LA GASTRONOMÍA COMO ATRACCIÓN TURÍSTICA

Desde pequeño me llamó la atención la gastronomía, y he llegado a la edad que tengo haciendo pininos, inventando algo nuevo de lo viejo, que me complaciera, ya que me resulta muy difícil encontrar algo que me agrade, o que me caiga bien, incluyendo restaurantes de diversas categorías y variedad culinaria. A las recetas que invento o modifico la bautizo con el término “manuelino”. Sea esta procedente de mi país, o de cualquier parte del mundo. De esa manera tenemos las “paticas manuelinas”, la “paella manuelina”, y así sucesivamente.

Para iniciar lo que quiero expresar, nada mejor que copiar algunos párrafos de La Enciclopedia Libre, “Wikipedia”. De algún lugar debía hacerlo. Y qué mejor que esta magnífica compilación de datos, a disposición de todo aquel que quiera buscar algo que le interese, y cumpla con su propilo criterio, para seleccionar algunos párrafos.

“La gastronomía (del griego γαστρονομία [gastronomía]) es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno. El gastrónomo es el profesional que se encarga de esta ciencia.”

Para proceder a delinear lo que me ha llevado a escribir estas cuartillas, comenzaré por el país donde nació la civilización occidental, que es, precisamente, la que más conozco.

“La gastronomía de Grecia es la cocina y las artes culinarias practicadas por los habitantes de Grecia. Dada su geografía y su historia, el estilo de su cocina es típicamente mediterráneo, con técnicas e ingredientes compartidos con Italia, la cocina de Oriente Medio y las gastronomías procedentes de los Balcanes. Los orígenes de los preparados hoy en día difieren lógicamente de la alimentación en la Grecia Antigua. La cocina de la Grecia continental, en particular la del norte del país como en Macedonia, es muy distinta a la gastronomía de las islas.”

grecia-456x250[1] (Medium)

“En la Antigua Roma la cocina evolucionó de la frugalidad de la época republicana, basada en vegetales, legumbres y cereales, además de la riqueza de la época imperial, donde se importaban numerosos alimentos de otros países, con gran influencia de la cocina griega. Los romanos practicaron la avicultura y la piscicultura, así como la elaboración de embutidos, y perfeccionaron las técnicas relacionadas con el vino y el aceite. Solían cocinar con especias y hierbas aromáticas, y les gustaba la mezcla de dulce y salado. También dieron mucha importancia a la presentación de la comida y al ceremonial del acto de comer, siendo famosos los fastuosos banquetes que organizaban los ricos y nobles romanos. Igualmente, existieron numerosos tratadistas que estudiaron el arte de la cocina, como Lúculo, y Marco Gavio Apicio, autor del célebre recetario Apitii Celii de Re Coquinaria libri decem, muy valorado en el Renacimiento.
La opulencia y el lujo que rodeaba a Lucio Licinio Lúculo llegó a ser de tal dimensión, que se convirtió en el ejemplo de la exquisitez y la elegancia. El vocablo inglés “luxury”, que se emplea para expresar lujo, exquisitez y opulencia, procede de “lucullian” o luculiano.
La anécdota más popular es la expresión “Lúculo cena en casa de Lúculo”. Y, según Plutarco, una vez que Lúculo cenaba solo, sin ningún invitado, le sirvieron una cena mediocre. Llamando a su mayordomo le amonestó. Este se excusó diciendo que como no había invitados supuso que no era obligatorio servir una cena más ostentosa. A lo que Lúculo respondió, “Entonces, ¿no sabías que Lúculo cenaba con Lúculo?”.

luculo-s-i-a-c-362217_532_334_1[1] (Medium) MARCO_GABIO[1] (Medium)

“Durante la Edad Media, herederas de la cocina griega y romana, fueron la bizantina y la árabe. De la primera se destacó su repostería, así como la elaboración de quesos y el gusto por los rellenos y la carne picada; la segunda recogió todas las influencias anteriores, junto a las derivadas de Persia y el Oriente, mientras que España (al-Ándalus) desarrolló nuevos productos agrícolas, como el arroz, la caña de azúcar, la granada y la berenjena. La cocina árabe influyó en buena medida en la gastronomía medieval, aunada a la rica tradición grecorromana.”

John of Gaunt dining with the King of Portugal.The diners,including bishops, sit at a banqueting table while servants bring food and musicians entertain.  Roy.14.E.IV.fol.244 v

Arabe PAELLA

“En el Renacimiento se revitalizó la cultura clásica, llegando la gastronomía a altas cotas de refinamiento y sofisticación. Se destacó la cocina veneciana, que gracias a su comercio con el Oriente favoreció la importación de todo tipo de especias: pimienta, mostaza, azafrán, nuez moscada, clavo, canela, etc.

RENACIMIENTO ITALIANO

“Un factor determinante para una nueva gastronomía fue el descubrimiento de América, de donde llegaron nuevos ingredientes alimentarios como el maíz, la papa, el tomate, el cacao, los frijoles, el cacahuete (maní), el pimiento, la vainilla, la piña, el aguacate, el mango, el tabaco, etc.”

papa con chullo[1] AGUACATE (Medium)

“La Revolución Francesa marcó un punto de inflexión en la gastronomía europea, que se extendió a nivel popular, siendo un acervo común de todos los estamentos sociales, y no sólo de los privilegiados. Surgieron los restaurantes, se extendió el uso de la conserva de alimentos (proceso favorecido por la Revolución Industrial), y proliferó la literatura gastronómica, no ya en simples recetarios, sino en obras de investigación y divulgación, de teoría y ensayo, como la Fisiología del gusto de Brillat-Savarin (1826), o Le Grand Dictionnaire de Cuisine de Alexandre Dumas (1873).”

post revolucion francesa

“Gastronomía Moderna es un concepto de las nuevas tendencias culinarias actuales. Una especie de fusión entre el clásico y el ingenio, astucia y tecnología. Este se define como un estilo que mantiene la pureza de los sabores y los presenta de manera atractiva. Un claro ejemplo son los chefs que toman recetas clásicas y las reinventan utilizando la tecnología de su lado pero no tapa el sabor puro de la receta, es algo diferente a las “deconstrucciones” sino son más bien “reinvenciones” donde se respeta los ingredientes y cambian las técnicas.”

personajes1[1]

Debido a que pertenezco a uno de los países del llamado Nuevo Mundo, de donde son oriundos toda una serie de alimentos, convertidos en elementos imprescindibles en la cocina mundial, básicos en la del continente de donde son originarios, e importantísimos en la europea, me concentraré en la cocina dominicana, para mí una de las mejores de América, aunque lamentablemente desconocida, y desestimada por la mayoría de los propios dominicanos, incapaces de ofrecerla a invitados extranjeros.

Si usted se da una vuelta por el mundo, encontrará restaurantes de casi todos los países que presumen de tener una excelente gastronomía. Vale la pena mencionar algunos de los principales. Japón y China, del Oriente, algunos países de Oriente Medio, España, Italia, y Francia, de Europa, así como México, y Cuba, de Latinoamérica.

De Cuba he comprobado la existencia de restaurantes de escasas categorías en muchas ciudades de los Estados Unidos, Europa y, por supuesto, en casi todas las capitales suramericanas. En estos, los parroquianos encontrarán, arroz, frijoles negros, ropa vieja (carne ripiada en salsa), plátano maduro frito, y cerdo, en diversas modalidades. Con el respeto que se merece, a mí siempre me ha parecido una oferta de regular aceptación. Pero, recordando el refrán popular que dice: “a falta de pan, casabe”, a todos los extranjeros que prueban sus platos, que resultan similares a los de otros países vecinos,les gusta.

cocina_tradicional_cuba_1[1]

Los cubanos, que cuentan con habilidades fuera de serie, han ido creando platos fantasiosos con los elementos antes descritos. Hasta el punto de llegar a conquistar sofisticados sectores de la ciudad de New York, donde tienen instalado un restaurante catalogado de primera, el Victor´s Café, ubicado en el sector más exclusivo de Broadway. Donde se podrá encontrar lo tradicional, pero servido con imaginación. Otros, de mucho menor categoría, que ofrecen lo mismo, como uno al que me llevó mi primo Ralph Herrera, en Memphis, Tennessee, o en Madrid, al que fui invitado por mi amigo Javier Oyarzun.

Como siempre he acostumbrado a practicar lo que predico, me atreví, aunque traicionado por una compatriota dominicana, residente en Miami, a abrir el Santo Domingo Restaurant, en Coral Gables, Miami, Florida, y a participar en un concurso de arroz en la Calle 8, con un asopao de cangrejo moro (menippe mercenaria), del que salí victorioso.

No puedo concluir este relato, sin expresar mi desencanto con la falta de empuje, iniciativa, y capacidad empresarial, de mis compatriotas dominicanos, que residen en diferentes partes del mundo. No han sido capaces de hacer lo mismo que han hecho los ciudadanos de la mayoría de países del mundo, que cuentan con una gastronomía digna de explotar, sin que las mismas se asemejen a la nuestra.

El colmo ha llegado al hecho de no existir en la ciudad de Santo Domingo, con una que otra excepción, un restaurante exclusivamente dedicado a servir los platos de la gastronomía dominicana. La de todos los días, pero no como la de algunos, que se complacen con ofrecer mofongo de plátano y sancocho, entre otros platos, que si bien es cierto representan dos de nuestros platos típicos, no son, precisamente, los más exquisitos, atractivos y convincentes al paladar, y los ojos del turismo internacional, que tanto necesitamos atraer.

En cuanto a la existencia de restaurantes dominicanos en otras partes del mundo, es posible encontrar alguno en ciudades como New York, y Miami, en EEUU, Madrid en España, y desconozco la existencia de alguno en otros países. Los que se encuentran en las ciudades mencionadas, a mi juicio están organizados para ofrecer un servicio más o menos aceptable al gusto y el bolsillo de los dominicanos residentes en esas ciudades.

SANCOCHO

MOFONGO (Medium)  la-bandera-comida[1] (Medium)

Estas últimas ilustraciones que presento como ejemplos, son el SANCOCHO, que luce bastante bien presentado. No así el MOFONGO, al que le sobran las papas, y la ensalada, y el denominado BANDERA DOMINICANA, que a mi juicio no debe servirse todo junto.
No puedo dejar de repetir, que nuestra gastronomía es excelente. Solo, que en términos de su presentación debe ser más atractiva y sofisticada, además de exquisita.

La anulación de nuestra gastronomía ha llegado tan lejos, que en una de nuestras universidades se organizan competiciones anuales dedicadas a la gastronomía en general, cuando a mi entender deberían concentrarse en la dominicana, que por diferentes razones se ha ido perdiendo, hasta el punto de que las nuevas generaciones de amas de casa apenas saben preparar algunas. Por lo que se ven obligadas a depender del servicio doméstico (cocineras), que tratan de improvisar lo que han visto u oído, y cuyos resultados son de dudosa apreciación. Provocando, que sea raro encontrar esos platos típicos, y postres, bien hechos, en la mayoría de las residencias.

En una ocasión en que fui designado jurado, me permití sugerir a los organizadores lo antes expuesto. Y como respuesta me dieron, que nadie con cierto poder adquisitivo, que sale a almorzar o cenar a un restaurante va a ordenar lo mismo que tiene en su casa casi todos los días. Al querer matarme el gallo con la primera respuesta, le riposté, que no todos los ciudadanos tienen la dicha de disponer en sus casas de una verdadera comida criolla. Que además, mi idea consiste en preparar las cocinas de los hoteles, y restaurantes cercanos a estos, de forma que el turismo se beneficie de la mismamanera que los nacionales. Pero, que para ello hay que formar cocineros profesionalmente, entrenados por personas cualificadas, de manera que, además de poder hacerla deben, se capaciten para jugar con sus ingredientes, creando sus propias fórmulas, tanto en términos culinarios, como de su presentación.

Advertisements

SEGUIMOS ESPERANDO

Me han estado diciendo, que mi posición frente a lo que se debe hacer para que nuestro patrimonio histórico pueda convertirse en una verdadera atracción turística es incorrecta, Esto, debido a que lo único que tenemos los dominicanos, que pueda concitar algún interés es la Ciudad Colonial de Santo Domingo. Y que la misma no reviste la importancia que le han querido atribuir, dadas, entre otros motivos, las condiciones en que se mantienen la mayoría de sus monumentos y el conjunto histórico en su totalidad.

Todo ello viene a colación, a raíz de la intervención que se está llevan do a cabo en el centro histórico santodominguense que, a decir verdad, desconozco en detalle.

A quienes se expresan así, y a la indiferencia que le otorgan al tema que, a decir verdad, representa la mayoría de los dominicanos, al igual que a los que les da igual una cosa u otra, yo me permito decirles lo siguiente.

El turismo, como el que se ha estado explotando mundialmente, es una industria tan variada como cualquiera otra. El turismo cultural, en nuestro caso llamado a complementar el turismo de sol y playa, no necesariamente tiene un patrón específico. Están los que cuentan riquezas extraordinarias, además de abundantes, tanto en lo monumental, en lo histórico, como en lo artístico. Desde países y ciudades que cuentan con historias milenarias relevantes, representadas en sus monumentos, y conjuntos monumentales, al igual que los que disponen de recursos limitados, pero importantísimos, como es el caso de la República Dominicana, en cuyo territorio se desarrollaron los primeros intentos colonizadores del Nuevo Mundo. Es decir, con las primacías de aquel magno acontecimiento histórico, en el que se desenvolvieron sus principales actores, y desarrollaron agendas nunca antes llevadas a cabo.

Desde la llegada de Cristóbal Colón a territorios desconocidos hasta entonces, su afincamiento en la costa norte de la Isla, y fundación de la villa La Isabela, dos años después (1494), hasta lo ocurrido con la invasión del corsario inglés Francis Drake, a finales del siglo XVI, nuestro país dispone de innumerables recursos para convertirlo, sin grandes pretensiones, en un polo de atracción turístico cultural de primera categoría.

AreialEnd_large[1] (Medium)

La_Isabela_Tafel[1]

De manera que contamos, no solo con lo que queda en la Ciudad Primada, por supuesto, rescatada y puesta en valor, que se corresponda con el turismo de sol y playa existente, sino con un paquete, que incluiría otros recursos monumentales, como el extraordinario conjunto de los primeros ingenios azucareros, esparcidos por la región suroeste del país, siempre y cuando se organice una ruta bien concebida, cargada de amenidades diversas.

showimage[1] (Medium)El-Palacio-de-Engombe[1]

Ingenio de Engombe

4394791_orig[1] INGENIO NIGUA

Ingenio de Palavé                                          Ingenio de Nigua

INGENIO CEPI CEPI 08_05_2014-HOY_JUEVES_080514_-¡Vivir2-C-730x397[1] (Medium)

Ingenio Cepi Cepi                                         Ruinas de Jacagua, Primer Santiago de América

220px-Fuerte_de_La_Concepción[1] (Medium) imagesCARJXVB0 (Medium)

Dibujo del primer Fuerte, y Ruinas de Concepción de La Vega

Así mismo, contamos con más yacimientos arqueológicos, compuestos por las otras ciudades erigidas durante los albores de la conquista, tales como Concepción de la Vega, y el primer Santiago de América, ambas fundadas por el propio Descubridor, que al igual que La Isabela, jugarían su rol en lo que podría llegar a ser nuestra dorada mina turística.

CUADRO DE FOTOS DE LA CONCEPCION DE LA VEGAN NUM 1[1]

Ruinas-Pueblo-Viejo-Santiago[1] (Medium)

Además de todo ello, disponemos de otros importantes yacimientos arqueológicos, como el del monasterio que se encuentra debajo de sus propios escombros, y destartaladas viviendas, en la ciudad de Puerto Plata, donde se consagrara Fray Bartolomé de Las Casas, como el primer sacerdote católico, en tierras americanas.

La villa de Compostela de Azua, llamada en la actualidad Pueblo Viejo, fundada en 1504 por el adelantado Diego Velázquez de Cuéllar, por disposición de Frey Nicolás de Ovando, y quien sería el conquistador de Cuba (1511), fue erigida cerca de una heredad perteneciente al hacendado gallego Don Pedro Gallego, español radicado en la zona, procedente de la ciudad de Santiago de Compostela, en la región de Galicia. Quien recibió en su casa a Diego Velázquez, y a su comitiva en su marcha hacia el sur de la Isla, cuando se disponían visitar el Cacicazgo de Jaragua, gobernado por la reina Anacaona.

PUEBLO VIEJO DE AZUA DSCN5519[1] (2)

2%20AGN%20RUINAS%20DEL%20CONVENTO%20DE%20LA%20MERCEDES%20DE%20AZUA[1]

Por Real Cédula de 7 de diciembre de 1508, dada en Sevilla por el rey Fernando El Católico, a la Villa de Compostela de Azua se le otorga su escudo heráldico, tras haber prosperado la propuesta de los procuradores Diego de Nicuesa y el bachiller Antonio Serrano, y con el apoyo incondicional del gobernador Ovando.

escudoazua[1]

El primer escribano del cabildo de Compostela de Azua fue, de 1504 a 1511, el extremeño Hernán Cortés, célebre conquistador de México.

Azua es la cabecera más antigua de las provincias sureñas y una de las primeras ciudades fundadas en el Nuevo Mundo. Se convirtió rápidamente en un centro urbano importante de la Isla, tanto por su puerto como por ser el paso obligado entre los poblados del Suroeste y la ciudad de Santo Domingo. Pero el 16 de octubre de 1751, la primitiva ciudad de piedra quedó sepultada por un terremoto que provocó la entrada del mar al poblado.
Un acontecimiento poco conocido en la historia de La Española es que en su último viaje, Colón encontró dificultades para entrar al puerto de Santo Domingo, viéndose obligado por la llegada de un huracán, a refugiarse en la Bahía de Ocoa, en el litoral este del territorio azuano.

BAHIA DE OCOA

Bahía de Ocoa

Y como si fuera poco, completar el proyecto del lugar donde se encuentra la restaurada casa fuerte de Juan Ponce de León, en San Rafael de Yuma, Higuey, y el embarcadero desde donde salió su expedición conquistadora de la isla de Puerto Rico.

convar220[1]

Casa fuerte de Juan Pone de León

BOCA DE YUMA

Boca de Yuma, San Rafael de Yuma, Higuey

Así como se deberían explotar los yacimientos arqueológicos del período colonial, sería interesante poner en valor los conjuntos victorianos (Siglos XIX y XX) de las ciudades de Santiago, La Vega, Montecristi, y San Pedro de Macorís, si es que verdaderamente nos interesa posicionarnos como uno de los principales polos turísticos de la región del Caribe.

Todo esto, antes de que continúen desapareciendo los exiguos recursos arquitectónicos de estas ciudades. La última de las cuales llegó a convertirse, junto a la desaparecida Sánchez, en las panaceas económicas de la joven república, durante la llamada “Danza de los Millones”, proporcionada por su rica industria azucarera, de finales del siglo XIX, y principios del XX, la primera, y por convertirse en el principal centro portuario y bancario de la república, la segunda.

Ahora bien. ¿Que esto no se podrá lograr por arte de magia, ni por obra y gracia de los que aspiramos una vida mejor para el pueblo dominicano? ¿Ni esperando que vengan a sacarnos del hoyo unos cuantos extranjeros, como lo han venido haciendo los mineros, las empresas constructoras y otros “inteligentes” explotadores?, que vienen a “sacrificarse” por nosotros.

Estoy seguro, como lo he estado desde hace tiempo, que el sol y la playa seguirán aportando suficientes recursos a la complicada situación política, económica, y social de nuestro país. Por supuesto, siempre que esa modalidad de turismo continúe siendo la principal proveedora de divisas, generación de empleo, y otros beneficios como hasta ahora. De lo que nadie está en condiciones de garantizar.

Así las cosas, continuaré esperando a que las autoridades nacionales se acaben de poner las pilas, ejerciendo su autoridad, para que las cosas se hagan como corresponden, tanto en lo relacionado a nuestra Ciudad Colonial, como al resto del patrimonio histórico, llamado a contribuir con el bienestar nacional.

LA PIEDRA EN LA ARQUITECTURA DE LA HABANA

“Casas habaneras de los siglos XVI y XVII. Las casas de la ciudad de La Habana de estos siglos se caracterizaron por ser muy primitivas, principalmente en el siglo XVI. Ya en el XVII se experimentó una mayor calidad en la construcción de las viviendas.”
(Arquitectura e Ingeniería, Cuba)

Como es sabido, la actual ciudad de La Habana fue fundada dos décadas después de haber llegado Colón al Nuevo Mundo, y cinco lustros después de haber sido fundada la ciudad de Santo Domingo. La misma no empezó a desarrollarse hasta avanzado el siglo XVII, algún tiempo después que Felipe II le confiriera el título de ciudad. Durante esas dos centurias no se construyeron edificaciones de cierta importancia, y por tanto no se empezó a utilizar la piedra, como se hizo después.

Pienso, que a nadie se le hubiera ocurrido empañetar las que todavía se conservan, por el hecho, injustificado, de haberse vistos compelidos a preservarla de los elementos de la naturaleza, como alegan algunos “expertos” dominicanos. Ni tampoco a colocar estatuas y otros ornamentos de piedra importados de España, en las hornacinas (nichos) y otros lugares de la hermosa fachada barroca de la Catedral habanera, como se llegó hacer en la Primada.

Que-hacer-en-la-Habana-Vieja[1]

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Lo antes expresado no ha sido producto de ninguna especulación de mi parte. La Habana, aunque fue fundada en el año 1514, nunca llegó a despuntar como ciudad durante el siglo XVI. De ahí, que no se haya conservado edificación alguna de esa centuria, ni de la siguiente, como pensaría cualquiera que no conozca la historia de su desarrollo histórico.

la-habana-vieja-21386333[1]

Esta edificación, construida de piedra, ubicada en La Habana Vieja, podría pensarse que fue construida en los dos primeros siglos de su existencia y, del mismo modo que las que se conservan en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, fuera empañetada en épocas remotas.

Como no pretendo entrar en detalle sobre un tema que no domino, como el uso de la piedra en las construcciones de La Habana, como hemos hecho con Santo Domingo, me limitaré a señalar la importancia que tuvo en el Siglo XVIII, cuando la capital cubana empezó a convertirse en lo que podemos apreciar hoy. Una ciudad representativa del estilo barroco, con infinidad de edificaciones civiles, militares y religiosas, hechas de piedra, que son ejemplo de ese estilo, y de una grandiosidad, jamás comparable con la modestia con que siguió desarrollándose la primera capital del Nuevo Mundo.

29233432[1] 20060218-114514_Cuba_Havana_Vieja_Palacio_de_los_Capitanes_Generales[1]

20060215-193659_Cuba_Havana_Vieja_el_Templete[1] casa-condesantovenia-habanavieja-fotoabelrojas[1]

casa-franciscobasabe-%20habanavieja-foto-abelrojas[1] (Medium) 7%20Casa%20Siglo%20XVII[1]

card00800_fr[1] (Medium)

fontenla-2[1] 5170994129_8a76658c06[1]

Museum_of_the_Revolution,_Centro_Habana[1]  Havana-Cuba-Travel-Guide-1[1]

Hotel Florida

Hotel Florida

Durante los recorridos que hice por el centro histórico habanero, quedé sorprendido, a la vez que fascinado, con la cantidad y calidad de sus edificaciones, muchas de ellas pertenecientes al período colonial, y que debido a su fructífera existencia, posteriormente como nación soberana, se han logrado mantener en excelentes condiciones, no obstante las serias muestras de decadencia en su patrimonio por un proceso de deterioro asociado al crecimiento de la ciudad, el aumento de ruina y la consecuente pérdida de edificios, así como los devastadores efectos de los huracanes tropicales.

Con la llegada del siglo XX se convirtió en un área caracterizada por una alta densidad de población con bajos ingresos. Comparable a lo que sucedió en Santo Domingo, donde las convulsiones y transformaciones sociales por la que atravesó durante el transcurso de su existencia, dieron al traste con una gran parte de lo heredado de su azaroso período colonial.

Quien no ha estado en La Habana no podrá tener la menor idea del contenido monumental y artístico que se conserva en el casco histórico habanero. Iglesias y conventos, mansiones, tanto gubernamentales como particulares, y una variedad de casas particulares, algunas de hasta seis pisos de altura, todas procedentes de los Siglos XVII, XVIII y XIX, época durante la cual la corona española volcó cantidad de recursos, en aras de continuar manteniendo esa provincia de ultramar, como su joya favorita, comparten con una cantidad similar de edificaciones del Siglo XX, en cuyos inicios Cuba adquiere su independencia. Y época en la que la inmigración española volcó, igualmente, cantidad de recursos.

Tratando de comprender lo que apenas sabía del desarrollo urbanístico y arquitectónico de la capital cubana, con particular interés en su casco histórico, he dedicado algún tiempo para enterarme con un poco más de certeza de lo ocurrido, todo ello después de mi reciente visita, en la que tuve la oportunidad de ver, con ojos de restaurador de monumentos, lo que no había visto, ni con los ojos de profano.

Un ejemplo de lo que se construyó en La Habana finalizando el Siglo XIX, ha sido el Hotel Inglaterra. Fundado en 1875, es el más antiguo de La Habana, y ha sido declarado Monumento Nacional. Era muy popular en el siglo diecinueve y todavía es favorecido por los visitantes que gozan particularmente de sus amenidades, frente al hermoso Parque Central, dedicado a José Martí, Padre de la Patria cubana.

Hotel Inglaterra, Inaugurated in 1875, the Inglaterra is currently one of the oldest and most classic hotels in the city. The building has been declared a National Monument due to its value as part of Cuba 's heritage. Its beautiful neoclassical façade contrasts with its interior decor, which recreates the atmosphere of the colonial period, featuring beautiful stained-glass windows, colorful mosaics, Spanish heraldic symbols, window grills, and intricately worked ceilings. Guests will enjoy the exclusive Colonial restaurant and La Sevillana, the unique bar and coffee shop. On the highest floor, a terrace bar and grill offers magnificent views of the city. Located in an exceptional setting, in the most authentic heart of Havana. Next to Paseo del Prado, the Parque Central and the Gran Teatro de la Habana, it is the ideal starting point for discovering the charms of Havana.

hotel-inglaterra-portal-music[1]

A mi regreso de La Habana, entusiasmado con lo que vi, y el trato que recibí, he podido comprobar algunos de los conceptos que tenía sobre la misma. Y decidí, que para poder referirme con los suficientes conocimientos, evitando tergiversar las cosas, dediqué un tiempo a leer algunos documentos que encontré en Internet, de los que habré de referirme en un próximo artículo. Asunto este que redundará en beneficio de los dominicanos, que aun habiendo empezado antes que los cubanos a poner en marcha un programa restaurador, nos hemos quedado rezagados en cuanto a lo principal de todo, dedicando tiempo y recursos suficientes a otros problemas, que si bien eran necesario resolver, no merecían la prioridad que se le ha dado.

Por otro lado, navegando por las fabulosas rutas del Internet, me topé con una conferencia magistral dictada por la Dra. Alicia García Santana, sobre Urbanismo y arquitectura de La Habana Vieja siglos XVI al XVIII, en la que, entre otras cosas dice: “La villa de San Cristóbal de La Habana es una de las más antiguas de América. Se funda a mediados del año de 1514 como parte del proceso de ocupación de Cuba iniciado en 1511 con el establecimiento en su extremo oriental de la de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, por el adelantado Diego Velázquez de Cuéllar (ca.1480-1523), quien había fundado cinco pueblos en La Española. Velázquez sabía organizar poblaciones. Siendo muy joven participó en las campañas de Italia bajo el mando de su líder, el gran capitán Gonzalo de Córdova, cuyas huestes levantaron la ciudad-campamento de Santa Fe (1492), antecedente inmediato de las de América.”

Si analizamos este primer párrafo de su conferencia, la Dra. García Santana comete un error al decir, que Velázquez fundó cinco pueblos en La Española, habiendo sido solamente uno, Compostela de Azua, que fue donde fraguó la expedición a Cuba, conjuntamente con Hernán Cortés, por orden del Virrey Don Diego Colón.

Por si a algunos les interesa, podrán leer en el link que aparece, inmediatamente debajo, uno de mis artículos dedicados a los conquistadores de América.

https://manueldelmonte.wordpress.com/2014/08/25/diego-velazquez-de-cuellar/

Por otro lado, no me parece que Velázquez estuviera al tanto de la fundación de San Fe, frente a Granada, junto a Gonzalo de Córdoba, hecho histórico en el que sí participó el Comendador Nicolás de Ovando, miembro de la corte de los Reyes Católicos, sirviéndole su trazado en damero de modelo para fundar la ciudad de Santo Domingo, en 1502. Y la que continuó siendo el modelo para las demás ciudades fundadas en el Nuevo Mundo.

Tampoco entiendo como la Dra. García Santana omite, a lo largo de toda su conferencia, el nombre de Santo Domingo, o La Española. No haciendo lo mismo con San Juan de Puerto Rico, y otras ciudades fundadas, más o menos, en la misma centuria, y sin que ninguna de estas hayan alcanzado la gloria de haber sido, no solo la primera, sino donde todo comenzó. La única que conserva las edificaciones que fueran construidas de piedra a partir de los albores del Siglo XVI.

Cosas como estas son las que me han mantenido alerta y vigilante, desde mi palco privado, haciendo y diciendo lo que ningún doliente es capaz de hacer, aunque se encuentren en remunerados palcos oficiales.

Para concluir el presente artículo, no puedo dejar de felicitar al Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, y a su equipo de asistentes, por la labor que han venido desarrollando para rescatar el patrimonio histórico-arquitectónico de la hermosa e histórica ciudad antillana. Trabajo que pondrá de realce la arquitectura barroca, de la que puede hacer alardes, y que los dominicanos deberíamos continuar haciendo en la gótica y plateresca Santo Domingo.

EL DEPLORABLE DESPLOME DE UN MONUMENTO

En las primeras dos fotografías se observan los trabajos que se llevan a cabo en algunas de las calles de la Ciudad Colonial, en un tramo de la Arz. Meriño. Como se puede ver las excavaciones no llegaron hasta el borde de las edificaciones, en las que se mantuvieron las aceras sin excavar.

ARZ. MERIÑO (4)

ARZ. MERIÑO (14)

En las dos fotografías siguientes se puede ver hasta donde llegaron las excavaciones en la calle Mercedes entre la Arz. Meriño y Hostos, tramo en que se encuentra el Hotel Francés y la Iglesia de La Altagracia. ¿Por qué no hicieron lo mismo con las aceras?
Advierta como en la segunda foto aparece un muro de concreto vaciado entre las paredes de la iglesia, y edificación vecina, y el afirmado de la calle, que fuera vaciado después de la tragedia. ¿Y por qué no antes?

HOTEL FRANCES DESPLOME (2)

HOTEL FRANCES DESPLOME (6)

Y en la última nos encontramos en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, donde se realizan trabajos similares a los de la Ciudad Colonial.

VARIAS (77)

¿Podrían decirnos los responsables de los trabajos, al igual que los de la autoridad competente de supervigilar, a que se debió el cambio de actitud entre unos trabajos y otros?

HUBIERA SEGUIDO EN METRO… Y NO A CABALLO…

TRUJILLO00-y-leonel-dnl[1]

Recuerdo, que desde mediados de la década de los años cuarenta del pasado siglo XX, cuando la dictadura de Trujillo llegaba a la mitad de sus 31 años de duración, que es lo mismo que decir, a unos quince años de haberse iniciado, se continuaba escuchando la expresión “Y seguiré a caballo”, al igual que comentarios referentes al cansancio de una gran parte de la ciudadanía de ver las mismas caras ocupando el “Metro” gubernamental, además de las del JEFE y su familia.

TRUJILLO A CABALLO

LEONEL Y EL METRO

No obstante esas misma caras, se sabía que la mayoría de estas correspondían a personas de altas calificaciones, tanto por sus ascendencias familiares, como por sus preparaciones académicas, sus entrenamientos, y experiencias, y casi todo lo necesario para ejercer los cargos que les asignaban. Esto, por supuesto, con sus no pocas excepciones.

Eminentes profesionales de diferentes ramas del conocimiento, algunos catedráticos universitarios, probos ciudadanos, reconocidos por sus respectivas hojas de servicio, y su cultura, al igual que otros atributos, ocupaban las principales posiciones en el gobierno. Nuestros representantes en las naciones con las que sosteníamos relaciones diplomáticas eran seleccionados según las normas internacionales vigentes. En tal sentido, una de nuestras diplomáticas formó parte de representantes de los 51 estados miembros responsables de crear, en 1945, la Organización de las Naciones Unidas.

Entiendo, y es imposible ocultar, que paralelamente con lo señalado, se produjeron infinidad de acontecimientos negativos, de los que la mayoría de esa pléyade de personalidades tuvo que hacerse de la vista gorda. Pero, como a lo que me quiero referir en esta oportunidad no es a las actividades políticas desarrolladas por el régimen, que es harina de otro costal, sino a la calidad humana de la mayoría de sus colaboradores, se me ha ocurrido hacer una comparación con los que han estado formando parte activa de los gobiernos que hemos tenido desde 1996. En los que no solo se trata de la continuación de un mismo partido al frente del gobierno, que va para 16 años, exceptuando el de 2000-2004, sino de la ocupación de los principales cargos gubernamentales por los mismos compañer@s, desde sus inicios hasta el día de hoy. A lo que el pueblo ha llamado la eternización de los “come solos”.

¿Y, quienes son estos privilegiados “personajes”, que además de ser, en su mayoría, gente que apenas se había oído hablar de ell@s antes de sus presentaciones en “sociedad”, ni se habían destacado nunca en el quehacer gubernamental o privado, se han llegado a comportar como si fueran los dueños del “club”? En su mayoría gente desprovista de suficiente preparación académica, y desempeño gubernamental, sino más bien por sus relaciones personales o grupales con quien llegara a desplazar al anciano líder. O por sus condiciones de miembros destacados del partido, que creyendo en la doctrina predicada por el Profesor Juan Bosch, y las pegajosas palabras pronunciadas por el candidato presidencial del PLD (1996), después de haber sido proclamado por los dos caudillos de entonces, y respaldado por un sinnúmero de ciudadanos independientes, que dedicaron tiempo y recursos económicos personales para respaldarlo. Ahí tenemos el caso de los que integramos el movimiento Cambio 94´, a quienes muy poco caso nos hicieron, una vez alcanzado el poder.

BOSCH Y GUAYASAMIN

Acto de puesta en circulación de la serigrafía del retrato de Guayasamín al Profesor Bosch, con fines de fondos para el movimiento CAMBIO 94´.

La mayoría de los luchadores peledeístas que fueron seleccionados para ocupar posiciones de importancia en el primer gobierno permanecen, todavía, en sus mismas posiciones, cuando no intercambiados a otras. Dejando fuera a una gran parte de compañer@s, que para tratar de ocupar algún carguito se dispusieron apoyar las atrocidades que se están cometiendo con fines de continuar pegados al palo. Palo al que ya desplazaron al sempiterno candidato, quien aspiraba a continuar gobernando de por vida, y al que pretende quedarse, manipulado todo lo que le convenga con tal volver a presentarse como candidato presidencial por un segundo término, consecutivo.

En lo que se refiere a los ciudadanos no partidistas que contribuyeron con el PLD para que pudiera alcanzar el poder en los diferentes escrutinios, fueron víctimas del engaño al que tienen acostumbrado este paciente pueblo los aspirantes a dictadores, camuflados de demócratas. Ciudadanos estos, muchos de los cuales se han alejado del gobierno, y del PLD, y de sus aspiraciones por imponer un partido único.

Sabemos que tienen a su favor todos los poderes del Estado. Que cuentan con recursos inconmensurables, nunca antes detentados por partido, o político alguno. Y que son expertos en pronunciar discursos tan elocuentes como oportunistas, con los que le ha sido posible engañar un pueblo significativamente inmaduro, y “necesitado”. Que no ha existido una verdadera oposición, que cumpla con el deber de señalar el desastre en que han metido, y dejaran sumergida la nación, producto de su larga manipulación.

En fin, que todo se parece a un tollo de grandes ligas, que solo un excelente conductor podrá llevar al equipo a la victoria que tanto anhela la desencantada fanaticada nacional.

A esa pléyade de “come solos” convertidos al vapor en potentados, enquistados en el poder por 16 años, que recuerden, que si Trujillo llegó a ser repudiado, la gran mayoría de sus colaboradores salieron ilesos. Pudiendo repetirse la historia,

no solo calificando al líder actual de manipulador y corrupto, sino a toda una pléyade de trepadores convertidos en turpenes que todo mundo requeté conoce. Y que habrán de ser juzgados y condenados, no por la justicia impuesta y manipulada, sino por la Divina, y la popular.