ANÉCDOTAS DE UNA VIDA PRODUCTIVA (15) NUESTRAS RUINAS

Ruinas
Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,
donde el arte vertió sus fantasías,
donde el alma expresó sus pensamientos.

Al veros ¡ay! con rapidez que pasma
por la angustiada mente
que sueña con la gloria y se entusiasma
la bella historia de otra edad luciente.

¡Oh Quisqueya! Las ciencias agrupadas
te alzaron en sus hombres
del mundo a las atónitas miradas;
y hoy nos cuenta tus glorias olvidadas
la brisa que solloza en tus escombros.

Ayer, cuando las artes florecientes
su imperio aquí fijaron
y tuviste creaciones eminentes, [2]
fuiste pasmo y asombro de las gentes,
y la Atenas moderna te llamaron.

Y para cerrar este lamento incluyo el último de sus versos.

Que mientras sueño para ti una palma,
y al porvenir caminas,
no más se oprimirá de angustia el alma
cuando contemple en la callada calma
la majestad solemne de tus ruinas.
(1876)

Con estos hermosos y conmovedores versos, la reina madre del parnaso dominicano, Salomé Ureña de Henríquez, inicio esta anécdota, uniéndome al clamor de aquellos días, en los que, al igual que los de hoy, la indiferencia general oprime al más delicado sentimiento de respeto, veneración, y amor.

Si en aquella época los sentimientos se expresaban de la manera que lo hiciera la excelsa poeta, en la actual yo los expreso a mi manera, llamando la atención a los indiferentes mediante estos relatos, acompañados de gráficas. De esta manera espero llegar, por última vez, a lo más profundo de la conciencia de quienes, sin darse cuenta, viven alejados de sus mejores pertenencias.

RUINAS DE SAN FRENCISCO FOTO ANTIGUA (Medium)

ruinas-del-antiguo-monasterio-de-san-francisco-before-earthquake-in-1946-1930s

RUINAS DE SAN FRANCISCO (Large) (Medium) (Small)

Entiendo, y así lo he manifestado siempre, que la tarea de rescatar y revalorizar nuestro patrimonio histórico no es una tarea fácil. Por lo compleja, siempre he manifestado la necesidad de un solo plan, en el que todos los dolientes se pongan de acuerdo, y todos a una marchen de común acuerdo, cada cual cumpliendo con el mandato de su conciencia.

Si casi cincuenta (50) años no han sido suficientes para lograr ese acuerdo, difícilmente se podrá lograr, de no existir una voluntad rectora, que despojándose de sus propios intereses, sirva de aglutinador de todas las fuerzas involucradas, para comenzar de nuevo.

scan0018

tumblr_m58emiZPNz1r93go3o1_1280[1]

100_3351

Lo que quedó después de la destrucción parcial del primer hospital del Nuevo Mundo para construir la Iglesia de La Altagracia.

Me cuesta tener que repetir, que con el mejoramiento de las calles, y la eliminación de postes y cables, no se habrá logrado todo. Ha sido un gran paso, pero no lo suficiente para colgar los guantes, y sentarse a esperar los resultados. Lo grande tiene que venir en grande. Lo que los turistas vienen a ver no es lo que se está haciendo. Eso se puede encontrar en cualquier ciudad civilizada del Mundo, desde hace tiempo. Lo que atrae a los visitantes es el conjunto de monumentos, y casas particulares en condiciones óptimas. Todo ello habitado por lo mejor de la dominicanidad. Y conducido lo más alejado posible de la política y la de la iglesia.
264398_527523320616376_1389986029_n[1]

Fuerte de San Gerónimo hasta principios del siglo XX

417885_527522760616432_1047458426_n[1]

100_3782

Lo que quedó del Fuerte después de demolido para continuar el Malecón de Santo Domingo.

10155897_691377154230991_3669185295608603442_n[1]

Alcazar[1]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s