MITOS DESVELADOS

Desde hace aproximadamente un cuarto de siglo llegué por primera vez a la ciudad de Buenos Aires. Algo tardío, si se tiene en cuenta la historia de mis relaciones con un matrimonio argentino, donde me refugiaba los fines de semana, a propósito de mis visitas a Ansonia, Connecticut, para encontrarme con mi novia Urania, quien residía allí desde octubre de 1960. Fue así, como en el año 1989 se efectuó tan esperada visita a la Argentina.

Desde aquel entonces me fui enterando de algunas de las noticias relacionadas con dos personajes que habían hecho historia en el país más austral del continente americano. Juan Domingo Perón y Eva Duarte de Perón se habían inmortalizado. Uno por su autocrática gestión de gobierno, y la otra por haber pasado de ser una actriz pueblerina secundaria a la primera dama de la entonces nación más poderosa de América Latina, y una de las más cultas y ricas del mundo.

Peron_y_Eva_-_Acto_en_Plaza_de_Mayo_-17OCT1951[1] 

De Perón me referiré, exclusivamente, a lo que tanto había oído y leído, el affaire suscitado a mediados de la década de las cuarenta en relación a su contacto con la Alemania nazi, y su líder Adolfo Hitler.

“¿Pudo Argentina ser el Cuarto Reich? Tras 10 años de investigación, esa certeza sale a la luz en el formato de un documental impactante: se trata de “Projekt Huemul” (se estrenó por History Channel, con la voz de José Sacristán). Un film que intentará develar ese affaire, escandaloso, entre Perón y el nazismo.

Que los científicos nazis penetraron las fronteras argentinas y fueron amparados por Perón, es algo más que sabido. Igual, que estas tierras cobijaron a cerebros alemanes, llamados a realizar sueños en el terreno de la aeronáutica, la biotecnología y, entre otras áreas, la fusión nuclear.

¿De dónde viene esa relación entre Perón y el nazismo?”. Algo consciente de la historia política argentina, recordamos la época del presidente Julio Roca, y a la formación filogermánica de su ejército desde las primeras décadas del siglo XX.

El presidente Juan Domingo Perón frecuentaba a muchos de ellos, entre los cuales se encontraban Adolfo Eichmann*, Joseph Menguele**, y Klauss Altmann, entre otros. Algunos eran empleados en ministerios, organismos oficiales, fuerzas armadas, y policías regionales. Meticulosamente, el gobierno rechazaba los pedidos de extradición que iban entrando.

El PROYECTO HUEMUL

742556_projekt_huemul_the_fourth_reich_in_argentina (Medium) 

En la Isla Huemul, ubicada en el Lago Nahuel Huapi, provincia de Río Negro, se desarrolló un proyecto científico secreto a cargo del austríaco Ronald Richter desde 1948 hasta 1952, financiado por el gobierno argentino, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, que intentaba generar una forma de energía a través de la fusión controlada de energía nuclear.

El HUEMUL (Hippocamelus bisulcus): es un ciervo que habita exclusivamente en los bosques de la cordillera patagónica andina de Argentina y Chile. Actualmente se encuentra en peligro de extinción ya que quedan aproximadamente unos cuantos cientos ejemplares.

 huemul_deer[1] Huemul_Island[1]

Entre los militares y simpatizantes del partido azul que lograron escapar y refugiarse en la Argentina, se encontraba el ingeniero Kurt Tank (piloto de prueba que había desarrollado aviones para la Alemania nazi). Tank se radicó en Córdoba para desarrollar, a pedido de Perón, el prototipo aéreo “Pulqui II”, junto a otros doscientos ingenieros alemanes. Este ingeniero fue quien le sugirió a Perón que se convocara a Richter.

95802[1] 

Ronald Richter llegó a Buenos Aires en agosto de 1948 y fue recibido por Perón. Para lograr su hazaña científica se montó en la provincia de Córdoba un laboratorio, pero debido al estado paranoico de Richter, que creía que lo espiaban y lo perseguían, el laboratorio secreto se mudó a la isla llamada Huemul, en el lago Nahuel Huapí.

Los montos de los gastos que demandaba el proyecto eran tan elevados que ya no se los podía disimular más, por eso, el presidente Perón tuvo que firmar un decreto que creaba la Comisión Nacional de Energía Atómica, cuyo presidente era el mismo Perón, y secretario general el coronel Enrique González, muy allegado a este. 
 

Durante todo el año 1950 Richter mandó construir un reactor de 12 metros de alto por 12 de ancho, de hormigón, que luego hizo demoler por tener una grieta. A continuación mandó a reconstruirlo a 20 metros de profundidad.
La primera falla de comunicación ocurrió cuando, en febrero de 1951, el nuevo jefe de la guardia militar de Bariloche, coronel Fox, decidió inspeccionar la isla. Debido al aspecto paranoico de Richter, el científico austríaco echó a Fox a punta de pistola, generando un momento de tensión.

Perón ya estaba preocupado porque había apostado todo a este proyecto, y de repente llegó la mejor noticia: en marzo de 1951 Richter le comunicó a Perón que había tenido el primer éxito. Se habían llevado a cabo reacciones termonucleares bajo condiciones de control en escala técnica. En palabras del propio Perón a la prensa: “Es un nuevo sistema que trata como dice Richter de encender soles artificiales en la tierra”. La comunidad científica mundial miraba con mucha cautela y descreimiento estos adelantos.

Ese mismo mes, marzo de 1951, Perón y su mujer, Eva, le entregaron a Richter el Doctorado Honoris Causa.

Luego de este anuncio, pasaron meses sin que se supiera algo del proyecto. Viendo su credibilidad amenazada, Perón creó una comisión para que investigara y auditara a Richter. Uno de los integrantes de esta comisión fue el doctor José Balseiro. La comisión, luego de presenciar aproximadamente doce experimentos, dio resultados negativos. El informe explicó que se observaban radiaciones pero no de origen nuclear, sino producidas por campos eléctricos. Balseiro y el Ingeniero Bancoira, otro de los integrantes de la Comisión, calificaron los experimentos de Richter como farsa.

Richter no aceptó esta sentencia y pidió otra comisión conformada por científicos que trabajaban en el exterior. Estos científicos opinaron lo mismo que los anteriores: farsa.
Así, en noviembre de 1952, Perón le quitó apoyo a Richter y el proyecto se canceló. Ronald Richter se mudó a Monte Grande, en la provincia de Buenos Aires, donde vivió hasta su muerte, en 1991.
Lo positivo de esta gran farsa fue que en 1955 se creó el Instituto Balseiro, reducto académico que nuclea a los mejores científicos del país.

Farsas similares a esta se han sucedido otras veces en una nación que ha producido personajes tan disímiles como los Perón, y la pareja que la ha gobernado durante los últimos doce años, dejando como memoria el mito de haber creado uno de los períodos más convulsos de su historia. Mito, que a diferencia del forjado por la pareja Perón-Duarte, habrá de ser condenado por la gran mayoría del pueblo argentino, al igual que del resto del mundo.

*19/03/1906 Solingen Alemania. Fue el responsable de la organización y logística de las deportaciones de Judíos de todos los países ocupados por los Nazis. Esto se realizó en el marco de la “solución final” puesta en práctica luego de la conferencia de Wansee en 1942. Permaneció fugitivo en Europa hasta el año 1950, cuando ingresa a la Argentina a bordo del vapor Giovanna C, siguiendo la “ruta de las ratas” bajo el nombre falso de Ricardo Klement. Trabajó para la empresa alemana Mercedes Benz, (Tucumán), y en 1960 fue raptado y llevado a Israel por el Mossad. Fue juzgado en Jerusalén y condenado a muerte en 1962 por ser considerado uno de los máximos responsable del Holocausto. Ingresó a la Argentina con documentación falsa de la Cruz Roja.


**16/03/1911 Gunsburg Alemania – Doctor en Filosofía y Medicina fue conocido como “angel de la muerte” por los experimentos llevados adelante con seres humanos en el campo de exterminio de Auschwitz. Fue capturado y liberado por los aliados en 1945. Ingresó a la Argentina en el vapor North King con el nombre falso de Helmuth Gregor. Vivió en Buenos Aires con su nombre verdadero desde 1949 hasta que advertido por otros Nazis de que el Mossad estaba tras sus pasos comenzó a ocultarse en zonas menos pobladas. Vivió en Paraguay y murió en 1979 en Brasil. Nunca fue capturado para ser juzgado por sus crímenes de los cuales aún quedan cientos de testigos y víctimas. Ingresó a la Argentina con documentación de la Cruz Roja

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s