CATEDRALES DE AMERICA (Primera parte)

Continuando con mis relatos de historia, arte, y arquitectura, en esta oportunidad me referiré a los principales templos catedralicios, que fueron edificados por los colonizadores españoles en el Nuevo Mundo. Para cumplir con el orden de precedencia de los mismos, comenzaré con la desaparecida Catedral de Concepción de La Vega, en la Provincia de La Vega, República Dominicana.
Como de lo que trato en estos relatos no es expresar pretensiones de historiador, ni de literato, una gran parte de mis redacciones, al igual que las ilustraciones con las que los acompaño, son, mayoritariamente, seleccionadas de Internet. Con ello, lo que he tratado es de comunicarle a quienes les interese leer un resumen de la historia y la cultura que por varias razones son desconocidos. Y que, por su interés relacionado con la economía, por vía del turismo cultural, demanda que una mayoría de ciudadanos de los países que buscan en la Industria sin Chimeneas los recursos necesarios para contribuir con sus respectivos desarrollos, adquiera una mayor importancia que la que se le ha estado dando hasta ahora.
A quienes consideren cortas estas narraciones, y deseen ampliarlas, al final encontrarán unos links correspondientes a cada una de las catedrales a las que me he referido. Excluyendo la de Concepción de La Vega, que no la he podido encontrar.

CATERAL DE CONCEPCION DE LA VEGA

Concepción de La Vega fue la segunda fundación realizada por Cristóbal Colón en el Mundo recién descubierto, después de La Isabela. Tuvo efecto el año de 1495, y fue abatida por un movimiento sísmico en 1562. Los vestigios que acompañan los de la catedral son conocidos como “Ruinas de la Vega Vieja”. Que yo he llamado la Pompeya de América.
Bartolomé de Las Casas expresa que Colón, maravillado por la belleza del lugar, le puso por nombre “La Vega Real”. Su desarrollo económico inicial se cimentaba en la fundición de oro y en el cultivo y procesamiento de la caña de azúcar.
Esta segunda fundación se dice que pasó a ser “la primera en importancia en toda la zona”. Ya a principios del siglo XVI, disponía de obispo en catedral, más dos conventos, el fuerte, un edificio que funcionaba como hospital, casa de fundición de monedas y edificios de administración.
Allí se acuñó la primera moneda y se establecieron los primeros comerciantes. En 1508 se le dio título de ciudad y en 1512 se erigió como sede del primer obispado establecido en la isla, y en el Nuevo Mundo, siendo su único titular el Doctor Pedro de Deza. Por ella transitaron Fray Bartolomé de Las Casas y Fray Pedro de Córdoba, defensores de los indígenas.
En la Concepción de La Vega fue donde se produjo el primer reparto de indios, a cargo de Rodrigo de Alburquerque y donde se estableció el convento de la Orden de las Mercedes, el cual se asoció legendariamente con la cruz plantada por Colón en el Santo Cerro, dando lugar al nacimiento del culto a dicha advocación mariana en nuestro país. Esta cruz llegaría a alcanzar una notable fama con el nombre de la Vera Cruz.
La catedral de Concepción de La vega fue destruida por el terremoto de 1562, quedando de ella, a simple vista, solo algunos muros de ladrillo, que por la majestuosidad de algunos de estos hace pensar en su magnificencia arquitectónica, y sabrá Dios cuanto más de sus ruinas se encuentre oculto por el paso de los siglos, y la indiferencia ciudadana y gubernamental. En estos momentos solo nos queda pedir, que algún gobierno se apiade de esta reliquia histórica, y convoque una acción de carácter internacional para desarrollar un proyecto de rescate y puesta en valor, como Dios manda.

 

Iglesiavegavieja[1] (Medium)                                       wall[1] (Large)

 

runasss[1] (Medium)                       imagesCALQF6Y3 (Large)

 

CATEDRAL DE SANTO DOMINGO

La Catedral Primada de América, también conocida como Catedral de Santo Domingo o Basilica Menor de Santa María, (nombre oficial: Basílica Catedral Metropolitana Santa María de la Encarnación Primada de América es una catedral dedicada a Santa María de la Encarnación, que se encuentra en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, República Dominicana. Es la catedral más antigua de América en pie. Consagrada por el papa Julio II en 1504 sede de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Su construcción comenzó en 1512, bajo la dirección del obispo fray García Padilla. La llegada del obispo Alejandro Geraldini, en 1519, motivó la construcción de un templo de mayor solemnidad, por lo cual se decidió la construcción del actual templo, cuya primera piedra se colocó en 1521. En 1523 se inició la construcción de manera continua hasta su consagración en 1541. Los trabajos de construcción estuvieron a cargo de Luis De Moya entre otros maestros de obras.

El 12 de febrero de 1546, a petición del emperador Carlos V, el papa Pablo III le concedió el status de Catedral Metropolitana y Primada de las Indias. En 1920, Benedicto XV la designó Basílica Menor.

En ella se albergaron los restos de Cristóbal Colón, hasta que fueron trasladados al Faro a Colón en el año 1992. El valioso trono arzobispal, de estilo plateresco, y que está fechado en 1540, formaba parte del coro bajo, desmantelado a finales del siglo XIX para colocar el monumento de mármol en que se guardaron los restos del Descubridor.

DSCF7093[1] (Large)               9506509338139253[1] (Medium)

scan0126                                             dominican35[1] (Medium)

3996564w-640x640x80[1] (Large)             177~sdomingo-catedral[1]

Hay una obra, bastante bien documentada e ilustrada, que lleva por título “LA CATDRAL CATEDRAL DE SANTO DOMINGO, Descripción Histórico – Artístico Arqueológica de este Portentoso Templo, Primado de las Indias.” Editada en Barcelona, España, en el año 1933, de la autoría de Luis Alemar.

Como comentario obligatorio, siento el deber de tratar un aspecto de uno de los trabajos de restauración de la catedral, durante los cuales fue parcialmente modificada la fachada principal del templo. Por razones desconocidas, hasta nuestros tiempos llegaron vacías las seis hornacinas que adornan la fachada. Contrario a la leyenda relacionada con el corsario Francis Drake, de que en ellas habían sido colocadas sendas estatuas de bronce, que fueran robadas por el inglés, es bien sabido que no existe ninguna información de que estatuas de metal fueran colocadas en la fachada de iglesia alguna.

En cambio, desde tiempos inmemoriales habían sido pintadas sendas figuras de santos, que permanecieron hasta que los encargados del proyecto en cuestión decidieran instalar estatuas de piedra, esculpidas en España, con material de aquel país.

Además de las estatuas, fueron modificados los frentes de las dos pilastras que bordean el portal principal, y “encasquetada” una gigantesca águila bicéfala alrededor de donde hubo un escudo imperial. Debe saberse, que este tipo de intervención está totalmente prohibido por normas internacionales. Que expresan, ”la restauración debe terminar donde comienza la hipótesis.”

Pero aun, aunque se tuvieran huellas de la existencia de algunos de los detalles, como los que había en las pilastras en cuestión, jamás se le ocurriría a nadie que se respete eliminar esos vestigios para poner otros nuevos en la fachada de uno de los más importantes monumentos arquitectónicos de la humanidad. Y muy especialmente, tratándose de algo en que supuestamente intervinieron las huestes haitianas, durante la ocupación de 1822.

images[9] (Medium)                         imagesCALIK30R (Large)

13874251_copia[1] (Large)

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_Pr…
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s