HERNAN CORTES

CORTES

Escudo+de+Cortés[1]             HernanCortes[1] (Medium)           

Otros de los personajes que se distinguieron en las sucesivas conquistas, tanto de territorios insulares como continentales, y participaron en alguna de las aventuras desarrolladas en La Española fueron, Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Juan Ponce de León, Alonso de Ojeda, Diego de Velázquez, y Rodrigo de Bastidas.

Fue en La Española donde se fraguaron las expediciones de estos conquistadores, y desde donde salieron en busca de nuevos territorios. Donde se llevaron a cabo las más portentosas conquistas de cuantas se produjeron durante los primeros años. Y fue a La Española adonde algunos de ellos se vieron precisados regresar, después de haber fracasado en sus intentos.

Si Sevilla, España, puede considerarse la puerta de salida del Viejo Mundo, Santo Domingo, La Española, se podría llamar, como de hecho lo fue, la puerta de entrada, y la llave, al Nuevo Mundo.

Hernán Cortés nació en Medellín en 1485. De linaje noble, aunque no rico, estudió durante un tiempo latín, gramática, y leyes, en la Universidad de Salamanca, pero no llegó a graduarse. Intentó embarcar para La Española en la expedición de 1502 de Nicolás de Ovando, pero un accidente sufrido en una aventura galante se lo impidió. Al cabo de dos años pudo, por fin, trasladarse. Llegó a ser escribano de la Villa de Compostela de Azua donde todavía se encuentran las ruinas, al igual que de su palacio (que podría ser de Velásquez). Desde La Española partió a la conquista de la isla de Cuba a las órdenes de su pariente, el gobernador Nicolás de Ovando, y de Diego Velázquez de Cuéllar. Por sus dotes personales y su arrojo supo ganarse la confianza de Velázquez, que lo nombró su secretario en 1511, y posteriormente alcalde de la ciudad de Santiago de Cuba, recién fundada.

A la llegada de los españoles a la isla de Santo Domingo, Azua era un nitainato perteneciente al Cacicazgo de Maguana (uno de los cinco reinos en los cuales estaba dividida la isla) gobernado por el nitaino Cuyocagua, y bajo la jurisdicción del Cacique Caonabo.

La villa española de Compostela de Azua, llamada en la actualidad Azua de Compostela, fue fundada en 1504 por el adelantado Diego Velázquez de Cuéllar, quien sería posteriormente el conquistador de Cuba, durante el gobierno de Frey Nicolás de Ovando.

Por Real Cédula de 7 de diciembre de 1508, dada en Sevilla por el rey Fernando, a la Villa de Compostela de Azua se le otorga su escudo heráldico, tras haber prosperado la propuesta de los procuradores Diego de Nicuesa y el bachiller Antonio Serrano, y con el apoyo incondicional del gobernador Ovando.

imagesCABJPRXM
El primer escribano del cabildo de Azua fue, de 1504 a 1511, Don Hernán Cortés, el célebre conquistador de México.
La primera iglesia de la villa azuana fue construida entre 1511 y 1514, por órdenes del fraile García de Padilla, primer obispo de Santo Domingo. Esta iglesia, que originariamente se construyó con tablas de palma cana, fue sustituida por una segunda, saqueada y destruida por una partida de corsarios de los tantos que desembarcaban en los puertos cercanos a la ciudad. Una tercera iglesia, en 1666, hecha de madera, ardió tras otro ataque corsario, en 1677. La iglesia de piedra construida tres años después del incendio de la ciudad sucumbió con el terremoto de 1751, conservándose parte de su ruina.

puebloviejoAzua
A partir de ahí el valiente extremeño hizo historia, llevando a cabo una de las más importantes conquistas, como fue la de México.

Acusado de varios cargos por los enviados del rey, fue desposeído de sus títulos y obligado a regresar a España en 1528. Carlos I le recibió con honores y le nombró Marqués del Valle de Oaxaca, pero sin atribuirle funciones. Limitado en sus poderes Cortés regresó a México en 1530, exploró la costa del Pacífico y descubrió las costas de la Baja California en 1536. Regresó definitivamente a España en 1540, y deseoso de recobrar el favor de Carlos I siguió al emperador en su expedición a Argel. En el naufragio que sufrió en esta aventura perdió la mayor parte de sus bienes, y tras ello todavía languideció en la corte durante seis años esperando el reconocimiento de sus reclamaciones. Siguió viviendo con cierto desahogo durante unos años hasta que, amargado y decepcionado, murió en Castilleja de la Cuesta, cerca de Sevilla, el 2 de diciembre de 1547. Trasladados sus restos a México, empezaron a dar vueltas de un lado a otro. Para los que quieran enterarse de esta historia, abran el siguiente link.

imagesCAOGUQXZ (Medium)       caja[1]

estatua-de-hernan-cortes_2774541[1]      

DDEAF4D98[1]

http://abcblogs.abc.es/archivodeindias/2011/03/22/los-nueve-entierros-hernan-cortes/

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s