LA PIEDRA EN LA ARQUITECTURA DE LA HABANA

“Casas habaneras de los siglos XVI y XVII. Las casas de la ciudad de La Habana de estos siglos se caracterizaron por ser muy primitivas, principalmente en el siglo XVI. Ya en el XVII se experimentó una mayor calidad en la construcción de las viviendas.”
(Arquitectura e Ingeniería, Cuba)

Como es sabido, la actual ciudad de La Habana fue fundada dos décadas después de haber llegado Colón al Nuevo Mundo, y cinco lustros después de haber sido fundada la ciudad de Santo Domingo. La misma no empezó a desarrollarse hasta avanzado el siglo XVII, algún tiempo después que Felipe II le confiriera el título de ciudad. Durante esas dos centurias no se construyeron edificaciones de cierta importancia, y por tanto no se empezó a utilizar la piedra, como se hizo después.

Pienso, que a nadie se le hubiera ocurrido empañetar las que todavía se conservan, por el hecho, injustificado, de haberse vistos compelidos a preservarla de los elementos de la naturaleza, como alegan algunos “expertos” dominicanos. Ni tampoco a colocar estatuas y otros ornamentos de piedra importados de España, en las hornacinas (nichos) y otros lugares de la hermosa fachada barroca de la Catedral habanera, como se llegó hacer en la Primada.

Que-hacer-en-la-Habana-Vieja[1]

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Lo antes expresado no ha sido producto de ninguna especulación de mi parte. La Habana, aunque fue fundada en el año 1514, nunca llegó a despuntar como ciudad durante el siglo XVI. De ahí, que no se haya conservado edificación alguna de esa centuria, ni de la siguiente, como pensaría cualquiera que no conozca la historia de su desarrollo histórico.

la-habana-vieja-21386333[1]

Esta edificación, construida de piedra, ubicada en La Habana Vieja, podría pensarse que fue construida en los dos primeros siglos de su existencia y, del mismo modo que las que se conservan en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, fuera empañetada en épocas remotas.

Como no pretendo entrar en detalle sobre un tema que no domino, como el uso de la piedra en las construcciones de La Habana, como hemos hecho con Santo Domingo, me limitaré a señalar la importancia que tuvo en el Siglo XVIII, cuando la capital cubana empezó a convertirse en lo que podemos apreciar hoy. Una ciudad representativa del estilo barroco, con infinidad de edificaciones civiles, militares y religiosas, hechas de piedra, que son ejemplo de ese estilo, y de una grandiosidad, jamás comparable con la modestia con que siguió desarrollándose la primera capital del Nuevo Mundo.

29233432[1] 20060218-114514_Cuba_Havana_Vieja_Palacio_de_los_Capitanes_Generales[1]

20060215-193659_Cuba_Havana_Vieja_el_Templete[1] casa-condesantovenia-habanavieja-fotoabelrojas[1]

casa-franciscobasabe-%20habanavieja-foto-abelrojas[1] (Medium) 7%20Casa%20Siglo%20XVII[1]

card00800_fr[1] (Medium)

fontenla-2[1] 5170994129_8a76658c06[1]

Museum_of_the_Revolution,_Centro_Habana[1]  Havana-Cuba-Travel-Guide-1[1]

Hotel Florida

Hotel Florida

Durante los recorridos que hice por el centro histórico habanero, quedé sorprendido, a la vez que fascinado, con la cantidad y calidad de sus edificaciones, muchas de ellas pertenecientes al período colonial, y que debido a su fructífera existencia, posteriormente como nación soberana, se han logrado mantener en excelentes condiciones, no obstante las serias muestras de decadencia en su patrimonio por un proceso de deterioro asociado al crecimiento de la ciudad, el aumento de ruina y la consecuente pérdida de edificios, así como los devastadores efectos de los huracanes tropicales.

Con la llegada del siglo XX se convirtió en un área caracterizada por una alta densidad de población con bajos ingresos. Comparable a lo que sucedió en Santo Domingo, donde las convulsiones y transformaciones sociales por la que atravesó durante el transcurso de su existencia, dieron al traste con una gran parte de lo heredado de su azaroso período colonial.

Quien no ha estado en La Habana no podrá tener la menor idea del contenido monumental y artístico que se conserva en el casco histórico habanero. Iglesias y conventos, mansiones, tanto gubernamentales como particulares, y una variedad de casas particulares, algunas de hasta seis pisos de altura, todas procedentes de los Siglos XVII, XVIII y XIX, época durante la cual la corona española volcó cantidad de recursos, en aras de continuar manteniendo esa provincia de ultramar, como su joya favorita, comparten con una cantidad similar de edificaciones del Siglo XX, en cuyos inicios Cuba adquiere su independencia. Y época en la que la inmigración española volcó, igualmente, cantidad de recursos.

Tratando de comprender lo que apenas sabía del desarrollo urbanístico y arquitectónico de la capital cubana, con particular interés en su casco histórico, he dedicado algún tiempo para enterarme con un poco más de certeza de lo ocurrido, todo ello después de mi reciente visita, en la que tuve la oportunidad de ver, con ojos de restaurador de monumentos, lo que no había visto, ni con los ojos de profano.

Un ejemplo de lo que se construyó en La Habana finalizando el Siglo XIX, ha sido el Hotel Inglaterra. Fundado en 1875, es el más antiguo de La Habana, y ha sido declarado Monumento Nacional. Era muy popular en el siglo diecinueve y todavía es favorecido por los visitantes que gozan particularmente de sus amenidades, frente al hermoso Parque Central, dedicado a José Martí, Padre de la Patria cubana.

Hotel Inglaterra, Inaugurated in 1875, the Inglaterra is currently one of the oldest and most classic hotels in the city. The building has been declared a National Monument due to its value as part of Cuba 's heritage. Its beautiful neoclassical façade contrasts with its interior decor, which recreates the atmosphere of the colonial period, featuring beautiful stained-glass windows, colorful mosaics, Spanish heraldic symbols, window grills, and intricately worked ceilings. Guests will enjoy the exclusive Colonial restaurant and La Sevillana, the unique bar and coffee shop. On the highest floor, a terrace bar and grill offers magnificent views of the city. Located in an exceptional setting, in the most authentic heart of Havana. Next to Paseo del Prado, the Parque Central and the Gran Teatro de la Habana, it is the ideal starting point for discovering the charms of Havana.

hotel-inglaterra-portal-music[1]

A mi regreso de La Habana, entusiasmado con lo que vi, y el trato que recibí, he podido comprobar algunos de los conceptos que tenía sobre la misma. Y decidí, que para poder referirme con los suficientes conocimientos, evitando tergiversar las cosas, dediqué un tiempo a leer algunos documentos que encontré en Internet, de los que habré de referirme en un próximo artículo. Asunto este que redundará en beneficio de los dominicanos, que aun habiendo empezado antes que los cubanos a poner en marcha un programa restaurador, nos hemos quedado rezagados en cuanto a lo principal de todo, dedicando tiempo y recursos suficientes a otros problemas, que si bien eran necesario resolver, no merecían la prioridad que se le ha dado.

Por otro lado, navegando por las fabulosas rutas del Internet, me topé con una conferencia magistral dictada por la Dra. Alicia García Santana, sobre Urbanismo y arquitectura de La Habana Vieja siglos XVI al XVIII, en la que, entre otras cosas dice: “La villa de San Cristóbal de La Habana es una de las más antiguas de América. Se funda a mediados del año de 1514 como parte del proceso de ocupación de Cuba iniciado en 1511 con el establecimiento en su extremo oriental de la de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, por el adelantado Diego Velázquez de Cuéllar (ca.1480-1523), quien había fundado cinco pueblos en La Española. Velázquez sabía organizar poblaciones. Siendo muy joven participó en las campañas de Italia bajo el mando de su líder, el gran capitán Gonzalo de Córdova, cuyas huestes levantaron la ciudad-campamento de Santa Fe (1492), antecedente inmediato de las de América.”

Si analizamos este primer párrafo de su conferencia, la Dra. García Santana comete un error al decir, que Velázquez fundó cinco pueblos en La Española, habiendo sido solamente uno, Compostela de Azua, que fue donde fraguó la expedición a Cuba, conjuntamente con Hernán Cortés, por orden del Virrey Don Diego Colón.

Por si a algunos les interesa, podrán leer en el link que aparece, inmediatamente debajo, uno de mis artículos dedicados a los conquistadores de América.

https://manueldelmonte.wordpress.com/2014/08/25/diego-velazquez-de-cuellar/

Por otro lado, no me parece que Velázquez estuviera al tanto de la fundación de San Fe, frente a Granada, junto a Gonzalo de Córdoba, hecho histórico en el que sí participó el Comendador Nicolás de Ovando, miembro de la corte de los Reyes Católicos, sirviéndole su trazado en damero de modelo para fundar la ciudad de Santo Domingo, en 1502. Y la que continuó siendo el modelo para las demás ciudades fundadas en el Nuevo Mundo.

Tampoco entiendo como la Dra. García Santana omite, a lo largo de toda su conferencia, el nombre de Santo Domingo, o La Española. No haciendo lo mismo con San Juan de Puerto Rico, y otras ciudades fundadas, más o menos, en la misma centuria, y sin que ninguna de estas hayan alcanzado la gloria de haber sido, no solo la primera, sino donde todo comenzó. La única que conserva las edificaciones que fueran construidas de piedra a partir de los albores del Siglo XVI.

Cosas como estas son las que me han mantenido alerta y vigilante, desde mi palco privado, haciendo y diciendo lo que ningún doliente es capaz de hacer, aunque se encuentren en remunerados palcos oficiales.

Para concluir el presente artículo, no puedo dejar de felicitar al Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, y a su equipo de asistentes, por la labor que han venido desarrollando para rescatar el patrimonio histórico-arquitectónico de la hermosa e histórica ciudad antillana. Trabajo que pondrá de realce la arquitectura barroca, de la que puede hacer alardes, y que los dominicanos deberíamos continuar haciendo en la gótica y plateresca Santo Domingo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s