EJEMPLAR RESTAURACIÓN DE UNA CASA COLONIAL (SEGUNDA PARTE)

FELIZ AÑO NUEVO

Después de ustedes haber visto las imágenes que aparecieron en la primera parte, y leer la descripción que someramente las explican, desearía saber si quien las ha visto podía tener una idea de lo que contenía el cascarón que llegó a mis manos. Por su ubicación y configuración, yo aseguraba, que se trataba de una de las tantas edificaciones del siglo XVI con qué cuenta nuestra Ciudad Colonial, no obstante haber sido víctima, al igual que la mayoría, de modificaciones estructurales que la hicieron parecer como de finales del siglo XIX, o principios del XX, y que detrás de ese mascarón fachadista debía encontrarse un tesoro arquitectónico.

De ahí, que al penetrar a la ruinosa edificación, y recorrer con ojos acuciosos los ambientes de la segunda planta (a la primera no me fue posible acceder), no alcancé a ver nada que me deslumbrara, hasta notar unas cuarteaduras en la pared que colinda con el patio central, en la que pude advertir la existencia de unos arcos similares a los encontrados en las casas del siglo XVI que han sido restauradas en la Ciudad Ovandina* en la que se encuentra la que describo.

*En 1502 se decretó la «Organización urbana ovandina», planteada después de fundada en esa fecha la ciudad de Santo Domingo por Frey Nicolás de Ovando, siendo éste el primer gobernador de La Española, y de las Indias occidentales.

Sacando la doble arcada de ambos pisos, y al hecho de que la piedra fuera el principal componente de su construcción por todas partes, inclusive en la cornisa del muro trasero, la casa, que he datado en los albores del siglo XVI tuvo, hasta no sabría decir cuando, un torreón de sección circular, del que solo encontramos la base, y un relleno compuesto de ladrillos en el patio, procedentes de la citada estructura, que contenía una escalera de caracol que accedía al techo, similar al que se conserva en la casa de la calle Arz. Meriño a esquina Restauración, que espero haya sido respetado durante una reciente intervención.

scan0331  scan0332

scan0335scan0330scan0336

Todos los vanos de puertas y ventanas que aparecieron habían sido construidos de sillería, al igual que los poyos que aparecieran en una de las ventanas de la segunda planta, y casi todas las paredes interiores.

MERIÑO 263 (2)scan0324

scan0325scan0326

En la primera imagen puede verse que en la pared del fondo de la habitación no aparece ningún vano. En las otras tenemos el vano que apareció, y restauramos. A su lado, uno de los vanos de la fachada, que fueron abiertos donde lo que originalmente existió fue una ventana.

scan0333scan0334

scan0322scan0323

IMG_0862

scan0327scan0328

IMG_0792-A

IMG_0815-A

Como ya lo he dicho en anteriores ocasiones, el concepto de restauración que he favorecido ha sido la de restituirle, dentro de lo permisible, su autenticidad a las edificaciones que sean intervenidas, y eso es, precisamente, lo que hice esta vez, y todas las veces que tuve la oportunidad de participar en el programa, al que le ofrendé los mejores años de mi vida.

Se, que la oposición que se me ha hecho consiste en que la piedra que yo entiendo debe permanecer donde fue colocada por sus constructores, originalmente, o que vuelva a estar presente, sacándola del camuflaje que le pusieron los ignorantes, de tal manera que las edificaciones que las tienen vuelvan a ser rescatadas en todos los sentidos. ¿No son así las edificaciones que se conservan por siglos en Europa, y a nadie se le ocurriría decir, como lo han hecho algunos de nuestros expertos restauradores, que la piedra es deleznable, y podría desgastarse con el tiempo, o que solo sirvió como estructura, no como un agente propio de las construcciones de tiempos lejanos.

Como después de haber pasado tanto tiempo de estar envuelto en algo tan complicado, en un medio todavía más complejo, no se ha decidido nada al respecto, y como el programa que naciera en cuna de oro ha ido a parar a una bacinilla de ojalata, y no le veo salvación alguna, que no sea continuar con un sálvese quien pueda, he determinado continuar lanzando tiros al aire, hasta que Dios quiera.

El modelo ovandino, iniciado por Nicolás de Ovando en Santo Domingo, fue empleado, posteriormente, por los sucesivos fundadores de La Habana, San Juan, Cartagena de Indias, y todas las demás ciudades fundadas por los colonizadores en el Nuevo Mundo.

LA ARQUITECTURA EN LA ERA DE TRUJILLO

Al repasar detenidamente el documento que me he permitido reenviar, no pude menos que cuestionarme sobre algunos de los párrafos contenidos en el texto. Sobre cuál es el fondo del mismo, ya que por su título es de suponerse que a lo que se refiere es a la obra de arquitectura que se realizó durante el régimen gubernamental de Trujillo. No todo específicamente por su gobierno.
De ser ese el enfoque que trataron de comunicar los autores, no veo el por qué tener que entrar en elementos políticos, relacionados con crímenes. Tema del que se han escrito millares de páginas.
A continuación un extracto que contiene recriminaciones de envergadura, que no se avienen a lo que se ha querido informar: la arquitectura durante esa Era. Pues de lo contrario, lo que se desea decir es, que un gobernante tan criminal permitió que se hicieran cosas contradictorias a su carácter y manera de gobernar.
En el párrafo de la página (3 of 103), que cito a continuación, los autores del documento se dejaron llevar de ciertas falacias*, que se han venido repitiendo durante los cincuenta y tantos años del ajusticiamiento. Sería interesante poder disponer de los nombres de los que corresponden a las 50,000 personas, excluyendo, por supuesto, los veinte o treinta mil haitianos, que de haber sido tantos deberían existir zonas donde se puedan encontrar las fosas comunes en las que fueron enterrados, ya que supongo no los dejarían a flor de tierra, para que se lo comieran los buitres antillanos.
*En lógica, una falacia (del latín fallacia, ‘engaño’) es un argumento que parece válido, pero no lo es.[] [] Algunas falacias se cometen intencionalmente para persuadir o manipular a los demás, mientras que otras se cometen sin intención debido a descuidos o ignorancia. En ocasiones las falacias pueden ser muy sutiles y persuasivas, por lo que se debe poner mucha atención para detectarla.
EL PÁRRAFO:

“El gobierno de “El Jefe”, como también se le conoció, fue responsable de la muerte de más de 50,000 personas. Tan solo en la tristemente célebre matanza de Perejil de 1937 fueron asesinados entre 20,000 y 30,000 haitianos.”

Es de esperarse, que ha de llegar el momento en que lejos de mantenerse repitiendo las cosas desagradables cometidas por el régimen de Trujillo, que no se pueden negar, nos concentremos, igualmente, en promover las cosas buenas que, aunque no lo queramos aceptar, están ahí, y permanecerán por los siglos de los siglos, después del destructor huracán de 1930.
Y no me vengan con el estribillo de trujillista, que todo el que me conoce sabe para lo que doy, y lo que he dado, después de permanecer seis meses preso en La Victoria, por el simple hecho de haber mencionado la palabra “Chapita”, donde se encontraba un calié, y haber tenido que salir al exilio, lo que le agradezco a Dios me lo haya puesto en mi camino.
Igualmente, pienso, que está bueno de vivir a costa de Trujillo, sin hacer nada, o escribiendo sandeces, algunas de las cuales no se corresponden con la realidad.
.

——————————————————————————–
Para quienes gustan conocer parte de la historia de la RD
La Arquirtectura en la Era de Trujillo.
http://es.slideshare.net/fullscreen/gzapatazorrilla/la-arquitectura-de-la-era-de-trujillo/1

EJEMPLAR RESTAURACIÓN DE UNA CASA COLONIAL (Primera parte)

Mi último proyecto de restauración, el que he considerado más completo, lo constituye la edificación colonial que interviniera hace quince años, con el propósito de adaptarla para nuestra residencia. Ya antes, en 1969, había restaurado otra en la calle Padre Billini No.15, que aunque puse, igualmente, toda mi pasión, y mis limitados conocimientos y experiencia, los recursos económicos con que contaba no eran los mismos, ni tampoco lo era la edificación.

De esta manera traté siempre de poner en práctica lo que he estado predicando durante más de medio siglo.

La casa en cuestión se encuentra en la calle Arzobispo Meriño No. 263, casi a esquina Las Mercedes. Pertenecía a una familia que hasta aquel entonces se había reservado el derecho de no vender ninguna de sus propiedades. Su apariencia, tanto exterior como interior, dejaba mucho que desear, y solo unos ojos dotados de una visión privilegiada, podían darse cuenta de lo que había detrás del viejo recubrimiento, muy deteriorado, tal como muestran las fotografías.

El primer paso que hube de dar fue la reconstrucción del techo de la primera crujía, al que se le había desprendido una parte. Por suerte, todas las vigas, incluyendo las que se habían desprendido, se encontraban en condiciones de ser vueltas a utilizar.

MERIÑO 263 (18)

MERIÑO 263 (2)

MERIÑO 263 (19)

Intrigado con lo que habríamos de encontrar debajo del camuflaje que le habían puesto en épocas pretéritas, y ya resuelto el desastroso derrumbe del techo, que precisamente pendía, de un lado, del muro frontal de la casa, a continuación me concentré en la fachada, que para confirmar mi presunción resultó toda de sillería. En una palabra, tal y como fueron las primeras edificaciones que se construyeron en Santo Domingo en el siglo XVI. Todos los vanos habían sido modificados con la idea de “modernizarla”, siguiendo la costumbre de principios del siglo XX. Un balcón corrido, de madera, fue agregado, de la misma manera que se hiciera durante el Siglo XIX en casi todas las edificaciones existentes en el centro histórico santodominguense. Elemento este que tenía algún tiempo de haber desaparecido, producto de la embestida que recibiera de un camión, que lo derribó totalmente. El rompecabezas fue resuelto, volviéndose a destapar los vanos cegados, y cerrando con el mismo material pétreo los que habían sido abiertos.

scan0319

scan0321

MERIÑO 263 (20)

MERIÑO 263 (22)

El portal de entrada fue recompuesto, totalmente, gracias a los abundantes elementos que quedaron después de la “modernización” de que fuera objeto.

MERIÑO 263 (23)MERIÑO 263 (24)MERIÑO 263 (26)

El único detalle mantenido tal cual llegó hasta nuestros días fue la cornisa de ladrillo, que sustituyó la de piedra, que fuera víctima de los incendios a que fueron sometidas la mayoría de las casas de Santo Domingo, durante la despiadada invasión del corsario inglés Francis Drake en 1586. Evitando así, que toda la fachada volviera a lucir su antiguo esplendor.

Otro de los elementos más importantes de la edificación lo constituyó la fachada posterior del cuerpo principal de la casa. Ya desde que visité las personas que vivían en la segunda planta (la primera estaba desocupada y clausurada), pude percatarme de lo que había detrás del pañete decimonónico que cubría la pared que da al patio central. Una arcada, compuesta por dos arcos y columna central, se dejaba entrever de forma discreta, de lo que nadie se había percatado antes. En ese momento, parado frente a la misma me dije: “esta casa ha de ser mía”. Como de hecho sucedió.

Al tiempo que trabajaba la fachada frontal iniciamos los trabajos en la fachada contrapuesta. Resultando lo que esperaba, aunque no en la magnitud de lo que apareció. Dos arcos de piedra sostenidos por una columna central fue, indudablemente, la sorpresa más grande. A diferencia de las demás columnas encontradas en restauraciones anteriores, todas de sección circular, la que acabábamos de encontrar es de sección octogonal, u ochavada. Similar a algunas que he visto en Extremadura, España.

MERIÑO 263 (27)

MERIÑO 263 (29)MERIÑO 263 (31)

MERIÑO 263 (33)

IMG_0949

Mientras interveníamos ambas fachadas, pasamos a investigar la fachada del anexo construido del otro lado del patio, frente a la arcada del cuerpo principal, que resultó ser, igualmente de piedra, y muy poco modificada.

MERIÑO 263 (34)

MERIÑO 263 (35)MERIÑO 263 (36)

IMG_0853

Ese fue el momento en el que me dije: “aquí está la compensación emocional que necesitaba”. Culminaba, de esa manera, un sueño acariciado por tanto tiempo, que de pronto se convertiría en la compensación materias que Dios me tenía reservada.

IMPRESIONATE LUGAR DEL FIN DEL MUNDO‏

Hotel Llao Llao

El Llao Llao Hotel & Resort es un tradicional hotel de Bariloche, Provincia de Río Negro, Argentina.

El mismo se emplaza al oeste de la ciudad, específicamente en la Av. Exequiel Bustillo km 25. El predio se encuentra en una pequeña colina entre los lagos Nahuel Huapi y Moreno. Es una construcción de principios del siglo xx de estilo canadiense, realizada en madera, piedra y tejas normandas. Con 173 habitaciones y 28 suites, cuenta además con cancha de golf de 18 hoyos, spa, y pileta climatizada. Tal vez el emplazamiento del hotel en la zona de Llao Llao sea única en el mundo: rodeado de dos lagos, montañas y bosques. El entonces embajador francés Conde Wladimir D’ormesson dijo, mirando desde sus ventanales: “No estoy muy lejos de creer que el lago Nahuel Huapi sea el más maravilloso lago existente en el mundo”.

Villa Llao Llao fue fundada en 1937 a 25 km. de San Carlos de Bariloche por Exequiel Bustillo, presidente de Parques Nacionales y hermano del arquitecto Alejandro Bustillo, diseñador y constructor del hotel Llao Llao.

Hace 25 años Urania y yo organizamos una excursión a Sur América. El grupo, integrado por amigos cercanos, y mi hermana Teresa, disfrutó de una estadía de 21 días, recorriendo varias ciudades de la Argentina, Chile, Uruguay, y Paraguay, entre las cuales estuvo incluida Bariloche.

En la foto, tomada en el impresionante entorno del Hotel Llao Llao, es posible advertir la alegría reflejada en los rostros de los excursionistas. Las palabras son insuficientes para expresar lo maravilloso que fue poder visitar un lugar privilegiado del fin del mundo, en el que su clima, su esplendorosa luz, y belleza de sus diferentes ambientes, entre los que se destacan sus lagos, circunvalados de agrestes montañas.

Aunque la foto del grupo data de 25 años, aún es posible reconocer algunos de sus componentes. ¿Te animas a identificar alguno? Si te es posible, dímelo.

01[1] (Medium)

scan0318

FACHADISMO

1. m. Nic. Política administrativa gubernamental que se contenta con aparentar que actúa. Real Academia Española © Todos los derechos reservados.
Continuando con lo referido en mi enfoque anterior sobre los(LOS CENTROS HISTÓRICOS), tratando de aclarar un poco lo que vienen haciendo en la Ciudad Colonial bajo la responsabilidad del Ministerio de Turismo, he traído algo relacionado con el “fachadismo” que se está implementando en edificaciones coloniales propiedad de particulares, como parte de la inversión de treinta millones de dólares. Fachadismo que fuera un fracaso durante la década de los setenta, implementado por una efímera Comisión Temporal de Ornato Cívico (1969), de no muy grata recordación. (VER MI PRÓXIMO ENFOQUE)

CALLE LAS DAMAS ANTES DEL DESASTRE (Medium) (Large)

images[4] (Medium)

Las gráficas muestran un ambiente de la calle Las Damas, en las que aparecen dos casas del siglo XVI, al lado de la antigua Iglesia de la Compañía de Jesús, hoy Panteón Nacional, que fueron demolidas por disposición de la citada Comisión para ser sustituidas por una plaza y una arcada, con el fin de “embellecer” ese sector. Puro fachadismo.

Al visitar el lugar el arquitecto venezolano Graciano Gasparini, no pudo contenerse al oír las explicaciones que le dimos, y al ver la arcada original, que no se atrevieron a demoler, colocada dentro de una fuente, la bautizó MONUMENTO A LA IRRESPONSABILIDAD.

Interesado en que sean otros que se refieran al tema, extraje algunos comentarios del Internet sobre el término Fachadismo que aunque manifiestan modalidades diferentes a la que se le ha dado en nuestro país, contribuyen a esclarecer nuestras inquietudes.

A continuación parte de lo que he considerado esclarecedor, procedente de diversas ciudades del mundo.

MÁLAGA, ESPAÑA

“El Fachadismo arquitectónico, otra forma de destrucción del patrimonio histórico de Málaga.”

“El objetivo de este blog es denunciar el papel del Ayuntamiento de Málaga, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, promotores inmobiliarios y arquitectos, que desde hace décadas están destruyendo el Patrimonio Inmueble y el Paisaje Urbano del Centro Histórico de Málaga, en contra de lo establecido por la Ley de Patrimonio Histórico y el PEPRI-Centro.

Desde este blog denunciamos públicamente 21 casos de inmuebles históricos pervertidos por el fenómeno del fachadismo arquitectónico, contrario a la Legislación vigente para los edificios singularmente protegidos, llevados a cabo desde el año 2000 en el BIC Centro Histórico de Málaga.

Las intervenciones urbanísticas basadas en el fenómeno del fachadismo sobre edificios históricos con Protección Arquitectónica de Grado I resultan ser ilegales al amparo del vigente Marco Normativo.”

(Como podemos advertir, el caso dominicano lo que tiende es a intervenir fachadas, dejando el cuerpo de la edificación tal como se encontraba al momento de ser intervenida.)

“El fachadismo es contrario a las Ordenanzas PEPRI* y a la Ley del Patrimonio Histórico.” *PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior de los cascos históricos de España)

“Simplemente queremos dejar aquí constancia de lo que el marco legislativo vigente sobre Patrimonio Histórico determina y de lo que debería ser una obligación por parte de las Administraciones Públicas a las que el pueblo español, en quien reside la soberanía nacional constitucionalmente establecida, ha atribuido la competencia para hacer cumplir la Ley. Aunque parezca una perogrullada, es importante hacer esta aclaración, pues algunos cargos políticos, cada vez más, consideran que el poder son ellos mismos, olvidando que dicho poder emana directamente de la delegación que el pueblo hace al Estado (artículo 1º de la Constitución Española).

Ya centrados completamente en la cuestión del fachadismo ilegal practicado en Málaga gracias al Ayuntamiento y Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, nos permitimos usar la palabra ILEGAL porque lo efectuado incumple flagrantemente la LEY, en tanto los artículos 17, 18 y 19 del PEPRI-Centro de Málaga.”

MADRID, ESPAÑA

“El centro de Madrid se está constituyendo desde hace tiempo en un parque temático para uso exclusivo de los turistas. Se dirá que no es un caso único y que a ciudades como París o Nueva York no les ha ido tan mal, pero ¿realmente ese es el caso?”

FACHADISMO
“Traje de cemento sin alma, visión de rey que no viste al pueblo, desnudos de una playa sin niños donde los viejos de la Historia dejaron de jugar hace tiempo.”

“La metamorfosis del conjunto urbano radica, sobre todo, en la creación de un nuevo marco escenográfico. Su imagen cambia y se convierte en un envoltorio fingido donde lo que se ve no se corresponde con la planificación preexistente. Se trata del engaño a gran escala -la ciudad escaparate- con la única prioridad estética de mantener erigidos testigos del pasado para reforzar, paradójicamente, su valor histórico, pues éste se anula con la alteración funcional y morfológica de nuevos contenedores.”

DURANGO, MÉXICO

“Durante la conferencia Arquitectura y Monumentos Históricos de Durango, impartida ante una buena asistencia en el Aula Laureano Roncal del Edificio Central de la UJED con motivo del 50 aniversario de la institución educativa, Enrique Saldaña apuntó que el INAH en el Centro Histórico no puede autorizar el rehacer las calles, ni cambiar la lotificación.

Apuntó a que debido a que hay un duranguense al frente de la SECRETARÍA DE TURISMO a nivel Federal, se llevó a cabo la remodelación de fachadas en el Centro Histórico.

Para esto se hizo un estudio y se autorizaron 60 colores para las fachadas, cromática a la que se tienen que adaptar los propietarios de los inmuebles en el perímetro del Centro Histórico.

FACHADISMO: un vicio arquitectónico: Instituto Nacional de Antropología e Historia de Durango, México (INAH).

El Fachadismo no atrae al turismo, Durango más que Monumentos tiene falso Históricos.”

“Ya ha tenido oportunidad de recorrer el Barrio Antiguo, ¿qué joyas encontró, cómo lo ve?
Veo mucho fachadismo, he ido unas cinco veces. Yo desde luego coincido en que hay que hacer un proyecto de rehabilitación, ya serán los expertos quienes lo valoren. Recomiendo que estos trabajos se hagan con investigación, como lo ha dicho la directora general del INAH, que tenemos que hacer énfasis en la no improvisación.”

OVIEDO, ESPAÑA

“Un ejemplo del «fachadismo» que puede invadir Oviedo, a juicio de los críticos, está en el número 6 de esa misma calle, un edificio rehabilitado que los «indignados» califican de «pastiche». «Con esta normativa se puede tirar el edificio completamente con la única condición de recrear la fachada», explicó Diego Díaz.

Volviendo al «fachadismo», la comitiva llegó a la plaza del Ayuntamiento y todos miraron sorprendidos la rehabilitación de las antiguas edificaciones en las que hoy está la OFICINA DE TURISMO.”
“El fachadismo y el cambio de uso del centro histórico.”

BURGOS, ESPAÑA

“Desde que se aprobó el Plan Especial del Centro Histórico (1995), en Burgos se practica el proceso denominado fachadismo como método de conservación del patrimonio. Pero el fachadismo está produciendo efectos perversos, puesto que a la pérdida del patrimonio edificado, se une la pérdida de la identidad urbana, la transformación de la ciudad en un decorado y la pérdida de la herencia cultural. . Teóricamente se trata de intervenciones de protección y conservación del patrimonio, pero sus resultados son la desaparición absoluta de la identidad física (fachadismo arquitectónico), paisajística (fatua transformación de los espacios públicos) y cultural (ridícula trivialización de la herencia histórica) de los lugares históricos; de los que desaparece la vida ciudadana, y las funciones quedan reducidas a una mera escenificación. Es un fracaso desde el punto de vista arquitectónico. Y, por supuesto, turístico.
La uniformización progresiva de las ciudades: un segundo paso en la destrucción del patrimonio urbano

Con el empeño de embellecer y dotar de calidad a los espacios públicos de la zona histórica como si les faltara calidad y belleza, el Ayuntamiento de Burgos ha conseguido que éstos hayan perdido la capacidad de sorprender y provocar sensaciones placenteras y de disfrute del patrimonio, puesto que han sido sodomizados por una serie de elementos de diseño, tan ridículos como innecesarios para la población y que agreden el espacio hasta aniquilarlo como elemento patrimonial identificador y diferenciador de la ciudad histórica. Por eso hablamos de “crisis del Patrimonio”, por la pérdida del espacio público, que queda así reducido a mero soporte físico despojado de su autenticidad cultural. El espacio público se esfuma con estas realizaciones y el patrimonio cultural como factor de identidad desaparece. Por otro lado la homogeneización del espacio nos hace perder la ciudad, la dimensión histórica de la ciudad.”

LOS CENTROS HISTÓRICOS

A pesar de mi alejamiento voluntario de todo lo que se relaciona con el patrimonio histórico y cultural de mi país, no obstante haberle dedicado la mayor parte de mi vida productiva, y al olvido que se ha apoderado de mis conciudadanos de ello, algo común en sociedades como la nuestra, he querido, no obstante, dar algunas respuestas a los que todavía piensan lo contrario, o que no entienden lo que pasa, viéndome compelido a tropezar con la misma piedra, que tantas veces me ha lastimado. Es decir, teniendo que repetir las mismas vainas a las que me he referido, en algunos casos, más de la cuenta.

Durante el transcurso del año que transcurre (2014), he notado que el actual gobierno se ha interesado en hacer algo por el centro histórico más importante de nuestro país, nuestra Ciudad Colonial, para lo cual encomendó al Ministerio de Turismo responsabilizarse del mismo. Invirtiendo unos treinta millones de dólares, tomados prestados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se decidió llevar a cabo un proyecto consistente en el remozamiento de sus calles y aceras, y la eliminación del tendido eléctrico y telefónico. A estos intentos se añadió, además, la intervención en fachadas de edificaciones particulares que se encontraban en pésimas condiciones, además de abandonadas, desde hace mucho tiempo. Dejando sus interiores tal como se encontraban. Es decir, esta parte del proyecto consiste en lo que se ha denominado fachadismo*. También conocido como sepulcro blanqueado.

Como no he querido externar opinión alguna del proyecto, cuya responsabilidad habrá de caer en un ministerio que nada tiene que ver con trabajos como los que se llevan a cabo, ni ha habido necesidad de hacerlos dada la autosuficiencia con que se consideran los contratados, he querido alejarme de esa piedra, permitiéndome recordarles a quienes les interesa el tema algunos “tips” de carácter internacional, para que luego no se diga que nadie dijo nada.

Un casco histórico no puede ser planificado, ni mucho menos intervenido, al margen del resto de la ciudad a la que pertenece. Lo que hagamos en él será determinante no solo para su preservación como pieza importante de la historia y del valor de sus recursos monumentales y artísticos. Será igualmente determinante tanto para los residentes o los que trabajan en el mismo, como para todos los ciudadanos de esa ciudad, que acostumbran visitarlo.

Los centros históricos son, sin duda, las piezas más representativas de muchas ciudades. Siendo una parte relativamente pequeña del total del tejido urbano, constituye un espacio simbólico que identifica, diferencia, y da personalidad a las ciudades que los poseen. De ahí el cuidado en no tratar de internacionalizarlo, creyendo que con ello se lograría el éxito de los centros históricos que se desean emular, aunque estos se encuentren en la misma área geográfica en el que nos encontramos. No es lo mismo intervenir el Viejo San Juan de Puerto Rico, Cartagena de Indias, Colombia, o La Habana Vieja, por ejemplo, que la Ciudad Colonial de Santo Domingo. Estoy seguro, que de hacerlo, saldríamos perdedores, dadas las características de la arquitectura de aquellas, y de la época en fueron erigidas, (Siglos XVII y XVIII), y de la nuestra (principios del Siglo XVI).

images[1] (Large)

imagesCANFF0P7 (Medium)imagesCAS9RR1C

CALLE DE LA HABANA EN LA ACTUALIDAD

100_3336

ATARAZANA yacim_3370-Atarazana0[1]

En el casco histórico o en su entorno inmediato se localiza, o se localizaba, en la mayoría de las ciudades, el centro principal de actividades de la ciudad, una buena parte del comercio, y donde se realizan importantes actividades culturales y de ocio. Es una zona clave para el funcionamiento de la ciudad, y un área sensible donde se producen generalmente problemas graves de tráfico y estacionamiento, degradación ambiental, y serios problemas de servicio comunal, y de utilidades.

En lo que respecta al casco colonial de Santo Domingo es bien sabido el cambio que se ha venido produciendo desde hace aproximadamente cincuenta años. En el que un éxodo de grandes proporciones de sus habitantes tradicionales se ha ido incrementando con el tiempo. Lo que ha producido otro éxodo del comercio de calidad que existía desde que nuestra ciudad capital empezó a crecer, y el centro histórico a seguirle sus pasos.

Consecuencias de esta problemática son el deterioro de la calidad de vida para sus residentes, y la ineficiencia en las actividades municipales, comunales, comerciales, educacionales y, por supuesto, turísticas. Y en consecuencia la huída de sus residentes hacia otras áreas de la ciudad, por lo que terminan en un proceso de despoblamiento, arrabalización, y sustitución de usos, que agrava aún más la falta de calidad urbana del centro histórico.

La búsqueda de soluciones a esta problemática es compleja y debe ajustarse al rol que la ciudad histórica ha cumplido. No valen las actuaciones sectoriales aisladas que desde diversas administraciones se han venido llevando a cabo, como la rehabilitación de edificaciones aisladas, que lo que se consigue es mejorar la apariencia de determinados entornos monumentales, en detrimento de la mejoría de vida de sus residentes, visitantes habituales, y turísticos, además de atraer actividades conflictivas, y de pésimo gusto.

El funcionamiento del centro histórico tiene que responder a las necesidades de la sociedad actual. Es preciso avanzar en la adecuación de la ciudad del pasado a las necesidades del presente, sin menoscabo de su valor histórico y monumental, además del respeto que merece. Una estrategia de intervención integral debe apoyarse en medidas de protección y conservación activa en las que se implique no solo a las administraciones gubernamentales, sino también a las del sector privado, cuya vida o actividad se desarrolla en el centro histórico. O cuando este posea una parte de los inmuebles heredados, que poco les ha importado su condición histórica o cultural. Y que cuando decida interesarse, su actuación no corresponda con la que se debe hacer.

De nada le servirá al centro histórico, ni a la ciudad a la que pertenezca, la proliferación de hoteles, hostales, restaurantes, bares y pobs. Ni de museos, galerías de arte, y otras actividades de atracción turística, como ha estado ocurriendo en nuestra Ciudad Colonial, si la misma no dispone de suficientes residentes del mismo nivel socioeconómico que el que tenía antes del comienzo de su arrabalización, y su conversión en una zona deprimida física y socialmente.

Con la culminación del proyecto que se desarrolla, sus calles acondicionadas y su ambiente liberado del cableado que dibujaba su cielo, se ha dado un paso positivo más. Pero incompleto. Es de esperarse, que la voluntad política dispensada se siga manifestando, pero tratando que se haga cuidadosamente.

*En un próximo enfoque trataré ampliamente este tema.

NOTA: A quienes se interesen en el tema, abran el link anexo.
http://www.iaa.fadu.uba.ar/?p=5912