PETIT PALAIS – EMBAJADA DE HAITÍ

Recorriendo la ciudad de Buenos Aires, particularmente las barriadas más exclusivas, donde se encuentran los principales exponentes de su arquitectura, tanto antigua como moderna, nos topamos con algunos de los palacios construidos durante la vuelta de los siglos XIX y XX, para alojar las familias más acaudaladas de entonces. Como he dicho antes, estas se han estado desempeñando como embajadas, y otros asuntos de similare importancia.

En una de esas edificaciones, que podríamos catalogar como “petit palais”, ubicada en la avenida Figueroa Alcorta, de la exclusiva barriada de Palermo Chico, es donde se encuentra instalada la Embajada de Haití.

Al ver lo que tenía frente a mis ojos, y sin dejar de pestañar, yo me pregunté, y me sigo preguntando, como es posible, que la nación más pobre del hemisferio, y una de las más desposeídas del mundo, se pueda dar el lujo de tener, no sabemos en calidad de qué, y mantener, en aparentemente buenas condiciones, una representación oficial, ocupando una mansión de esa naturaleza.

Al no poder encontrar información alguna de la historia del palacete, ni alguna fotografía de su interior, tuve que conformarme con pegar un par de fotos de la fachada, y la anécdota anexa.

“Es de trascendental importancia resaltar que Haití fuera el primer país en reconocer la independencia de Argentina. En este contexto se entiende por qué en las esforzadas gestiones emprendidas por los dirigentes del país rioplatense para consolidar su emancipación de España, se iniciaron tempranos contactos al más alto nivel con las autoridades de Haití. Da constancia de ello la carta que en abril de 1817 el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón mandó al presidente de Haití y destacado protagonista del panamericanismo Alexandre Pétion (Alejandro Petión) para informarle de la nominación de un agente con la misión de hacer cuanto crea conveniente para consolidar la mencionada independencia.

Será sin embargo muchos años después, precisamente en 1939, que se concretizará el establecimiento de relaciones diplomáticas a nivel de misión permanente, y menos de 10 años después las relaciones fueran elevadas a nivel de embajada. Haití abrió una embajada en 1948, acreditando al embajador Jacques  N. Léger. Del lado argentino el Doctor Jorge Benjamín Aquino fue el primer embajador acreditado. Presentó sus cartas credenciales el 8 de junio de 1954.”

Y así anda el mundo. Por un lado un pueblo muerto de hambre, deseando invadir el territorio vecino, y por otro lado, lujos asiáticos (perdón, africanos), en tierras extranjeras. ImagenImagenImagen

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s