ha permanecido exteriormente camuflada. Al mismo tiempo que darse cuenta de la penosa historia de una de las riquezas monumentales más valiosas de América.

En días pasados, caminando por la zona (término que no me agrada), me sorprendió ver iniciado el desprendimiento del camuflaje que le fuera aplicado por los demoledores de ruinas, y constructores del templo, hace algo más de cien años. Igualmente, alcancé a ver un panfleto advirtiendo que los trabajos están siendo ejecutados por los mismos que se han dedicado a blanquear, o colorear sepulcros.

IGLESIA LA ALTAGRACIA100_4406 

100_4419

Como es posible advertir, lo que se ha estado descubriendo es muy diferente de un lado al otro del portal de entrada a la capilla original del hospital, actualmente de la Iglesia. A mi juicio, lo que apareció a la iazquierda es, conjuntamente con el portal, parte de la obra original del hospital. Que debe ser tratado con sumo cuidado. Lo de la derecha es parte de lo que se construyó en 1911. Que deberá ser recubierto.

Es de esperarse, que no suceda algo similar a lo que ocurrió a unos cien metros de distancia, en el Hotel Francés. Cuyo desplone fue causado, sin duda alguna, por los trabajos que se estan llevando a cabo. Y tengamos que conformarnos con repetir, que las cosas del patrimonio cultural de una nación no son cualquier cosa, como otras de las que se apoderan los políticos de turno.

RUINAS DE SAN NICOLAS (4)

Aunque no es de fácil lectura, en la copia siguiente del plano antiguo, está marcada  la parte a la que me refiero con una indicación que dice “A restaurar”. Donde dice “Iglesia”, es la parte que fue demolida en 1911. Y donde dice “Edificio Apts.”, la que fuera demolida en 1911 y, en su lugar, construyeran un edificio de apartamentos, de propiedad privada. Finalmente, lo marcado con el término “Ruinas”, es lo que, afortunadamente, se ha conservado como tal. Con el término Cementerio es donde se encuentra el parqueo que da servicio a los lugareños de esa zona.

001

En mi artículo anterior expuse lo que está ocurriendo en una casa del Siglo XVI, ubicada en la calle 19 de Marzo de la Ciudad Colonial. Para mi sorpresa, pude ver que están “restaurando” la fachada, conservando la piedra vista, tal como lo he venido predicando desde hace tiempo. Es de esperarse, que se aplique la misma técnica que se ha aplicado en otros monumentos, y que se han constituido en íconos de la Ciudad Colonial.

Lamentablemente, con estos trabajos se continúa con el fachadismo, tan repudiado en todas partes del mundo civilizado. Como hemos dicho, no es un pecado darle una mano de pintura a las fachadas existentes. Lo que sí es grave es desprenderle sus pañetes, sustituyéndolos por otros, esta vez cargados de cemento. Sin que se tome en consideración los vestigios históricos que se cubren. Además de lo que dificultará los trabajos que se realicen algún día.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s